viernes, 1 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Vecinos exigen transformador de 100 KVA para normalizar servicio eléctrico en Villa Icabarú

Desde 2018 vienen sufriendo fallas eléctricas. Las múltiples cartas que han enviado a Corpoelec y a la Gobernación de Bolívar siguen sin ser respondidas.

La madrugada del sábado 22 de agosto se terminó de dañar el último de los tres transformadores que abastecían de electricidad a seis manzanas de la urbanización Villa Icabarú, de Puerto Ordaz.

Desde 2018 los vecinos padecen problemas eléctricos, pero ahora con la avería del último transformador quedaron totalmente a oscuras. Virginia Rodríguez señaló que, aunque una cuadrilla de trabajadores se acercó ese mismo día, no fue hasta el día miércoles que les entregaron un transformador de 100 KVA, insuficientes para los 225 KVA que requieren.

Aunque la instalación era reciente, el nuevo transformador se sobrecargó el jueves y empezó a derramar aceite. “Nos da miedo que se vaya a dañar”, expresó preocupada, por lo que solicitan que al menos sean atendidos con otro transformador de 100 KVA y se nivelen las cargas eléctricas.

En el sector viven niños, personas mayores y enfermos con condiciones de salud delicada, aunque han mantenido comunicación con el gobernador de Bolívar, Justo Noguera y Dimas González, gerente de distribución de Corpoelec, poca han sido las atenciones por parte de la estatal. “No hemos tenido respuesta aún”, detalló.

De acuerdo con Rodríguez, trabajadores señalaron que los afectados debían costear por sus propios medios los gastos de un nuevo transformador. Este tipo de equipos pueden valer en el mercado alrededor de 2.700 dólares, la mayoría de los vecinos no tienen para colaborar en la compra del equipo.

Un cumulo de problemas

Orlando Ruiz, otro de los afectados, manifestó que el periodo de sábado a miércoles fue fatal debido a calor y las plagas, sobre todo para los niños y personas mayores que habitan en las más de 40 viviendas.

Los problemas eléctricos generaron múltiples complicaciones. Comentó que con la explosión se le daño la nevera y otros vecinos sufrieron pérdidas de cocinas y aires acondicionados, algunos por su parte tuvieron que buscar leña para cocinar.

“No es suficiente porque son 49 familias”, indicó sobre el único transformador de 100 KVA que se mantiene operativo. Ruiz manifestó sentirse impotente al no poder solucionar los problemas y al haber posibilidades de dañarse este nuevo transformador de no ser atendidos con otro.

Un problema repetitivo

El deficiente servicio de Corpoelec no es un tema nuevo, la desinversión y la falta de transformadores sigue perjudicando a los guayaneses. Durante mayo, 120 familias de Los Mangos quedaron sin energía eléctrica durante más de una semana dado que la estatal no tenía equipos.

Comerciantes del Centro Cívico cumplían en junio alrededor de tres meses sin energía eléctrica debido a la falta de repuestos, mientras para junio, 14 familias de Los Olivos tenían cuatro meses sin electricidad para conectar aires, neveras y lavadoras.

Los trabajadores de la estatal pese a que mantienen sus operaciones sin equipos de seguridad, las carencias de repuestos y transformadores sigue siendo factor determinante que mantiene a los guayaneses sin un servicio digno.