jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Coral invasor amenaza biodiversidad de aguas venezolanas

De acuerdo con la información suministrada por pescadores de la zona, este coral fue introducido por un acuicultor con fines comerciales.

El Parque Nacional Mochima, espacio para la protección de un sinfín de especies y disfrute turístico, que comparten los estados Anzoátegui y Sucre, es amenazado por un coral procedente de Indonesia llamado Unomia Stolonifera, el cual fue introducido por un comerciante de especies exóticas.

El parque Mochima cuenta con una extensión de casi 950 km² con islas, arrecifes coralinos ricos en diversidad de especies, acantilados rocosos, playas arenosas, ensenadas y bahías.

El 52% de este parque nacional es superficie marina, más del 50% del fondo de este espacio ha sido colonizado por este coral asiático que amenaza con extenderse por las costas venezolanas y el resto del mar Caribe.

Antecedentes

Este coral fue descubierto en el año 2007 cerca de Valle Seco e isla del Mono, en la bahía de Conoma. El hallazgo lo hizo el director del Proyecto Unomia y cofundador de Fundación La Tortuga, el biólogo marino Juan Pedro Ruiz.

“Se estaba haciendo un estudio de impacto ambiental en la comunidad de Valle Seco y buceando nuestro director Juan Pedro Ruiz vio esta especie que inmediatamente reconoció que no era de aquí”, dijo Mariano Oñoro, coordinador de Unomia project.

Proyecto Unomia está dirigido por la Fundación La Tortuga, organización con 17 años de trayectoria, en alianza con la Fundación La Salle de Ciencias Naturales, organización internacional con más de 65 años en el país, además de la asesoría del doctor Yehuda Benayahu de la Universidad de Tel Aviv en Israel.

De acuerdo con la información suministrada por pescadores de la zona, este coral fue introducido por un acuicultor con fines comerciales.

“Nos cuentan los pescadores que él iba periódicamente, extraía cierta cantidad de corales y se los llevaba para venderlos. Gracias a eso tenemos un desastre ecológico”, lamentó Oñoro.

Muere la biodiversidad

Explica el coordinador del proyecto que el acelerado crecimiento del coral Unomia Stolonifera está acabando con la biodiversidad nativa, “cabe destacar que hay zonas recuperables y otras no, sin embargo, se pueden controlar para evitar que siga la expansión”, explicó.

Esta especie al no tener depredadores en la zona por ser del indo-pacífico, crece desenfrenadamente en comparación con nuestros corales.

“Mientras que un coral de los nuestros crece 5 centímetros al año en condiciones óptimas, este coral crece aproximadamente 1 metro² entre 3 y 4 meses”.

Muchas especies de peces se alimentan de los arrecifes coralinos entre ellos el colorido pez loro, el cual en la actualidad muy poco se ve en este parque nacional debido a la expansión de estas colonias las cuales cubren y terminan por asfixiar nuestros corales autóctonos.

“Esto trae como consecuencia que tapa las cuevas de los peces, donde los peces hacen vida, hay una cantidad de procesos biológicos que se dejan de cumplir y por ahí viene la pérdida de la biodiversidad”, argumentó el experto.

Pesca y turismo

Esta alfombra marrón, como la llama el equipo del proyecto Unomia, únicos responsables de evitar la invasión de este coral exótico, ha significado una merma en la pesca artesanal, ya que al desaparecer los corales originarios de la zona quedan sin hábitat y sustento alimenticio una gran cantidad de especies, lo que trajo como consecuencia que el pescador deba adentrarse más en altamar para conseguir la pesca.

Al mismo paso que ha ido desapareciendo la fascinante biodiversidad con la que contaba este parque nacional, también ha decaído el turismo.

Dejando de ser preferencia para los turistas actividades como el snorkel y otros deportes acuáticos. El uso bañístico de estos espacios también ha disminuido ya que el coral Unomia puede crecer de 2 centímetros de profundidad a 50 metros por lo que también puede extenderse hasta la orilla de la playa.

Esta especie ha sido vista en Choroní, estado Aragua, y también ha logrado viajar 600 kilómetros desde Anzoátegui a Falcón.

¿Qué hacer ante este desequilibrio ecológico?

Desde Unimia Proyect consideran vital empezar lo antes posible con la extracción y resembrar nuestras especies. El equipo que atiende el desastre recomienda a la población no hacerlo por su cuenta ya que esto podría acelerar la propagación de la especie invasora, tomando en consideración que cuya reproducción puede ser sexual y asexual, lo que hace posible la división y multiplicación de sus células.

Para continuar con la investigación científica a fin de controlar este desequilibrio ecológico Unomia Project pone a disposición su GoFundMe para aquellos que estén en disposición de colaborar. Pueden contribuir con este proyecto compartiendo la información y dando a conocer esta grave situación.