viernes, 17 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Racionamiento eléctrico en Portuguesa pone en jaque cosecha de cereales

A esta situación se suma la escasez de combustible, que no solo perjudica las labores de traslado, sino también el autoabastecimiento eléctrico mediante plantas eléctricas.

Las reiterativas y prolongadas interrupciones del servicio eléctrico en el interior del país afecta a los estados productores, una situación que padece actualmente Portuguesa, poniendo en riesgo la temporada de cosecha de cereales.

Esta será la semana más importante para la cosecha de cereales, pero los productores están preocupados de no poder sacar el máximo rendimiento por los cortes de electricidad.

El director de maíz de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), Berno Stanic, resaltó la preocupación ante la política de racionamiento eléctrico aplicada por Corpoelec, que a su juicio, está fuera de control.

“Esta situación nos tiene muy preocupados. En Portuguesa están llevando a cabo un plan de cortes eléctricos y están fuera de control. La zona industrial está siendo muy afectada por estos racionamientos”, afirmó en declaraciones citadas por Minuta Agropecuaria.

Stanic denunció que los cortes se extienden hasta por 10 horas entre el día y la noche, además de que ocurren todos los días, por lo que las plantas de producción no pueden operar con normalidad.

“Es imposible trabajar así. Donde se encuentran las plantas de recepción estamos sufriendo cortes todas las noches de 4, 5 y hasta 6 horas. Además de los cortes en la noche, en el día también sufrimos con racionamiento”, detalló.

En este sentido sostuvo que el plan de administración de cargas debería aplicarse en las regiones donde “exista menos actividad económica” para no perjudicar las cosechas que repercuten en una menor disponibilidad de alimentos para el país.

“En estos momentos necesitamos mucha energía porque estamos en plena cosecha. Para poder producir se necesita energía y necesitamos que nos mantengan el flujo eléctrico con mayor constancia para recoger la cosecha que con tanto sacrificio cultivamos”, recalcó.

A esta situación se suma la escasez de combustible, que no solo perjudica las labores de traslado, sino también el autoabastecimiento eléctrico mediante plantas eléctricas.

“Es grave la situación. Hay cosechadoras paradas por falta de combustible. No tienen gasoil para cosechar. Los camiones están en la misma situación”, destacó.