lunes, 15 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Suspenden audiencia de juicio del caso de abuso sexual de dos indígenas jivi en Amazonas

Adina Díaz y Celis Chipiaje, indígenas jivis de Amazonas, fueron víctimas de abuso sexual el año pasado y por el delito acusan a un militar del puesto naval A/F José Ramón López, informó Kapé Kapé. | Foto cortesía Kapé Kapé

@mlclisanchez

La audiencia conclusiva de juicio sobre el caso de abuso sexual contra dos mujeres indígenas en Amazonas, presuntamente perpetrado por un militar, fue diferida por la supuesta enfermedad del juez que lleva la causa, reportó la Asociación Civil Kapé-Kapé.

El diferimiento causó malestar entre los familiares y allegados de las víctimas que acudieron al circuito judicial de Puerto Ayacucho, capital de Amazonas.

La familia de las afectadas alzó su voz para exigir justicia por el delito cometido en contra de Adina Díaz, de 19 años, y Celis Chipiaje, de 29 años.

El 21 de agosto de 2020, Díaz y Chipiaje denunciaron ante el Ministerio Público haber sido víctimas de violación por parte del teniente de fragata Roger Bracho García. Las jóvenes prestaban servicio militar en el puesto naval A/F José Ramón López y estaban bajo el mando de Bracho García.

El militar fue imputado por el delito de abuso sexual agravado con penetración y continuado por la Fiscalía novena con competencia en violencia de género.

El juicio se realiza en el Tribunal Primero de Justicia. El proceso judicial sobre el caso está a la espera de la incorporación del juez Jesús Matos, y una nueva convocatoria a audiencia.

Simeon Rojas, reportero de Kapé Kapé informó a Correo del Caroní, que la familia de las víctimas son de la comunidad Porvenir, ubicada en la vía a Samariapo, a 45 minutos de Puerto Ayacucho. “Están molestos porque tienen tres meses asentados en Puerto Ayacucho esperando que finalice el juicio para poder volver a hacer vida en su comunidad”, dijo.

Rojas explicó que los indígenas también denunciaron ser objeto de burlas por parte del militar imputado. “Los molesta la burla que le hacen los familiares del imputado. No sienten que les tengan respeto”, agregó.

Este es uno de los pocos casos de violencia de género perpetrados contra mujeres indígenas que trascienden a la prensa. “La situación acá es que las chicas tuvieron el valor de denunciar”, expresó Rojas.