miércoles, 29 de junio de 2022

La física de fluidos explica la manera correcta de comer una Oreo

Un equipo del MIT puso las galletas en un reómetro para medir la torsión necesaria para separarlas y saber cómo se distribuiría la crema.

Un equipo del MIT puso las galletas en un reómetro para medir la torsión necesaria para separarlas y saber cómo se distribuiría la crema.

La ciencia busca dar respuesta a las grandes preguntas del ser humano, pero también puede ocuparse de otras más cotidianas, como la mejor manera de comer una galleta de chocolate rellena de crema. Para ello, la reología -rama de la física de fluidos o medios continuos- parece tener la clave, tomando como referencia las famosas Oreo.

Un nuevo estudio que publica Physics of Fluids analiza cómo girar las 2 partes de un sándwich de galletas rellenas de crema, específicamente Oreo, para que no se rompan. Incluso establece por qué el relleno queda siempre en un lado que, además, no siempre es el mismo.

La reología es la parte de la física que estudia los principios que regulan el movimiento de los fluidos. Dicho de otra forma, la que estudia la relación entre el esfuerzo y la deformación de los materiales que son capaces de fluir.

El estudio realizado por un equipo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) caracterizó el flujo y la fractura de las galletas y vieron que la crema, cuya textura reológica es oficialmente “blanda”, tiende a pegarse a un lado de la galleta.

El estudio confirmó lo que muchos consumidores comprueban empíricamente: que al separar las 2 galletas, la crema queda solo en una.

Velocidad de rotación

El equipo puso las galletas en un reómetro para medir la torsión necesaria para separarlas y cómo se distribuiría la crema. La autora principal, Crystal Owens, consideraba que si se giraban de forma perfecta el relleno se repartiría entre ambas superficies. Sin embargo, “casi siempre” queda todo en un lado.

La explicación puede estar en la forma en que se fabrican las galletas o en cómo se orientan durante el envasado. Las de una misma caja “solían seguir la misma tendencia y variaban de una caja a otra. Posiblemente debido a las diferentes condiciones de almacenamiento”, indicó.

Hay muchas formas de comer este tipo de galletas, pueden incluso encontrarse tutoriales en internet. La más famosa sería girarlas en direcciones opuestas para que la crema quede en una de ellas y comerlas por separado.

La mejor forma de separar limpiamente las galletas depende, según el estudio de física de fluidos, de la velocidad de rotación de la Oreo. Si se giran con rapidez “se necesitará más esfuerzo y más estrés para separarlas”, dijo Owens, por lo que recomienda hacerlo “un poco más despacio”.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img