martes, 28 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Deforestación en parques de Lara amenaza reservas y calidad del agua

Las cifras presentadas por expertos en un foro son alarmantes. Se estima que en los últimos años, más de 72.300 hectáreas de bosque han sido deforestadas.

En un foro realizado el lunes, expertos advirtieron sobre las severas consecuencias que la deforestación en zonas de los parques nacionales Dinira, Yacambú y Terepaima, podría tener para la producción de agua en la región.

Julio Gutiérrez, presidente del Colegio de Ingenieros de Lara, señaló que la tala y quema indiscriminada de árboles en estas áreas protegidas está comprometiendo la viabilidad del embalse Yacambú-Quíbor, una obra fundamental para el suministro de agua potable a los estados Lara, Portuguesa y Yaracuy.

Gutiérrez explicó que la deforestación aumenta la erosión y la sedimentación, lo que reduce la capacidad de almacenamiento del embalse y afecta la calidad del agua.

“Si se atacan las cuencas de esta manera negativa, se va a restar lo que es la producción de agua”, declaró a El Impulso, destacando la importancia de frenar la deforestación.

Datos alarmantes sobre deforestación

Las cifras presentadas en el foro son alarmantes. Se estima que en los últimos años, más de 72.300 hectáreas de bosque han sido deforestadas en los parques mencionados, indicó Gutiérrez.

Esta pérdida de la capa vegetal no solo afecta la producción de agua, sino que también tiene un impacto negativo en la biodiversidad, el clima y la salud del ecosistema, agregó.

En este sentido, el presidente Colegio de Ingenieros de Lara hizo un llamado urgente a las autoridades y a la comunidad en general para tomar acciones concretas para detener la deforestación y proteger los recursos hídricos de la región.

“Al despejar esa capa vegetal queda el suelo a la intemperie y como es una topografía bastante inclinada va a arrojar un grado de sedimentación altísimo para lo que es el futuro llenado del embalse de Yacambú que va a regular 10 mil litros de agua en su proyecto para los municipios Jiménez e Iribarren”, puntualizó.

“En el caso de Jiménez para regar con 7 mil litros por segundo de agua las más de 25 mil hectáreas del Valle de Quíbor y garantizar la parte agroalimentaria del país por ser un productor de hortalizas y los 3 mil litros de agua potable que iban a llegar al área metropolitana de Barquisimeto”, detalló.