martes, 23 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Solo dos de cinco estaciones de servicio están activas en San Antonio

Ciudadanos consultados piden la puesta en marchas de las demás instalaciones, para el alivio de todos los conductores de frontera y para mermar la compra de gasolina revendida.

La estación La Frontera, ubicada a escasos metros de la aduana principal de la ciudad de San Antonio del Táchira, en el municipio fronterizo Bolívar, lleva más de ocho meses cerrada.

La última vez que esta bomba atendió a vehículos fue el 19 de junio de 2023. Desde ese entonces no volvió a operar pese a que sus instalaciones fueron remodeladas durante el proceso de reapertura gradual de frontera (septiembre de 2022).

La Esperanza, otra de las estaciones más emblemáticas de la Villa Heroica, funcionó en pandemia sin problemas. Sin embargo, también se encuentra paralizada y no hay información oficial en torno a por qué no envían carburante a esas instalaciones.

La de Bella Vista, justo a la entrada de San Antonio, suma varios años sin prestar servicio. Ha tenido varios problemas en su estructura, por ciertos colapsos que ha registrado por la inestabilidad del terreno. En total, son tres las estaciones que no funcionan en San Antonio.

Las únicas operativas son Venezuela y la 56. Son las que aparecen a diario en los flyers que difunde la Mesa de Combustible.

Ciudadanos consultados piden la puesta en marchas de las demás instalaciones, para el alivio de todos los conductores de frontera y para mermar la compra de gasolina revendida.

Esta es la a zona más importante del estado Táchira, es la que registra mayor movimiento, por su dinamismo, y la más castigada.

“Deberían funcionar todas las bombas, pero acá las cosas las manejan al estilo y conveniencia de unos pocos”, dijo Juan Carlos Montes, del municipio Bolívar.

Aunque en los últimos días ha habido más regularidad en lo concerniente a la llegada de cisternas, abarcarían muchos más carros y motos si estuvieran activas las otras tres estaciones.

“Claro, eso implicaría el aumento de combustible que envían a la zona. Pero con voluntad todo es posible”, argumentó Montes.