sábado, 22 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Un ramillete de escándalos sacude a la industria del Miss Universo

La próxima edición de Miss Universo tendrá lugar en México. La mayoría de las concursantes no están seleccionadas, pero ya se avizoran más controversias.

Cuando parecía que los concursos de belleza habían logrado adaptarse a los cambios sociales y novedosos parámetros de hermosura femenina, una ola de escándalos políticos, económicos y denuncias de corrupción y abusos, amenaza con poner el Miss Universo en jaque.

La más reciente sacudida que sufre Miss Universo fue la renuncia de Noelia Voigt y UmaSofia Srivastava, Miss USA y Miss Teen USA, respectivamente.

Sin embargo, los problemas en la organización Miss USA datan de 2022, con acusaciones de que la entonces presidenta Crystle Stewart había amañado la competencia para el triunfo de R’Bonney Gabriel ese año.

Un año más tarde un documental del New York Times, Cómo arreglar un certamen, abordó ese escándalo y otras denuncias por parte de concursantes que denunciaron por acoso sexual a Max Sebrechts, en ese momento vicepresidente de Miss USA y esposo de Stewart.

Tras la renuncia de la pareja, la empresaria Laylah Rose quedó a cargo, pero ahora se enfrenta a las polémicas que comenzó con la renuncia este mes de Claudia Michelle, la directora de redes sociales de Miss USA.

Abdican Voigt y Srivastava

Michelle denunció maltrato laboral y aseguró que Srivastava y su familia habían sido irrespetados. “Siento que la forma en que la administración actual habla sobre sus titulares es poco profesional e inapropiada. Rechazó la toxicidad en el lugar de trabajo y el acoso de cualquier tipo”, escribió Michelle en Instagram.

Voigt dijo haber renunciado para proteger su salud mental, aunque expertos descubrieron que las primeras letras de las trece oraciones de la carta de renuncia deletreaban en inglés la oración Estoy silenciada.

En el resto del mundo también hay polémicas ante las menores restricciones para concursantes, como la nueva Miss Argentina, que tiene 60 años, y la actual Miss Colombia, que está casada y tiene una hija. Además de la creciente cantidad de mujeres trans y la eliminación de los tradicionales parámetros estéticos.

“La industria de los certámenes de belleza está pasando por la misma evolución que está viviendo la sociedad en lo que se refiere a la equidad de género. Aunque los primeros ajustes fueron superficiales, como la inclusión de mujeres más preparadas, mayores o con otros tipos de cuerpo”, dijo Harry Levy, un conductor y periodista venezolano especializado en concursos.

“Ahora se exigen cambios reales. Una mujer adulta y profesional no se va a conformar con ser usada como un objeto bonito. La crisis actual busca aumentar la transparencia de las gestiones y una transformación del rol de las reinas”, agregó.

La política también ha agregado al remezón en la industria. La actual Miss Universo, la nicaragüense Sheynnis Palacios, fue desterrada por el régimen de Daniel Ortega, que había encarcelado temporalmente a la familia de la entonces presidenta de Miss Nicaragua Karen Celebertti.

México entre los controles de Miss Universo

A eso se suman otros problemas. El pasado enero la presidenta de Miss Universo, la empresaria tailandesa Anne Jakapong, una mujer trans, vendió el 50% del concurso al grupo mexicano Legacy Holding Group, tras declarar su compañía en quiebra.

Las consecuencias de la venta comenzaron a verse rápidamente, comenzando por la organización en México, con el despido de Lupita Jones, quien había encabezado Miss Universo México por treinta años. Su sucesora Cynthia de la Vega apenas duró seis meses en el cargo.

Otro efecto fue la contratación como asesor del presidente del muy reconocido y aún más polémico ‘misólogo’ cubano venezolano Osmel Sousa. Sousa salió del Miss Venezuela, tras cuatro décadas en el concurso, en medio de un escándalo de prostitución.

La próxima edición de Miss Universo tendrá lugar en México el 28 de septiembre. La mayoría de las concursantes no están seleccionadas, pero ya se avizoran más controversias.

Nicaragua no tendrá candidata, habrá una Miss Cuba por primera vez en 57 años, pero se elegirá en Miami, hogar por excelencia del exilio cubano en EE UU, y se habla de la primera Miss Arabia Saudita.