jueves, 30 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Ruptura de muros de contención ocasionan fuertes daños en sur del lago

La ruptura de los muros de contención de los ríos Zulia y Catatumbo ha traído fuertes consecuencias para los ganaderos y la población sureña del Zulia.

El presidente de Fegalago, Onésimo Prado, informó que el boquete del río Catatumbo fue bloqueado hace al menos dos meses para evitar una mayor inundación, lo que ha logrado que el agua del río llegue directamente al lago de Maracaibo.

La situación actual se resume en que las aguas de estos ríos están pasando 50% por el boquete y 50% por su cauce normal.

Además se estima que tardará muchos años en recuperarse los árboles y los pastos, que deberían ser sembrados nuevamente y recuperarse en un lapso de dos a cuatro años.

Prado detalló, en entrevista con Radio Fe y Alegría Noticias, que las lluvias del fenómeno La Niña del último trimestre del año pasado, las cuales fueron pocas, permitieron que se pudiese trabajar en el cauce del río Zulia.

Asimismo, el Gobierno nacional decidió realizar un trabajo de desahogo del río que ha funcionado hasta ahora, según Prado. Sin embargo, en la primera creciente tuvo una ruptura parte de este trabajo, específicamente en el tapón que impide el desborde.

La ruptura de los muros de contención de los ríos Zulia y Catatumbo ha traído fuertes consecuencias para el sur del lago de Maracaibo y así mismo para los ganaderos y la población sureña del Zulia.

“Las lluvias que hubo fueron muchas y no aguantó ese muro. Estaba debilitado y rompió en el kilómetro 43 en la carretera que comunica Encontrados-El Guayabo; el río Zulia ahí perdió su cauce normal y salió hacia todas esas tierras inundando aproximadamente 150 mil hectáreas, lo cual ha sido una catástrofe natural muy fuerte para el sur del lago y para nuestro Zulia”, señaló.

“En esas tierras, hay pueblos que fueron evacuados por las aguas que les llegaron sobre las ventanas (…) Todas las personas que vivían ahí y toda la producción de esas 150 mil hectáreas quedó afectada y hasta ahora están en recuperación”.

Pérdidas

Según Prado, las pérdidas que esta catástrofe natural provocó son invaluables, ya estas tierras son dedicadas tanto a la agricultura (palmas aceiteras, yuca, plátano, cacao y otros), como a la ganadería (animales vacuno y bufalino), siendo así los sectores más importantes de la zona.

El presidente de Fegalago estima que en ganadería dejaron de tener al menos una cifra de 450 mil animales, los cuales producían alimentos para todo el país, pero insistió en que este número no se puede conocer con exactitud debido a que la creciente del río no siempre ocupó 150 mil kilómetros de hectáreas por las bajadas del río.