martes, 23 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Habitantes de San Salvador de Paúl exigen reactivación de vuelos tras tres semanas sin insumos

La comunidad está colapsada ante la falta de comida y medicinas. Asimismo la escuela se mantiene cerrada por paralización de la actividad en el sector rural.

Habitantes de San Salvador de Paúl, poblado de la parroquia Barceloneta del municipio bolivariano Angostura, exige la reactivación de los vuelos hacia la comunidad, los cuales fueron suspendidos hace tres semanas, dejando a los lugareños sin acceso a insumos ni medicinas.

San Salvador de Paúl está a poca distancia de La Paragua, lugar donde recientemente se vivió el derrumbe de la mina Bulla Loca. Por tradición, San Salvador de Paúl es una localidad dedicada a la minería de diamantes y solo se puede acceder con vehículos rústicos o de forma aérea. Los vuelos salen directamente del aeródromo de San Salvador de Paúl, ubicado en La Paragua.

Desde hace tres semanas, los vuelos fueron suspendidos aunque las avionetas son el único canal disponible para que los 300 habitantes de esta comunidad puedan recibir insumos como alimentos, medicinas y agua. En esta localidad no hay servicio de internet ni telefonía.

“Tenemos más de 20 días sin comida ni medicina. No hay acceso a los alimentos, no tenemos combustible para la planta de hidrocarburos, la motobomba del acueducto tampoco funciona. ¿Por qué no se ha pronunciado alguien del alto mando militar diciendo que los vuelos están suspendidos por la siguiente razón? El rumor que corre es que hay un general que suspendió los vuelos porque quiso. No hay nadie detenido, nadie presentado en Fiscalía… Si había gente cometiendo alguna falta, esa gente está en la playita. Nosotros somos los que estamos sufriendo. El pueblo”, expresó Yurys Brito, vocero de la Unidad Administrativa del Consejo Comunal San Salvador de Paúl a través de un video enviado a diferentes medios de comunicación.

Sin escuela ni atención médica

En entrevista con Correo del Caroní, Glinnysmar Hernández explicó que esto ha paralizado al poblado rural, que también está conformado por grupos indígenas, destacando que ni siquiera los niños pueden ir a clases ante la falta de alimentos.

“El único medio de transporte son las avionetas para llevar comida y sacar un enfermo… Los niños en la escuela tienen más de 3 semanas sin ir al colegio porque sin comida no pueden asistir. Las avionetas salen desde La Paragua para este sector, donde viven alrededor de 300 personas entre adultos, niños y comunidades indígenas que están un poco alejadas, pero vienen al pueblo a abastecerse. Antes esta comunidad se dedicaba a la minería de diamantes, pero ahorita ese pueblo está solo y el que vive allí vive del comercio o lo que traen desde otras comunidades. Ya allí hace años que no se trabaja de eso”, manifestó Hernández.

Los habitantes insisten en que el sector rural se está deteriorando ante la situación, la Unidad Educativa Nacional Rafael Silva, único centro de estudios del poblado está cerrada, ya que los padres no tienen cómo alimentar a sus hijos para que afronten la jornada escolar. Mientras que los ambulatorios y centros de salud no tienen insumos.

“No nos dan razón de por qué. Hay otras comunidades como Canaima y Arekuna en las que sí está llegando el suministro de comida, no entendemos por qué nos suspendieron los vuelos a nosotros. En el aeródromo trabajan La Guacamaya, La Montaña, AeroBolívar… Nosotros dependemos de que nos envíen comida y medicinas. Todos estamos afectados, criollos e indígenas. Hay niñas, mujeres embarazadas…”, acotó Hernández.

Según el relato de los testigos, este 1 de abril llegó una avioneta; sin embargo solo trasladaron a personas enfermas a La Paragua y no dejaron provisiones.

Los afectados enviaron una serie de audiovisuales a este medio donde se puede apreciar a los líderes de la comunidad recibiendo a esta avioneta, en el material se escuchan niños llorando y los lugareños claman por ayuda alegando que están aguantando hambre.

“Solo se llevan a los enfermos, pero no hay medicinas. Por favor, dejen venir a los aviones. ¿Nos van a dejar morir aquí? Pedimos en nombre del Señor que dejen venir a los aviones. Aquí están nuestros hijos y abuelos”, clamó una de las perjudicadas.

Correo del Caroní contactó al director del Servicio Autónomo de Aeropuertos Regionales (SAAR Bolívar) para obtener mayor información; sin embargo no fue posible obtener su declaración.