lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Vecinos de Alta Vista denuncian toma de estacionamiento como parada de unidades de transporte público

En un intento por mantener el orden en la parada de la Plaza del Hierro, transportistas se ubicaron en una zona residencial para evitar los embotellamientos en la parada.

Transportistas de Ciudad Guayana tienen alrededor de un mes usando como parada vehicular el estacionamiento ubicado frente a Don Regalón en Alta Vista, espacio que se ha deteriorado debido al abandono de las autoridades, la presencia de quioscos de comida rápida inoperativos y desechos sólidos.

La situación hizo que habitantes de los edificios residenciales adyacentes denunciaran a Correo del Caroní el uso de este espacio calificando la acción como una arbitrariedad, ya que corresponde a un área compartida de la zona residencial. Además se mostraron descontentos ante la acumulación de desperdicios y el ruido que dura hasta altas horas de la noche.

Vecinos del edificio Tamanaco II aseguran que este es un espacio para sacar a sus mascotas, hacer ejercicio y caminatas, actividades que aseguran ya no pueden hacer.

Las organizaciones de transporte que recorren la ruta que va desde Alta Vista a Core 8 explicaron que en un intento por prevenir los embotellamientos en la parada que les corresponde -frente a la Plaza del Hierro-, diseñaron un proyecto que presentaron ante el Instituto Municipal de Transporte, Tránsito y Vialidad de Caroní para dar uso al estacionamiento.

La presidenta de la organización Octava Estrella, Nancy González, aseguró que la cantidad de unidades prestando servicio es excesiva para las dimensiones de la parada, provocando el atasco vehicular y el desorden en la zona.

“Estamos usando este espacio con previa autorización de la Alcaldía. Presentamos dos proyectos al Instituto Municipal de Transporte, Tránsito y Vialidad de Caroní. Los analistas vinieron, inspeccionaron los vehículos, hicieron el recorrido y vieron acorde este espacio para ubicar las unidades”, declaró.

La dinámica de movilidad consiste en mantener solo seis unidades de transporte en la parada ubicada frente al Centro Comercial Zulia. Luego de que los pasajeros abordan y las unidades inician el recorrido, la figura del “chequeador” llama a otro encargado que se encuentra en el estacionamiento para que dé aviso a los choferes y envíen seis unidades más. Al terminar la ruta, los vehículos deben volver al frente del local conocido como Don Regalón y esperar a ser llamados nuevamente a la parada.

“Cuando nosotros llegamos aquí, esto era un basurero. Había desechos, zamuros, de todo. Esto está limpio gracias a nosotros. Los primeros días los vecinos bajaron a darnos las gracias por la limpieza. La Alcaldía está enterada porque esto se hizo tras consultar al Instituto Municipal”, aseguró González tras ser cuestionada sobre quejas de los residentes por basura, ruidos y peleas frente a los apartamentos.

Habitantes del sector no fueron consultados 

Residentes del edificio Tamanaco II declararon no haber sido notificados por parte de ninguna institución, ni por las organizaciones de transporte del cambio de uso del espacio que “pertenece a los conjuntos residenciales”.

Oscar Flores, propietario del edificio, aseguró que el estado del estacionamiento es parte de una de las problemáticas del sector debido a la falta de mantenimiento y la presencia de quioscos abandonados que fungen como escondite para los delincuentes.

“Los autobuses esos no sé para dónde salen. Están ahí hasta las 4:00 de la tarde. Se la pasan orinando por ahí y aquí residen niñas. Uno sale y eso es una peste a orina. Yo no les quito el derecho a trabajar, pero realmente uno no sabe qué están haciendo ahí. Nunca he visto a los microbuseros limpiar eso. Eso es mentira”.

Para Humberto Plaza, otro residente del edificio, la toma del estacionamiento provoca la proliferación de desechos y la inutilidad de una zona de esparcimiento para los vecinos. “Sí he notado que limpian el espacio, pero habría que ver cómo progresa. No lo veo positivo porque eso genera zozobra, están esos buses parados ahí… Ellos deberían buscar otro sitio para poner sus unidades. Ni siquiera nos comunicaron nada. Ellos están ahí y nadie les ha dicho nada. También pusimos la queja en la Alcaldía sobre los tráileres abandonados allí. Nadie ha venido a ver eso tampoco”.

Un miembro de la junta de condominio, cuyo departamento está en el piso número 6, calificó como terrible la situación. “Hablan tan alto que todo se oye hasta aquí. También hay peleas y problemas entre ellos. Con respecto a la basura, nosotros hasta pagamos para que se la lleven en caso de que no pase el servicio de aseo urbano. Ellos están todo el día allí generando basura con bolsas de comida, botellas…”.

“Eso se ve horrible. Además es un espacio para que la gente en la tarde saque a su perro, haga ejercicio, caminen. Ya nada de eso se puede hacer con esos autobuses. Comunicación no ha habido. Yo te estoy diciendo lo que veo. Con el presidente de la junta no se ha dicho nada porque, de ser así, lo hubieran escrito en el grupo de la junta”.

Incongruencias estadales 

Kervin García, chofer de la línea Gran Sabana, aseguró que tuvieron conversaciones con las personas del Ayuntamiento antes de tomar el espacio. Asimismo confirmó la historia de las inspecciones por parte de la municipalidad y las jornadas de limpieza. “Son los mismos vecinos quienes botan basura aquí. No sé por qué nos quieren sacar de aquí”.

Además, García aseguró que el presidente del Instituto Municipal de Transporte, Tránsito y Vialidad de Caroní, José Rosario González, aprobó el proyecto del estacionamiento y dirigió la inspección; no obstante, también relató que unas semanas más tarde Rosario negó haber dado la autorización. Lo que molestó a los transportistas, quienes decidieron permanecer en el lugar.

Correo del Caroní visitó la zona y pudo constatar la presencia de los múltiples quioscos abandonados; asimismo la proliferación de desechos sólidos y la presencia de zamuros en el lugar.

Durante la visita una de las presidentas de las organizaciones llamó la atención de los choferes por reproducir música durante el tiempo de espera, instando a mantener los vehículos apagados.