lunes, 4 de julio de 2022

Localizan cuerpos de ocho indígenas waraos en río Orinoco

Según el relato de pobladores de la zona, se presume que las víctimas eran migrantes e intentaron cruzar hacia Guyana en una embarcación que, debido al mal tiempo, habría naufragado.

Según el relato de pobladores de la zona, se presume que las víctimas eran migrantes e intentaron cruzar hacia Guyana en una embarcación que, debido al mal tiempo, habría naufragado.

La ONG Kapé Kapé denunció que los cuerpos de ocho indígenas fueron localizados flotando y en estado de descomposición en la isla Morro, estado Delta Amacuro, cerca de la desembocadura del río Orinoco. Entre los fallecidos hay hombres, mujeres y niños de la comunidad warao.

El hecho ocurrió aparentemente durante los primeros días de febrero. Según el relato de pobladores de la zona, se presume que las víctimas eran migrantes e intentaron cruzar hacia Guyana en una embarcación que, debido al mal tiempo, habría naufragado.

Sin embargo se investigan otras causas de muerte, en especial por la incursión de grupos armados en el área. Comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y la Fuerza Armada Nacional (FAN) se presentaron en el sector para levantar los cuerpos.

De acuerdo con el informe de Kapé Kapé, para el 2021 la mayoría de los migrantes indígenas son hombres de diferentes edades de Delta Amacuro y Amazonas, quienes van hasta Guayana o Trinidad y Tobago.

“Es una migración tanto de adultos, jóvenes, como de mayores, dentro de los cuales se encuentra un grupo importante de estudiantes y profesionales como docentes; también artesanos y agricultores, que poseen niveles de estudios superiores a los registrados en 2020”, destacó la ONG.

Los indígenas waraos, además de usar vías marítimas inseguras para migrar de Venezuela, también usan las vías terrestres para llegar hasta Brasil, donde la apertura hacia la migración venezolana ha incluido políticas para reubicación, conseguir trabajo y respeto al estatus de refugiado a quien lo solicite.

El pasado 12 de febrero, la Guardia Costera de Trinidad y Tobago disparó contra una embarcación que salió del estado Delta Amacuro con al menos 25 personas. Un niño de un año y cuatro meses fue asesinado en el hecho y su madre se encuentra herida y en espera de una cirugía en ese país.

Las autoridades refieren que se trata de un “incidente” y activaron dos agencias para investigar los hechos, mientras que agencias de la ONU deploraron la actuación de Trinidad y Tobago y la falta de atención legal a la migración venezolana, debido a las trabas para ingresar a su territorio de forma segura.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img