jueves, 18 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Advierten que desnutrición infantil se apodera de la subregión Perijá

De acuerdo con datos recopilados por la Diócesis de Machiques, muchas familias suelen comer una o dos veces al día, si es que consiguen alimentos. La proteína es casi nula por su alto precio.

La subregión de Perijá, conformada por Rosario de Perijá y Machiques Perijá, ubicados al oeste del Zulia, ha sido una de las más afectadas del país por la emergencia humanitaria compleja, sobre todo, en cuanto a los medios de vida, la alimentación, los servicios públicos, la seguridad y la educación, asegura la Comisión para los Derechos Humanos del estado Zulia (Codhez).

De acuerdo con datos recopilados por la Diócesis de Machiques de Cáritas Venezuela, de una muestra mensual de 150 niños, niñas y adolescentes, existen altos índices de desnutrición debido a la ingesta común de arepa, arroz, plátano, topocho y pasta, resultando 10% de desnutrición moderada en esta población, a la par de 14% de desnutrición crónica.

En cuanto a la ingesta alimenticia, muchas familias suelen comer una o dos veces al día, si es que consiguen alimentos, generalmente simples. La proteína es casi nula por su alto precio.

En su Boletín Situación General de los Derechos Humanos en el Zulia – Subregión Perijá: Rosario de Perijá y Machiques de Perijá, la Codhez indicó la mayoría de las personas trabajan en negocios de la economía informal.

Mientras, quienes logran conseguir un empleo formal, normalmente están en la nómina gubernamental (como empleados públicos y docentes), pero los salarios no les alcanzan, por lo que muchos recurren al “rebusque” (como la repostería, la costura y el estilismo) para poder sobrevivir.

Por otro lado, la comisión señala que persiste una migración masiva: “Semanalmente, grupos de entre treinta y setenta personas emigran, buscando cruzar el Darién. Quedan solamente los niños, niñas y adolescentes, personas adultas mayores, personas enfermas”.

Yukpas desatendidos

El territorio perijanero conforma el hábitat tradicional de algunos pueblos y comunidades indígenas, entre ellos la etnia yukpa. La desatención estatal hacia esta población ha derivado en un conjunto de problemas que afectan en gran medida a los habitantes de Rosario de Perijá y Machiques de Perijá.

Según la asociación civil zuliana, estos problemas se traducen en reclamos y exigencias ante promesas no cumplidas por el Gobierno nacional, acciones de protestas y cierres de vías principales, en perjuicio a las actividades básicas como la salud, la economía, la educación, entre otros.

“Entre las promesas no atendidas por el Gobierno nacional, destaca el incumplimiento del acuerdo de compra de la producción artesanal yukpa. Incluso, se reporta que el Gobierno nacional asumió el compromiso de la compra de una amplia producción de artesanía ante lo cual ha hecho caso omiso, lo que a todas luces representa una forma de manipulación ante las necesidades y carencias que sufre esta etnia”, explica Codhez.

Servicios brillan por su ausencia

Codhez indica en su boletín que, a diario, dependiendo del sector, aumenta la cantidad de horas y número de cortes de racionamiento eléctrico.

Además señala que existen sectores que nunca han recibido agua potable por tubería, por lo que la población recurre a la construcción de pozos artesanales, así como la compra de recargas de tambores y tanques de agua por medio de camiones cisterna. Un tambor tiene un costo aproximado de 10 dólares. “Inaccesibles para la gran mayoría”, se subraya.

Este contexto arropa también a sectores como la educación y la salud, ya que se reporta que en las escuelas pertenecientes al sistema de educación pública no se dictan clases todos los días. Además los comedores escolares no funcionan, por la discontinuidad del programa de alimentación escolar.

En cuanto al derecho a la salud, pese al funcionamiento de centros sanitarios, generalmente estos carecen de insumos y medicinas para prestar sus servicios.

Movilidad comprometida

La Comisión para los Derechos Humanos del estado Zulia apunta que, en ocasiones, el surtido se regulariza un poco, lo que significa un alivio temporal para este territorio agropecuario.

Agrega que el servicio de transporte público en Rosario de Perijá es mínimo y se cobra en divisas, sea en dólares o pesos colombianos. Además se resalta la denuncia de la existencia de mafias que controlan el suministro de gasolina en el municipio, con la finalidad de generar escasez y facilitar su reventa.

No muy lejos, las unidades de recolección de basura resultan insuficientes para atender las rutas y sectores para el recogido de desechos sólidos, por lo que la ciudadanía debe recurrir a recolectores de basura privados.

El diario sobrevivir

Para Codhez, los rosarenses y machiquenses enfrentan serios obstáculos para el acceso a sus derechos y subraya la grave inseguridad que enfrentan productores y trabajadores del campo, en una zona considerada el motor agroindustrial del Zulia.

La asociación civil considera necesario el diseño de “políticas públicas que respondan a estas necesidades, que vayan más allá de un tema propagandístico electoral, y apunten a la efectiva solución de los problemas con perspectiva de derechos humanos y, de ser el caso, con un enfoque diferenciado”.

La organización insta a reflexionar acerca de las actuales circunstancias de la población yukpa, la cual describe como un pueblo oprimido, vulnerado, sometido al hambre, enfermedades mortales, violencia, estigmatización y criminalización.

También recomienda la necesaria coordinación entre instancias nacionales, regionales y locales, con la presencia de productores, trabajadores, organizaciones de la sociedad civil, comunidades organizadas, pueblos indígenas, para la puesta en marcha de la generación de planes y proyectos de atención. “El respeto y la tolerancia hacia la cultura, y el diálogo franco y amable, debe ser el camino a seguir”, recuerda.