lunes, 4 de julio de 2022

Más de 15 mil hectáreas del Parque Henri Pittier han sido consumidas por el fuego en dos años y medio

La mayor cantidad de pérdida de bosque fue en el 2020, año en que se registraron más de 200 focos de calor. En apenas tres meses del 2022, las llamas han consumido unas 2.600 hectáreas, aproximadamente.

La mayor cantidad de pérdida de bosque fue en el 2020, año en que se registraron más de 200 focos de calor. En apenas tres meses del 2022, las llamas han consumido unas 2.600 hectáreas, aproximadamente.

Todos los años, el primer parque nacional de Venezuela, arde. Y aunque durante 2022 los focos de incendios dentro del Parque Henri Pittier han disminuido en comparación con años anteriores, las llamas ya han consumido en el primer trimestre, aproximadamente 2.600 hectáreas del parque.

Así se desprende de un monitoreo que comparte el geólogo Marco Hernández, especialista en geotecnia, mecánica de suelos y riesgo geológico de la Universidad Central de Venezuela, y que obtiene del sistema de información sobre incendios para la gestión de recursos de la NASA, Firms.

El año con más focos de calor dentro del Parque Henri Pittier fue 2020. Para entonces, el sistema Firms detectó 250 focos repartidos entre diciembre de 2019 y abril de 2020. Unas 10 mil hectáreas fueron consumidas por las llamas.

Un año después, los focos disminuyeron, pero igualmente resultaron afectadas 3.200 hectáreas del parque. Durante 2022, al menos hasta principios de marzo, se habían detectado 197 focos de calor, fue en febrero, cuando se produjeron mayores incendios.

Hasta el 8 de marzo, el sistema Firms había detectado 19 focos de calor dentro del parque Henri Pittier. Dos días después se produjo una de las conflagraciones más graves del año: más de 30 hectáreas fueron devastadas por las llamas en el sector de El Manguito.

Para Hernández resulta curioso y preocupante que en este año la mayor cantidad de incendios se está registrando particularmente en el norte de Mariara, en el estado Carabobo, y al norte de Turmero, capital del municipio Mariño en el estado Aragua.

El especialista detalla que los incendios comienzan en la zona baja de Mariara, así como de Maracay y Turmero, especialmente en aquellos centros poblados que colindan con el parque.

Ello viene a reafirmar la tesis, de acuerdo con la cual más de 90% de la quema forestal y de vegetación son producidos por la mano del hombre. La tala de árboles para conseguir leña, las invasiones y la incineración de basura, son algunas de las nefastas intervenciones del hombre que ponen en riesgo la amplia diversidad que existe en el primer parque nacional de Venezuela.

Estas amplias extensiones de terrenos militares, situados a las faldas del parque, lucen áridas y desérticas. La mayoría de los árboles y plantas se han transformado en un negro hollín que tapiza calles y cubre patios y frentes de las viviendas de urbanismos tan cercanos como San Jacinto o Montaña Fresca.

El pasado 16 de marzo, un voraz incendio consumió gran parte de las montañas y terrenos del Cuartel Abelardo Mérida, que colinda con el Hospital Central de Maracay.

Esos incendios en terrenos militares -refiere Carlena Meléndez, habitante de Montaña Fresca- son recurrentes, pero nadie sanciona o controla esas quemas.

El estudio de 2016, el Estado de Conservación del Parque Nacional Henri Pittier, de Bioparques, una asociación civil para la conservación de los parques nacionales, refiere que la mayoría de los incendios son intencionales y se realizan con la finalidad de quemar áreas para establecer viviendas, cultivos o potreros; para hacer más eficiente la cacería y también por el simple gusto de ver el fuego (piromanía).

Algunas conflagraciones son accidentales, como consecuencia de fogatas y parrillas en sitios no permitidos o poco controlados, celebración de cultos místicos-religiosos, y la quema de basura para limpiar parcelas y caminos, algunos de ellos en instalaciones oficiales del gobierno o de universidades.

Los daños que producen estas quemas o incendios van desde enfermedades respiratorias en la población, la presencia de gases, emisión de humo y gas, incremento de los niveles de ozono en la baja atmósfera y del monóxido de carbono, incremento de contaminación del aire, hasta la destrucción de fauna y flora nativa.

Más incendios, más deslaves

El parque más antiguo de Venezuela cumplió 85 años este 2022. Y su amplia diversidad de especies de la flora y la fauna está esparcida en 107.800 hectáreas, protegidas por ley desde 1947.

Pero cada año, el parque Henri Pittier sufre los embates de las llamas que están consumiendo y desapareciendo el hábitat de 580 especies de aves, 97 de reptiles, 140 especies de mamíferos y de 150 tipos de árboles, entre otras.

“La deforestación solo produce que el suelo sea más poroso, más permeable y frágil a las lluvias. Por eso los deslaves son más frecuentes”, explica el geólogo Marco Hernández.

La pérdida de la capa vegetal en el parque lo ha transformado de un bosque sabanero y húmedo, a solo una sabana muy susceptible, pues son las raíces de los árboles, las que permiten fijar los suelos.

