martes, 23 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Sentenciaron a 17 años y 10 meses a quien mantuvo en cautiverio a Morella León

El “monstruo de Maracay” fue condenado por los delitos de violencia sexual, violencia psicológica y amenaza, aunque fue absuelto del delito de esclavitud sexual por falta de elementos probatorios.

En horas de la noche de este martes culminó la audiencia del caso de Matías Salazar Moure, conocido por ser el “monstruo de Maracay”, en la que el tribunal le sentenció a 17 años y 10 meses de prisión por haber mantenido en cautiverio a Morella León López por 31 años.

La información la dio a conocer la periodista Yohanna Marra a través de sus redes sociales, quien indicó que el “monstruo de Maracay” fue condenado por los delitos de violencia sexual, violencia psicológica y amenaza, aunque fue absuelto del delito de esclavitud sexual por falta de elementos probatorios.

El 27 de enero de 2020, Matías Enrique Salazar Moure, quien entonces tenía 55 años de edad, fue a la Fiscalía del estado Aragua para denunciar la desaparición de su pareja, Morella León López, sin saber que tres días antes la mujer acudió a las autoridades y le acusó de haberla mantenido en cautiverio por 30 años.

Salazar Moure no solo tenía a León López secuestrada, sino a otra mujer por espacio de 24 años y la hija de ambos, que para 2020 tenía 20 años.

Matías fue apresado el 27 de enero y llevado al centro de reclusión y rehabilitación de Aragua, mejor conocido como cárcel de Alayón. La Fiscalía 25ª del estado Aragua le imputó los delitos de violencia sexual, esclavitud sexual, inducción al suicidio y violencia psicológica. Con las tres mujeres repitió este patrón, filtró una fuente del Ministerio Público, recuerda El Pitazo.

El “monstruo de Maracay” se crió en Las Mayas, en el municipio Mario Briceño Iragorry de Aragua. Es hijo de Margarita Moure Guevara y el teniente coronel (Aviación) Matías Salazar. Tiene cuatro hermanos que viven fuera de Venezuela: Andrés, Henry, Alfredo y Nancy.

Su padre, quien falleció en octubre de 2005 y por 30 años prestó servicio en la Fuerza Aérea de Venezuela, fue compañero de curso de Hugo Chávez Frías y se le conoció por ser el autor del himno a la Constituyente en 1999.