viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Usuarios de la bomba Santa Inés denuncian maltrato militar y privilegios a cambio de pagos en dólares

Uno de los usuarios de la estación de servicio reportó que las autoridades permiten la venta de puestos en la cola en 10 dólares, pago que también garantiza el surtido de combustible a tanque lleno.

@mlclisanchez

Usuarios de la estación de servicio Santa Inés en San Félix denunciaron este lunes el maltrato por parte de militares de la Guardia Nacional en la cola de la gasolina, además de venta de puestos en dólares con la garantía de despacho a tanque lleno.

Después de tres días en la cola de la estación de servicio para recibir un número y así garantizar el puesto para proveerse de combustible este martes 03 de noviembre, el teniente de la Guardia Nacional a cargo mandó a 100 usuarios a salir de la fila unas tres veces.

“Tuvimos que soportar las humillaciones del teniente y su sargento. De tanto hablar se logró que nos enumeraran los carros y anotaran las placas de los vehículos”, manifestó uno de los usuarios de la estación que prefirió mantener su nombre en reserva por temor a represalias.

La razón del altercado es que solo está permitido hacer colas para recibir el número de atención el mismo día en el que corresponde abastecerse de combustible, según su número de placa y no con días de antelación. Con este criterio, los militares intentaron desalojar a quienes por días hicieron la cola para retirar un número y así surtir este miércoles, cuando corresponde a las placas terminadas en tres y cuatro.

Esta normativa no se cumple en ninguna estación de servicio, pues todas están colapsadas y los usuarios deben hacer colas para pedir un número con días de antelación, como la única forma de garantizar ser atendidos.

En medio del altercado para hacer cumplir esta normativa, los usuarios alegaron ser maltratados por los uniformados militares y acusaron a los encargados de organizar la fila de permitir la venta de espacios en la cola en 10 dólares. Este pago también garantiza el surtido de combustible a tanque lleno, en medio del racionamiento en las estaciones de servicio subsidiadas.

“¡Eso mientras a nosotros nos dan 30 o 20 litros!, queremos hacerle un llamado a los superiores del teniente que metan la lupa a la estación de servicio Santa Inés aquí en San Félix”, instó.

El hombre también informó que los uniformados estuvieron a punto de detener a su compañero, quien estaba grabando con su celular la disputa entre usuarios y funcionarios. Otro de los conductores, que también pidió mantener su nombre en reserva, aseguró que uno de los uniformados estuvo a punto de golpearlo. “Ellos están alzados, ofenden a la gente, un guardia me ofendió y estuvo a punto de golpearme”, dijo.

Las irregularidades en torno al surtido de combustible son un patrón que se repite en todas las estaciones de servicio, con elementos diferenciadores, mientras la seguridad, integridad y la salud de los conductores se ven amenazadas.