martes, 5 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El puente llega a su 61 aniversario en medio de reparaciones tardías

“El puente, desde mi punto de vista, tiene muchos años de vida si se hace el mantenimiento como debe ser”, afirma el arquitecto José Robles.

El puente General Rafael Urdaneta celebra este jueves su 61 aniversario en medio de trabajos de mantenimiento para repararlo por los efectos ambientales, tales como la corrosión, la salinidad, entre otros, así como por el constante tránsito vehicular, pero también por el tiempo que tenía sin recibir un adecuado tratamiento preventivo.

El Ministerio de Transporte, a cargo de Ramón Velásquez, junto a la Vicepresidencia Sectorial de Obras Públicas y Servicios, dirigida por Néstor Reverol, iniciaron los trabajos de reacondicionamiento en el puente sobre el lago desde mediados de 2023.

Esto por la conmemoración de los 200 años de la batalla naval del lago de Maracaibo, celebrado el 24 de julio en la vereda del lago, en donde el oficialista Nicolás Maduro inauguró el Monumento Épico por el bicentenario del conflicto armado y prometió sanear el estuario, hoy contaminado por los derrames petroleros, el “verdín” y las aguas residuales.

No obstante, previo a las celebraciones, poco se supo de los trabajos de mantenimiento realizados en el viaducto, puesto que la Fundación Fondo Nacional de Transporte Urbano (Fontur) no reveló detalles del estado de la infraestructura del “coloso”, pese a anunciar en reiteradas oportunidades que se le ejecutarían labores de mantenimiento.

De hecho, tres gremios denunciaron la opacidad y las fallas en los trabajos del puente sobre el lago, a través de un comunicado con fecha del 23 de febrero, aseverando que no se cumplen los protocolos debidos en los “ensayos o pruebas en las estructuras visibles, consistentes en tomas de muestras de concreto”.

La Cámara de Construcción del Zulia, el Colegio de Ingenieros y un grupo de profesores de la Universidad del Zulia (LUZ) abocados al análisis y al mantenimiento del puente, advirtieron, en ese momento, el desgaste de los soportes de rodillos en varios tramos, la corrosión en el acero de los pedestales, la necesidad de asegurar correctamente las guayas, entre otros percances.

A seis meses de dicho informe entregado por los gremios, las reparaciones preventivas necesarias en el puente parecen estar llevándose a cabo con el fin “garantizar su estabilidad por 30 años más”, como dijo Néstor Reverol el 19 de julio a través de un video publicado en redes sociales mientras supervisaba las obras en el viaducto.

Según el también ministro de Energía Eléctrica, el viaducto “se encuentra ya en una segunda fase de rehabilitación, es decir, en 20% de avance”, dando a entender se requiere aún más trabajo para completar la rehabilitación. 

“El puente nunca lo vamos a perder” 

El arquitecto José Antonio Robles, presidente del Centro Rafael Urdaneta (CRU), aseguró este jueves al Diario La Verdad que los trabajos realizados por la Empresa para la Infraestructura Ferroviaria Latinoamericana (Ferrolasa), encargada de realizar el mantenimiento, “se está haciendo bien”.

“El trabajo se está haciendo bien, ¿que se ha debido hacer antes? Sí, ¿que se debe hacer con mayor frecuencia? Sí, ¿que se deben atender otros daños? Sí, pero lo que se está haciendo, se está haciendo bien”, indicó.

Esto en referencia a los adelantos de Ferrolasa en la rehabilitación de los cabezales, la reparación de la corrosión del acero con productos químicos, la nueva capa de cemento en los pilares, el retensado de las 384 guayas, y otras obras realizadas en el puente sobre el lago, según lo publicado por la empresa en redes sociales.

No obstante, el arquitecto hizo hincapié en que el viaducto, “de acuerdo al mantenimiento que se le ha dado, pudiese estar mejor”, destacando “la falta de mantenimiento” que tuvo previamente, además del “abuso del tránsito vehicular y del paso de carga pesada que fatiga a la estructura con el tiempo”.

Señaló que el verdadero problema no es lo que se evidencia en la parte superior de la infraestructura, sino “lo que no se ve”.

“Lo que hay debajo del agua, allí es donde está lo grave, lo que no se ve. Si quitáramos el agua y viésemos cómo está el puente por debajo, detallaríamos la corrosión de cada estructura”, haciendo referencia a los pilares.

Sin embargo, el presidente del CRU aclaró que “el puente nunca lo vamos a perder”, ya que “así sea que una pila falle o sea destruida, se puede volver a construir, porque el puente está constituido por múltiples estructuras” y no como una ficha de dominó, que al caerse una crea un efecto en cadena, explicó.

“El puente, desde mi punto de vista, tiene muchos años de vida si se hace el mantenimiento como debe ser”, enfatizó.

Recordó que el 24 de agosto de 2022, cuando el “coloso” llegó a sus 60 años, Manuel Rosales, gobernador del Zulia, lo declaró patrimonio cultural inmueble a través de un decreto regional.

En ese entonces, recordó que “el monumental viaducto de 8 mil 678 metros fue la primera gran obra inaugurada por la democracia. El mundo fijó su mirada en el Zulia porque nuestro puente marcó un antes y un después en la ingeniería civil”.