jueves, 30 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Medusas bola de cañón entorpecen pesca de jurel en costas de Aragua

La Fundación Azul Ambientalistas hace un llamado a las autoridades para que investiguen las causas de la proliferación de medusas y tomen medidas para mitigar su impacto en la pesca artesanal.

La Fundación Azul Ambientalistas ha alertado sobre la proliferación de medusas bola de cañón (Stomolophus meleagris) en las costas de Aragua, lo que está dificultando la pesca de jurel en la región.

La temporada de jurel, que se extiende desde abril hasta julio, suele ser una época de gran actividad para los pescadores artesanales de la zona. Sin embargo, este año la presencia de las medusas bola de cañón está generando serios inconvenientes para la pesca.

Las medusas, que se encuentran en grandes enjambres o concentraciones a lo largo de la costa, se mezclan con los cardúmenes de jurel, aumentando el peso de las redes y dificultando la captura de los peces. Además, según los afectados, el contacto con las medusas les provoca urticaria y ardor en las manos y otras áreas del cuerpo.

La medusa bola de cañón, a diferencia de otras medusas, no tiene tentáculos, sino que posee una serie de brazos que salen de debajo de su “sombrilla”. Estos brazos están cargados de un veneno lo suficientemente potente como para matar peces medianos en cuestión de segundos.

La presencia de las medusas bola de cañón no solo está afectando la pesca de jurel, sino que también podría estar contribuyendo a la disminución de la población de esta especie. Los pescadores han reportado una menor presencia de jurel en comparación con años anteriores.

La Fundación Azul Ambientalistas hace un llamado a las autoridades para que investiguen las causas de la proliferación de medusas bola de cañón en las costas de Aragua y tomen medidas para mitigar su impacto en la pesca artesanal.

Es importante destacar que las medusas bola de cañón no son peligrosas para los humanos, aunque su contacto puede causar molestias en la piel. Si te encuentras con una medusa bola de cañón, lo mejor es evitar tocarla y salir del agua con cuidado.