viernes, 27 de mayo de 2022

Desacato a orden judicial arriesga salud de exfuncionarios Saúl Cordero y Jandris Moreno detenidos en El Rodeo III

Al exdirector de Patrulleros de Caroní le fue diagnosticado sarcoidosis, una enfermedad que inflama varias partes del cuerpo. Desde el 15 de marzo tiene boleta de excarcelación bajo arresto domiciliario, pero en el centro penitenciario siguen sin cumplir la orden.

Al exdirector de Patrulleros de Caroní le fue diagnosticado sarcoidosis, una enfermedad que inflama varias partes del cuerpo. Desde el 15 de marzo tiene boleta de excarcelación bajo arresto domiciliario, pero en el centro penitenciario siguen sin cumplir la orden.

El incumplimiento de la boleta de excarcelación con orden de arresto domiciliario para el exdirector de la Policía Municipal en Caroní, Saúl Cordero, pone en riesgo su salud, según determinó un examen médico forense con el que le dieron dicho beneficio. Junto a él también permanece privado de libertad el exfuncionario policial Jandris Moreno, quien igualmente cuenta con boleta de excarcelación emitida desde el 15 de marzo e incumplida por el recinto penitenciario donde permanecen recluidos, El Rodeo III.

El abogado y activista de derechos humanos, Luis Manuel Guevara, precisó que el examen médico realizado a Cordero el 19 de enero de este año determinó el diagnóstico de granuloma sarcoidal tipo sarcoidosis, una enfermedad que provoca inflamaciones en distintas partes del cuerpo, e hipertensión arterial.

Guevara recordó que Saúl Cordero fue detenido el 17 de octubre de 2021 por la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Puerto Ordaz. En la audiencia de presentación se le imputaron los delitos de usurpación de funciones, porte ilícito de armas, agavillamiento, tráfico de armas, asociación para delinquir y terrorismo.

El abogado Luis Manuel Guevara explicó que el caso de Cordero se repite constantemente en los recintos penitenciarios de Venezuela | Fotos William Urdaneta

La causa pasó luego a Caracas bajo el Juzgado de Primera Instancia en funciones de control con jurisdicción nacional y competencias en casos vinculados con delitos asociados al terrorismo. En audiencia preliminar, el tribunal a cargo desestimó los delitos de terrorismo, tráfico de armas y asociación para delinquir, admitiendo las imputaciones por usurpación de funciones, porte ilícito de armas y agavillamiento, y dándole el arresto domiciliario mientras pasa a juicio.

Junto a Cordero permanece recluido en El Rodeo III Jandris Moreno, exfuncionario de la Policía Municipal de Caroní. Este también tiene boleta de excarcelación y una condición de salud delicada, según explicó su esposa Ana García.

“Hace 14 años él tuvo un aneurisma, tuvo un derrame cerebral y fue intervenido en el Hospital Militar de Caracas, luego se recuperó y 7 años después tuvo una recaída con 39% de derrame y desarrolló un coágulo, y por la situación país no se pudo intervenir quirúrgicamente. Se recuperó por medio de medicamentos. Cuatro años después, en su trabajo, recibió un impacto de bala en la región occipital con fractura de cráneo, y a raíz de estos eventos ha tenido pérdida de la visión, dolores de cabeza, desvanecimiento y hasta pérdida de la conciencia”, detalló.

El abogado Luis Manuel Guevara comentó que la información que tienen es que al igual que sucedió con el extrabajador de Ferrominera Orinoco, Rodney Álvarez, aún falta la autorización del Ministerio de Asuntos Penitenciarios para cumplir con las boletas de excarcelaciones.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), “entre El Rodeo II y Rodeo III al menos 80 presos comunes se encuentran en la misma situación, esperando que sean liberados”. Otros no tienen boleta de excarcelación, pero ya cumplieron su pena y siguen privados de libertad de manera ilegítima.

Motivo de la detención 

En ambos casos no hay claridad de los motivos que desencadenaron en la privativa de libertad de Cordero y Moreno.

La esposa del exfuncionario policial Jandris Moreno explicó su delicado estado de salud y exigió el cumplimiento del arresto domiciliario

Moreno, de 45 años, prestaba servicios de escolta en una feria de hortalizas de Puerto Ordaz. “Lo presentan como si lo detuvieron uniformado (de policía), pero él no estaba uniformado. Además fue detenido el 17 de octubre y no enteramos casi a las 8:00 de la noche de que se lo habían llevado. Mi casa la allanaron buscando armamento y no consiguieron nada”, declaró García.

En el caso de Cordero, a quien en 2018 lo nombraron gerente general de Protección de Planta en Sidor, seguía prestando sus servicios para esta empresa.

Su arresto se ve como un pase de factura. Trascendió que Cordero impidió la salida de una gandola de Sidor, lo cual habría detonado su aprehensión. También vinculan la detención a su relación con Frenpol, una organización gremial con sede en Maracaibo, que agrupa a funcionarios policiales activos y retirados.

También hay una comunicación del 27 de septiembre de 2021, dirigida a Remigio Ceballos, como ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, donde la diputada de la Asamblea Nacional, Nancy Ascencio, lo postuló para el cargo de coordinador estadal de la Gran Misión Cuadrante de Paz.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img