viernes, 1 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Fedenaga denuncia masacre en finca ganadera del Zulia

La Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela denunció el domingo el asesinato de cuatro trabajadores en la finca San Tomé, ubicada en kilómetro 48 de la vía Maracaibo-Perijá.

Este domingo, la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), denunció el asesinato de cuatro trabajadores en la Finca San Tomé, ubicada en el kilómetro 48 de la vía Maracaibo-Perijá, en el municipio La Cañada de Urdaneta.

De acuerdo con una nota de prensa, el hecho sucedió cerca de la 1:00 am. Las víctimas fatales fueron identificadas como Ramiro González, Nelson González, Emiro Fernández y Juan Montiel; todos trabajadores de la hacienda y padres de familia.

La organización detalló que hace dos semanas hubo un intento de extorsión encabezado por alias JL del grupo delincuencial “Los Cañaderos”.

El gremio señaló que esto fue denunciado ante las autoridades competentes, pues luego del intento de extorsión, delincuentes habían amarrado a los trabajadores como una advertencia y también dejaron en varias oportunidades amenazas por escrito. Tras cometer el crimen, los malhechores dejaron nuevas amenazas vía WhatsApp desde un número de teléfono internacional.

La organización FundaRedes, como parte de su balance de Curva de la Violencia, sitúo al estado Zulia como la entidad fronteriza más violenta durante el segundo mes del 2022.

Los niveles de criminalidad en los espacios fronterizos han incrementado y continúan su avance, violando los derechos fundamentales de los ciudadanos, esto en mayor parte por la omisión demostrada desde el Estado, ante los innumerables hechos de violencia que se viven en estado localidades llenas de familias.

Ante este escenario, FundaRedes ha denunciado la ola de violencia que se ha desatado en esta región, evidenciándose con mayor énfasis en el municipio La Cañada de Urdaneta, como consecuencia de los constantes ataques perpetrados por las agrupaciones criminales en contra de comercios entre otras instalaciones, como forma de amenazar a los ciudadanos para que accedan a pagar elevados montos de dinero.