viernes, 1 de julio de 2022

Gobernador desmiente ataque a sede de la Dgcim en El Callao

Justo Noguera Pietri señaló que lo que sí ocurrió, fue la explosión de una camioneta, durante la investigación por el rapto de un exconstituyente. | Foto referencial

Justo Noguera Pietri señaló que lo que sí ocurrió, fue la explosión de una camioneta, durante la investigación por el rapto de un exconstituyente. | Foto referencial

“No hemos tenido ningún ataque a ningún puesto ni policial ni militar”. Así respondió el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera Pietri, a la información sobre el supuesto ataque que un grupo irregular armado habría perpetrado contra la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), en el municipio El Callao.

“Ataque a puestos, no. Fue un procedimiento donde estaba un carro abandonado, cae una granada que estaba allí, y la granada se activó. Era un carro abandonado. Se estaba haciendo una investigación y se activa la granada y, bueno, ocurrió el hecho, tres heridos leves. Ellos en su entrenamiento reaccionaron y actuaron como corresponde, y las lesiones fueron leves”, sostuvo.

Desde la noche de este 30 de marzo se difundió un video en redes sociales, sobre el que se aseguró muestra el ataque de la banda del Toto a la sede de la Dgcim en El Callao y, vincularon el supuesto hecho con el secuestro y escapatoria del exconstituyente y vicepresidente de la Cámara de Comercio en Roscio, Wuihelm Torrellas.

Pedían 15 kilos de oro

El exconstituyente fue secuestrado presuntamente por integrantes de la banda del Toto la tarde del 27 de marzo, en el sector El Perú de El Callao, junto con su escolta Herney Alirio Ruiz Olivares, supervisor jefe adscrito a la Policía del estado Bolívar. Para su liberación, pedían 15 kilos de oro.

Torrellas y su escolta se trasladaban en una camioneta Toyota Hilux, cuando fueron interceptados por sujetos armados, quienes los sometieron con armas de fuego hasta llevarlos a una zona montañosa, donde dejaron abandonado el vehículo.

Según versión oficial, los raptores acusaron a Torrellas de ser informante de la Dgcim. Los 15 kilos de oro exigidos para su liberación debían ser entregados la mañana del domingo, pero al no recibir confirmación del pago, degollaron a Ruiz Olivares.

“Posteriormente, en horas de la madrugada, el secuestrado como pudo logra escapar de los delincuentes, escondiéndose en varios huecos de la montaña hasta que amaneció y logra llegar a un sitio donde se comunica con sus familiares, quienes lo rescatan y le dan parte a los comandos rurales de la Guardia Nacional”, indica la minuta policial.

Luego de conformarse una comisión mixta, integrada por francotiradores del Ejército, comandos rurales de la GN, Conas y Cicpc-Delegación Municipal Tumeremo, se trasladaron en horas de la tarde al sector El Perú, para ubicar el vehículo de la víctima.

La puerta del piloto tenía una granada atada con una trenza en uno de los extremos, la cual se activó cuando cayó al pavimento, y dejó un saldo de cuatro funcionarios militares heridos, quienes fueron trasladados a centros clínicos de Puerto Ordaz. El cuerpo del supervisor jefe Herney Ruiz no ha aparecido.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img