Fue en 2020, el año con más incendios y con más hectáreas afectadas, cuando se produjo un deslave que causó graves daños y pérdidas materiales, especialmente en la localidad de El Limón, del municipio Mario Briceño Iragorry.

¿Y el avión?

Como todos los años, los valientes bomberos forestales, guardaparques y brigadistas voluntarios deben combatir las llamas que arrasan el principal pulmón vegetal de Aragua.

En el último quinquenio, el gobierno regional ha activado, al menos en cuatro oportunidades, la llamada Operación Llovizna, un procedimiento en el cual se lanza agua desde una aeronave, para minimizar el fuego que se expande con rapidez por el Henri Pittier.

La más reciente, fue el 10 de marzo pasado, cuando la gobernadora Karina Carpio, anunció la presencia de más de 150 hombres en distintas áreas de seguridad y protección, así como 18 vehículos cisternas y un helicóptero Bel-412 de la Guardia Nacional.

“¿Dónde está el avión C-130, que según el gobernador de entonces, Rodolfo Marco Torres, se había diseñado con un tanquero especial para combatir los incendios en el parque? “, se pregunta el presidente de la ONG Sembramos Todos, Enrique García.

El 26 de enero del 2018, el mandatario regional junto con el ministro de Ecosocialismo y Aguas, Ramón Velásquez Araguayán, encabezaban una exhibición desde el grupo aéreo Nº 6 de la Base Aérea El Libertador, de vehículos aéreos y terrestres, especiales para labores de rescate y combate de incendio.

Entre ellos, un avión Hércules C-130, con capacidad de hasta 10 mil litros de agua, diseñado, a decir de Marco Torres, “gracias al ingenio y creatividad de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, y que solo se requirió una inversión de 800 dólares para la instalación del equipo”.

En aquel entonces, también se anunció la disponibilidad de ocho helicópteros para el comando unificado para la prevención y combate de Incendios forestales.

De hecho, en enero de 2021, Marco Torres nada dijo del avión. Apenas anunciaba el inicio de las operaciones del comando unificado para el control de incendios, “con un helicóptero que se mantendrá desplegado en todo el territorio aragüeño para vigilar cualquier situación de emergencia que se pudiese presentar, el cual cuenta con su tanque y con el equipamiento necesario para el combate de incendios”.

El presidente de Sembramos Todos también cuestionó que durante el último Operativo Llovizna se haya utilizado un solo helicóptero que apenas lanzaba entre 500 a 700 litros de agua, cuando para el momento del incendio en el sector El Manguito, se requerían al menos entre 10 a 12 helicópteros, que apoyaran la labor en tierra.

De acuerdo con el director regional de Inparques, Jorge Grimán, el instituto cuenta en Aragua con 137 guardaparques, 28 bomberos forestales y 12 brigadas voluntarias que ejercen funciones de vigilancia y protección ambiental para cuidar y proteger más de 100 mil hectáreas del Parque Henri Pittier, además de combatir incendios y coadyuvar en labores de salvamento y rescate, según reseña del diario oficialista Ciudad Maracay.

Pero los equipos de combate de incendios, incluyendo a los bomberos, no poseen los suficientes implementos, mucho menos los uniformes adecuados. Ello hace en extremo difícil, la extinción de los incendios que se originan en el vasto parque, que posee 11 puestos de guardaparques y 4 puestos de observación de incendios.

La labor del personal es pura mística. Los guardaparques no cuentan con equipos de comunicación ni vehículos suficientes para el traslado. En la estación Rancho Grande, por ejemplo, tienen meses sin iluminación y electricidad.

Se pierden bosques

De acuerdo con Forest Watch, GFW, una plataforma en línea que proporciona datos y herramientas para monitorear los bosques, en 2010, Venezuela tenía 57,3 MHA (millones de hectáreas) de bosque natural, extendiéndose más de 63% de su superficie terrestre. En 2020 perdió 139 KHA (kilohectáreas) de bosque natural. De 2001 a 2020, Venezuela perdió 544 KHA de bosque primario húmedo, lo que representa 24% de su pérdida total de cobertura arbórea.

Esa pérdida de bosque natural obedece en gran parte a los incendios forestales y de vegetación.

En Venezuela, de acuerdo a GFW, se reportaron 5.468 alertas de incendios entre el 28 de febrero de 2022 y el 28 de marzo de 2022, de las cuales 45% fueron de alta confianza.

La plataforma refiere que 1,7 Mha de tierra se quemaron en 2021 y que la mayor cantidad de incendios registrados en un año fue 2020, con 5,1 Mha afectadas.

En Aragua, de 2001 a 2020, se han perdido 928 hectáreas de bosque primario húmedo, lo que representa 6,7% de pérdida total de cobertura arbórea en el mismo período. El área total de bosque primario húmedo en Aragua disminuyó en 1,0% en este período.

Durante el 2021, GFW calcula que en Aragua se quemaron 9,4 KHA de tierra y que fue en 2020, cuando se registró la mayor cantidad de incendios, con 49 KHA.

Entre el 28 de febrero de 2022 y el 28 de marzo de 2022 se reportaron 148 alertas de incendio en Aragua, de las cuales 44, es decir 30%, fueron de alta confianza.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img