domingo, 19 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Diego Vicentini: “Ha sido una sorpresa que Simón no haya sido censurada”

Apuesta por la producción en los premios Goya, donde podría ser escogida entre las nominadas a mejor cinta iberoamericana y sueña con una postulación al Oscar.

Ganadora de los premios a mejor película, director, guión, fotografía, edición y actor de reparto (Franklin Virgüez) en el Festival de Cine Venezolano de Mérida y laureada en el Dallas International Film Festival con el galardón de la audiencia a mejor film internacional, Simón, la ópera prima del director Diego Vicentini, se estrenó el pasado 7 de septiembre en Venezuela contra todo pronóstico.

La película que narra la odisea de un líder estudiantil durante las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro en 2017 que se ve obligado a pedir asilo político en Estados Unidos, se mantiene en las salas pese a la censura y a la denuncia introducida en la Dirección General contra Delitos Comunes del Ministerio Público por el abogado Gabriel Costanzo dos días antes de su estreno, alegando que esta promueve el odio y es una apología al terrorismo.

En su primera semana de exhibición en Venezuela, la producción convocó a 15.133 espectadores y se mantuvo como la tercera más vista detrás de La Monja 2 y Sonido de Libertad, según datos suministrados por José Pisano, director general del Centro Cultural Trasnocho y de Blancica.

Para Vicentini, la eventual prohibición de la cinta en Venezuela era algo que contemplaba desde el primer día que comenzó a trabajar en el guión.

“Igualmente hicimos las gestiones y cuando obtuvimos el certificado de obra nacional, nos colocaron una cláusula que decía que podíamos estar violando la Ley del Odio y la convivencia pacífica”, dijo el realizador egresado de la New York Film Academy.

Vicentini sostuvo que la permanencia del largometraje en los cines venezolanos ha sido una sorpresa para todo el mundo.

“Incluso para nosotros porque todos los comentarios antes de su estreno vaticinaban la censura”.

El director indicó que el debut de la cinta en Venezuela ha generado cualquier clase de especulaciones.

“Hay diversas conjeturas, una es que si el Gobierno la censuraba le daba más publicidad, otra es que la quieren utilizar para dar una sensación de que en el país hay libertad de expresión, también está la hipótesis de que como la película es dura le recuerda a la gente lo que está dispuesto a hacer el régimen si alguien sale a la calle a protestar, y por último, que no les importa mostrarse como violadores de derechos humanos. Todo esto es en el campo especulativo y al fin y al cabo estoy contento de que se proyecte en las salas venezolanas y que el mensaje llegue a todos”, explicó.

Vicentini expresó que el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) ha ignorado la cinta.

“Cuando ganamos en el Festival de Cine Venezolano no hizo el anuncio y cuando fuimos postulados para ser los representantes del país en los premios Goya tampoco dijo nada”.

¿La apuesta venezolana a los Oscar?

El realizador aseguró estar emocionado por la postulación al Goya en España y cuenta los días para saber si Simón será la apuesta venezolana a los premios Oscar.

“Eso lo decide un comité de 26 personas escogido por la Academia Nacional de Autores Cinematográficos (ANAC) y el proceso de votación está en proceso ahora mismo, estamos a la espera de esos resultados”, dijo.

El filme acaba de presentarse con éxito en Madrid y por supuesto tuvo un debut auspicioso en Miami, donde fue filmada.

“Pronto estaremos en un festival en Nueva York y otros tres que no hemos anunciado aún. Vamos a Buenos Aires, Santiago, Lima, Quito, Medellín, Panamá, Los Ángeles y San Francisco. Todo es parte de una gira promocional para mostrarla al público y buscar distribución masiva, también en aras de conseguir qué plataforma va a terminar mostrando la película”.

Vicentini anunció que la cinta estará disponible para alquiler en la página web simonmovie.com desde el 22 hasta el 29 de octubre de este año.

“La vamos a poner por una semana, la intención es que la vea la mayor parte del mundo y mostrar lo que está pasando en Venezuela”, destacó.

Homenaje a Rufo Chacón

El director y guionista aseveró que el personaje principal de Simón no se basó en nadie en particular.

“Es una amalgama de varios testimonios, la comencé a escribir proveniente de mis sentimientos como venezolano que está afuera, de la frustración y la culpa de no estar en mi país físicamente luchando”, comentó.

Simón fue inicialmente el corto que Vicentini presentó en su tesis de grado: “Después de eso, me inundaron con cientos de historias por redes sociales y sentí la necesidad de convertirlo en un largometraje”.

La intención de Vicentini era exhibir como protagonistas a los jóvenes que salieron a protestar contra el gobierno chavista y especialmente aquellos que fueron asesinados.

“Ese era el héroe que yo quería en mi película y le fusioné mi culpa. Entrevisté a varios muchachos que estuvieron presos, que fueron torturados y que estaban en Estados Unidos pidiendo asilo, fue un proceso de confirmar muchas cosas y afinar detalles de que les habían hecho, cómo los habían golpeado. Lo más importante era confirmar su estado emocional, si se sentían identificados con el personaje, fue un lujo como guionista tener a mi personaje en la vida real”, detalló.

Vicentini confesó que se tomó la libertad de incluir un personaje a quien funcionarios del Gobierno venezolano le habían dejado ciego, luego de dispararle en la cara.

“Hay un personaje que es un homenaje a Rufo Chacón, espero que a todos los venezolanos les recuerde a Rufo, quien es uno de los miles que han sufrido a manos de este régimen”.

Chacón, de 20 años, perdió ambos ojos luego de ser herido con perdigones por efectivos de Policía del estado Táchira en el marco de una protesta por gas doméstico en San Cristóbal.

Difícil, pero no imposible

Vicentini manifestó que la cuesta más pronunciada a la hora de plantearse hacer una película es el financiamiento.

“Es la parte más difícil dentro del cine independiente, allí mueren bastantes proyectos porque el cine cuesta mucho dinero. Al principio armé una campaña de GoFundme para levantar fondos, la gente donaba desde 1 hasta 100 dólares, hasta que por fin apareció la productora Black Hole Enterprises, que creyó en el proyecto. Hacer cine es muy difícil, especialmente si es una película independiente de bajo presupuesto con actores no reconocidos internacionalmente”.

El cineasta informó que ya maneja la idea de su próxima película, que no orbitará por el tema de denuncia como lo hace Simón.

“Me llaman la atención las películas que tengan algún tipo de temática relevante, no diría que no voy a hacer otra película de denuncia, pero no es mi visión exclusiva como cineasta, quiero hacer todo tipo de cine, pasear por distintos géneros”, concluyó.