jueves, 30 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Más de 90 títulos competirán en Festival de Cine Venezolano

En esta edición se le rendirá homenaje a la directora caraqueña Fina Torres, ganadora de la Cámara de Oro del Festival de Cine de Cannes en 1985 por Oriana.

Más de 90 títulos, entre largometrajes y cortometrajes, competirán el Festival de Cine Venezolano, que este año, producto de la crisis de servicios, volverá a dejar Mérida, su ciudad de origen, para trasladarse a la isla de Margarita, donde celebrará su edición número 20 entre el 16 y 20 de junio.

Con 23 largometrajes y 60 cortos, este año es -como reconoció su directora, Karina Gómez Franco- el que más títulos en competencia ha tenido el festival de cine más importante del país. “Nunca, en 20 años, habíamos tenido tantos largos en competencia ni documentales (…) Jamás pensamos hacer festivales anuales con esta cantidad de películas, con esta cantidad de gente filmando y, además, documentales”, dijo.

En la categoría largometrajes de ficción compiten 20 títulos, entre los que destacan Hambre, de Joanna Nelson; Vuelve a la vida, de los hermanos Hueck; One Way, de Carlos Malavé; y Escisión, de Luis Rojas. Estos dos últimos estrenados en 2022. Mientras que en apartado de largometrajes documentales compiten 12 títulos, entre ellos producciones como Caminos a ninguna parte, de Héctor Torres; El equipo de Simón, de Diego Vicentini; y Semper Bichos, de Daniel Aldamiz.

El apartado cortometrajes es el que más títulos presenta: 60 en total. En la categoría de ficción compiten 39 cortometrajes, entre ellos Tenemos patria, de Mikel Garrido; mientras que en el apartado documental compiten 21 producciones, entre ellas La diosa quebrada, de Ximena Pereira.

Este año, el jurado estará conformado por reconocidos cineastas, productores, guionistas y actores venezolanos como Mimí Lazo, Lorenzo Vigas, Fina Torres y Diego Vicentini, entre otros.

En esta edición se le rendirá homenaje a la directora caraqueña Fina Torres, ganadora de la Cámara de Oro del Festival de Cine de Cannes en 1985 por Oriana; el director caraqueño Luis Alberto Lamata, el cineasta italiano Franco Rubarteli, la productora María Cristina Capriles y al Festival de Cine Súper 8 por su aniversario 49 con proyecciones de películas, cuya programación se conocerá a partir del 15 de mayo.

Karina Gómez Franco reconoció que llegar a la edición número 20 del Festival de Cine Venezolano no ha sido fácil y aseguró que sólo ha sido posible con el apoyo, además de la empresa privada y del gobierno, de cineastas fuera de Venezuela. “Cuando el festival arranca también tuvo donaciones de cien dólares de todas las productoras venezolanas en el exterior, que me permite contratar a mi primer asistente, crear la página web y empezar a construir la marca. Son más de 40 productoras en todo el mundo de venezolanos que apoyan el festival. Si no fuera por toda esa gente yo no podría estar aquí”, dijo Gómez.

Sobre la situación de la película Hijos de la revolución, de Carlos Caridad Montero, que se estrenó el año pasado en el Festival de Cine Venezolano, donde se llevó los premios  de Mejor Actriz en Largometraje de Ficción (Naomi de Oliviera) y Mejor Actriz de Reparto (Jeska Lee Ruiz), y que aún no ha recibido el certificado de obra nacional por parte del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), requisito necesario para su estreno en la cartelera nacional, Gómez Franco considera que no afecta al festival ni a las películas que compiten en él.

“Lo que el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía haga, aprobando o no aprobando, el Festival de Cine Venezolano recibe el cien por ciento de cine venezolano hecho en el país y no necesito certificaciones. Son dilaciones que no tienen sentido. Por ejemplo, cuando ocurrió lo de El Inca el gobierno dijo ‘la película no se pasa’, pero luego el Tribunal Supremo la dejó liberada dos días y las salas de cine se reventaron. Todo lo que sea censura le hace bien a las películas, pero ellos todavía no lo saben”, afirmó.

El año pasado, en una entrevista con El Nacional, Carlos Montero Caridad comentó que le ha costado conseguir proyecciones en festivales internacionales debido a que, al terminar la película, considera que el mundo entró en una polarización que ni siquiera es de izquierda o derecha, sino que todo aquello que sea crítico con un tema es asumido como si perteneciera a un bando político específico. Por ejemplo, una amiga le advirtió que si la exhibía en Brasil iba a ser percibida como pro Bolsonaro.

