jueves, 13 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Las lluvias “sorprendieron” al Gobierno que comenzó tarde operativos de prevención

Este año es posible que las lluvias sean menores al anterior debido a que se desarrolla el fenómeno El Niño, a diferencia del anterior cuando fue de La Niña.

Llegaron las lluvias y comenzaron los estragos. Entre los días 21 y 22 de mayo se reportaron afectaciones por precipitaciones en Distrito Capital y estados como Carabobo, Zulia, Táchira, Mérida y Aragua. Y la temporada apenas comienza, todavía no caen verdaderos aguaceros.

En Catia, en Caracas, usuarios reportaron el regreso de las lagunas. En Carabobo se registraron anegaciones en arterias viales. En Aragua se denunció que zonas cercanas al lago de Valencia como Mata Redonda, Los Cocos, La Morita y Linares Alcántara se inundaron. En Táchira, en tanto, según el director de Protección Civil (PC), Yesnardo Canal, se documentaron afectaciones en el eje metropolitano relacionadas con el socavamiento de suelos. También se ha informado sobre crecidas de ríos.

Según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh) apenas estamos en la etapa inicial de la temporada de lluvias. Pese a que las lluvias forman parte de un ciclo históricamente predecible, el gobierno de Nicolás Maduro anunció de manera tardía los planes para mitigar riesgos y hacer frente a las precipitaciones, sobre todo el hecho de que estos trabajos van más allá de la limpieza superficial de ríos, quebradas o cunetas.

A finales de abril Maduro aseguró que su gobierno tenía clasificado, “semana por semana”, el comportamiento climatológico de los próximos meses. Detalló que serán 65 ondas tropicales las que llegarán a Venezuela este año. Informó que el Consejo de Vicepresidentes, dirigido por la vicepresidenta, Delcy Rodríguez, revisó los planes para apoyar a todos los estados, con recursos y equipos ante la llegada de las precipitaciones.

Aunque hasta el momento no se han dado pormenores sobre los planes para la prevención de riesgos que se han puesto en marcha. Los reportes de inundaciones asoman el estado en el que se encuentran los sistemas de drenaje primarios o macrodrenajes, que son todos los cauces, quebradas y canalizaciones y los drenajes secundarios o microdrenajes, que son las cunetas, sumideros, rejas, colectores, las tanquillas y todo lo que conforma la red en sectores urbanos.

Fuera de tiempo

Tras la alocución de Maduro se reportaron acciones para prevenir riesgos en estados como Aragua, Barinas, Cojedes, Delta Amacuro, Falcón, Vargas, Mérida, Miranda, Portuguesa, Trujillo y Nueva Esparta. De acuerdo con el reporte de medios locales, las acciones en estas entidades consistieron en limpieza de canales y drenajes, mantenimiento de vías agrícolas, instalación de pluviómetros y dragado de quebradas.

Para el ingeniero civil José María de Viana, los planes de prevención de Maduro van tarde. Asegura que los operativos de reparación y mantenimiento a los sistemas de drenajes primarios y secundarios requieren como mínimo seis meses.

De Viana resalta que en Caracas, durante la temporada seca, debió atenderse el sistema de drenaje secundario. A su juicio, el hecho de que en las principales arterias viales de la ciudad siempre se formen las mismas lagunas cada vez que llueve, desmiente los supuestos planes del Ejecutivo.

Resalta que la inspección de los sistemas de drenajes secundarios aplica para todas las ciudades. Argumenta que las tuberías, en las temporadas de lluvias, pueden sufrir daños debido a la violencia del agua.

“Hay una regla y es que, al principio, los daños pueden ser pequeños, pero si no son atendidos se convierten en huecos grandes. Lo primero que verificamos es que no haya roturas o erosión”, detalla el también expresidente de Hidrocapital.

“Cuando comiencen las lluvias es que veremos qué tan efectivos han sido esos trabajos”, dice el ingeniero civil José María de Viana.

Las lluvias de 2022 y los hechos fatídicos que de ellas se derivaron, dejaron en evidencia las fallas del país en materia de gestión de riesgos y la casi inexistente cultura preventiva. Por lo que de no corregirse el patrón de omisiones, las tragedias formarán parte del acontecer anual.

Por lo anterior, el Gobierno debe ponerse las pilas en cuanto a planes para prevenir desastres antes de las lluvias, sobre todo para evitar que se repitan escenarios como los ocurridos en 2022. El año pasado las precipitaciones superaron el promedio anual, algo que no sucedía desde 1954, según los datos de la estación de hidrometeorología de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

El Inameh indicó que las lluvias iniciarán, de forma regular, en Caracas y la región centro norte costera después de la segunda quincena de junio este 2023.

Lo que es necesario para atender lluvias

Sobre las políticas preventivas que se deben ejecutar, José Luis López Sánchez, investigador del Instituto de Mecánica de Fluidos de la Universidad Central de Venezuela (UCV), tilda de necesario que se haga remoción de sedimentos en los vasos de las presas de los ríos y quebradas.

El mantenimiento y la gestión de riesgos no se limita a la limpieza superficial de ríos y cauces. De acuerdo con López Sánchez, también Individuo de Número de la Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat, es menester atender los cauces naturales y las obras canalizadas.

Recuerda que el año pasado hubo sedimentación en ríos como El Cojo y Mamo, al este y oeste de Vargas, respectivamente, que en el momento de las lluvias, se desbordaron y causaron estragos.

“Debe hacerse un dragado entre los puentes y la desembocadura de los ríos y, luego, aguas arriba, hacer un tramo de varios centenares de metros”, explica.

Agrega a TalCual que en los ríos canalizados hay que remover vegetación y examinar el grado de sedimentación que tienen. Pone como ejemplo el río Guaire, en Caracas, específicamente a la altura del sector La Línea. “Cuando comienzan las lluvias constantemente se desborda. Aquí es necesario que se haga un dragado”.

José Luis López Sánchez enfatiza en que no deben quedar a un lado los drenajes secundarios, es decir las obras urbanas, como ventanas en las avenidas, cunetas y conductos para evitar que se produzca una inundación pluvial. Detalla que esta se ocurre cuando las zonas urbanas no están capacitadas para evacuar el agua de lluvia.

En el país la temporada de lluvias se desarrolla entre los meses de mayo y noviembre. Los 161 días de precipitaciones (5,3 meses) que se registraron en 2022 dejaron -además de incomunicación por el colapso vial e inundaciones urbanas- 80 muertos y 14 mil viviendas afectadas. En total, más de 60 mil personas perjudicadas (26 mil familias), según datos aportados por el ministro de Interior y de Justicia, Remigio Ceballos a finales de año.

Estas cifras bien pudieron ser menores e incluso inexistentes, si el Poder Ejecutivo, en todos sus niveles, hubiera tenido en agenda la atención de los sistemas de drenajes y el mantenimiento a las presas de retención de sedimentos en las cuencas hidrográficas.

En enero de este año el investigador José Luis López Sánchez dijo a TalCual que estimaba que 70% de las presas están sedimentadas y algunas en peligro de colapso.

Temporada de El Niño

Este 2023 es posible que las lluvias sean menores al anterior debido a que se desarrolla el fenómeno El Niño, a diferencia del anterior cuando fue de La Niña.

En abril el Centro de Predicciones Climáticas de la NOAA emitió la primera vigilancia de El Niño. El Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad apuntan a que la transición a El Niño será entre junio y agosto y persistirán hasta el invierno.

“También se hace énfasis que a pesar que existe una baja confianza de los pronósticos durante la primavera, la onda oceánica Kelvin reciente más las anomalías recurrentes de los vientos del oeste, anticipan que se calentará aún más el Océano Pacífico tropical”, explicó el meteorólogo Luis Vargas sobre el tema en su página web.

Sobre la temporada de lluvias, Vargas explica que esta no comienza en todas las regiones del país por igual, debido a que viene determinada por la actividad de la zona de convergencia intertropical, que es el cinturón nuboso de escala planetaria que en esta época del año gana latitud de sur a norte de manera progresiva.

Agregó que generalmente es en mayo cuando comienza la temporada de ondas tropicales las cuales vendrán a reforzar también nuestra temporada lluviosa. “El período lluvioso en Venezuela solo ha iniciado en el sur del Esequibo, sur de Bolívar, Amazonas, sur de Apure, oeste de Barinas, los Andes y sur de Zulia”.