Largometrajes de ficción

Azotes de barrio 2, Jackson Gutiérrez

Asesinos notables, de Marcos Moreno

Campeón, de Gabriel Mujica

El técnico, de Álvaro Curiel

Escisión, de Luis Rojas

Hotel Houffer, de Kevin Canache

La sombra del catire, de Jorge Hernández Aladana

Inocencia, de Jackson Gutiérrez

Hotel providencia, de Caupolican Ovalles

One Way, de Carlos Malavé

Ruletka, de Jimmy Castro

Relatos del exilio, de Ingar García

Un mar de libertad, de Carmen Monteverde

Tango Bar, de Francisco Villarroel

Un actor prepara, de Inti Torres

Julia tiene sugar, de José Antonio Valera

Hambre, de Joanna Nelson

Vuelve a la vida, de los hermanos Hueck

Visceral, de César Manzano

Esto no es sad face, de José Salaverría

Largometrajes documentales

Caminos a ninguna parte, de Héctor Torres

El encanto del zigzag, de Lucy González

El equipo de Simón, de Diego Vicentini

El maravilloso agave cocui, de Héctor Puche

Funes, máquina y corazón, de Josué Savedra

Hortensias para Inés, de Yekuana Martínez

La candidata, de Ronald Rivas Casalla y Emil Guevara

Semper bichos, de Daniel Aldamiz

La prisión de padre, de Iván Simonovis

Mariposa de papel, de Rafael Medina Adalfio

Ozzie, de Mauricio Liberatoscioli

Sexo por supervivencia, de Jorge Antonio González

Cortometrajes de ficción

Amargo silencio, de Freddy De’Ella

Caso 73, de Weyan García

Another killer loop, de Rafael Di Nave

El reflejo de las grullas, de Juan Ballesteros

La niñez, de César Briceño

Un día de verano, de Gustavo Rojas

El fin de todas las cosas, de Xavier Gonz

Salvador, me estás dejando, de Lioh Navarro

El sabor de la arepa, de Anrés Aguirre

Florentino, de Numan Anzola

Basura, de Israel Araque

Dios no es máquina, de Luis José Castro

El psicólogo, de Andrés Barreto Valecillos

El funeral, de Sofía Blanco

Silencio y dolor, de Robert Zambrano

Inmarcesible, de Verónica Dos Santos

Minos, de Fabrizio Quintiliani

Ungida, de Argenis Herrera Sánchez

Knoche y los secretos de buena vista, de Djamil Jassir

Inocente, de María Laura Chapón

Debía decírtelo, de David José Bernal González

A mi amor, de Jimmy Castro

Al lado del camino, de Ricardo Chetuan

Ayer será igual que mañana, de Omar Arteaga

Conversación en la sala de la casa, de Silvio Loreto Millán

Desvelo, de Inti Torres

El amor, de Camilo Pineda

Nukkum, de Miguel Arcangel Sierra Medina

La torta, de Carlos Novella

Nuestra historia de amor no es cine, de Luis Mario Fernández

Tenemos patria, de Mikel Garrido

Ritorno, de Marialejandra Marín

Ipso pacto, de Jonathan Sierra Ata

Había una vez un dragón, de Hernheidys Salgado Soler

La danza del polvo, de Hache de Henry

Heridas abiertas, de Ricardo Zambrano

Karada, de Oscar Lopera

La orilla: cuentos de la isla de Margarita, de Ángel Suárez

Devenir, de Judas Betancourt y Gabriel Marín

Cortometrajes documentales

laroscuro, de Ricardo Zambrano

Alerta criminal, de César Vásquez y Mila Quast

Historias del cine venezolano, de Elmer Zambrano Colmenarez

Juwai Meda’cha, el primer chamán yekwana, de Juan Cristóbal de la Barra y Saúl López

La diosa quebrada, de Ximena Pereira

Las gradas, de Ricardo López Prada

Mixtape del exilio, de Santiago Martin

Plástico, de Verónica Kompalic

Tocata y fuga, de Gabriela Montilla

El juego, de Gilberto Polo Pacheco

Audio y el caimán, de Anrés I. Estrada

Jeunesse, de César Noguera-Guijarro

Reminiscencia, de Jhon Ciavaldini

Ritual de luz, de Jissel Contreras Paradas

Punto límite, de Jhonnatan Piña

I Souni del tempo, de Jeissy Tompiz

Esta casa ya no nos alberga, de Fernando Alva

Fuego en Quibayo, de Luis Manuel Sotillo

El viejo y el mar, de Moisés Moreno

Canciones para una película…o una película para canciones, de Germán L. Ramos Briñez

La última en caer, de Enrique Zambrano