martes, 5 de julio de 2022

Transportistas piden regularizar surtido de combustible y fijar tarifa de pasaje que cubra costos operativos

El gremio solicita una reunión con autoridades y la visita de una comisión del gobierno central que verifique las irregularidades relacionadas con el suministro de gasoil y permisos de ruta en Ciudad Guayana.

El gremio solicita una reunión con autoridades y la visita de una comisión del gobierno central que verifique las irregularidades relacionadas con el suministro de gasoil y permisos de ruta en Ciudad Guayana.

@mlclisanchez

Transportistas de Ciudad Guayana convocaron a la Alcaldía de Caroní, ZODI Bolívar y demás autoridades a reunirse con las bases del gremio para regularizar el surtido de combustible, reactivar los créditos para repuestos automotrices y para fijar una tarifa de pasaje que cubra los costos operativos de las unidades de transporte público.

Además solicitaron la visita de una comisión del gobierno central para verificar las irregularidades relacionadas con el surtido de combustible y permisos de ruta en Ciudad Guayana. El llamado lo hicieron la mañana de este miércoles en la Plaza del Hierro, Puerto Ordaz.

“El sector transporte viene en decadencia, hay 68 organizaciones y siete sindicatos de transporte que hacemos vida aquí. En estos momentos estamos prácticamente quebrados. La situación del combustible nos aqueja a diario, unidades tipo pick-up, Van, carros de cinco puestos, unidades colectivas de 48, 32 y 26 puestos en general, nos rendimos ante la desidia gubernamental”, declaró Marco Rivero, presidente de la línea de transporte La Piña.

De no llegar a acuerdos en las tarifas de pasaje, los transportistas piden al Estado reactivar los créditos para la compra de repuestos y cauchos | Foto William Urdaneta

Desde hace casi dos años el sector transporte público solo tiene asignadas dos estaciones de servicio para surtir, una en Puerto Ordaz y otra en San Félix. Cada organización solo puede inscribir en el listado de la ZODI a cinco unidades de transporte por semana, cada autobús puede surtir únicamente cuatro veces al mes, y con un límite de 50 litros que alcanzan para apenas una jornada laboral. Algunos transportistas ni siquiera llegan a aparecer en el listado para surtir, según denuncian.

Los agremiados piden regularizar el despacho para surtir toda la semana y tener acceso a cualquier estación de servicio. “No importa que no nos subsidien, podemos comprar a precio dolarizado, pero que podamos echar combustible en cualquier estación a cualquier hora”, manifestó Edgar Fermín.

Las restricciones en el surtido de combustible obligan a los transportistas a comprar gasoil en el mercado negro a 2 bolívares por litro (80 dólares el tambor de 210 litros que rinde para una semana de trabajo), lo que impacta en el costo final del pasaje.

“En las unidades Iveco 50 litros dan para trabajar un día, en las unidades Encava 50 litros alcanzan para una vuelta nada más, y la unidad Mercedes Benz con 50 litros da una vuelta y media nada más… Cada unidad puede surtir una vez por semana… pero nosotros no podemos parar, por eso tenemos que comprar a medio dólar”, explicó Salvador Vera, otro transportista.

La falta de combustible, bajas tarifas y la falta de créditos para repuestos redujeron en 33% a la flota de transporte: de 1.860 unidades inscritas, funcionan 1.240, informó el gremio.

Señalaron además que no se sienten representados por los sindicatos de transporte que, aseguran, están politizados y actúan según intereses políticos y económicos particulares.

Unidades a gasolina paralizadas

Para las unidades que funcionan con gasolina, el panorama es más crítico, desde 2020 al menos 850 vehículos a gasolina dejaron de trabajar por falta de combustible, algunos trabajan a medias. Cada unidad puede surtir una vez al mes, deben comprar gasolina a 1,5 dólares por litro en el mercado negro.

Estas unidades consumen hasta 100 litros de gasolina por jornada laboral, mientras en las estaciones de servicio solo pueden surtir 50 litros mensuales. “No es factible, nosotros tenemos derecho a trabajar, somos personas con familia. Lo que queremos es poder surtir todos los días, poder prestar el servicio”, dijo Alberto Costa, transportista con dos carros a gasolina.

Reajuste de tarifas de pasaje y créditos

Los transportistas solicitan a autoridades acordar un reajuste oficial de las tarifas del pasaje. Aseguran que la tarifa aplicada por el sector -de 1,5 a 3 bolívares dependiendo de la ruta-, no alcanza para la inversión que implica hacer mantenimiento mensual a los autobuses.

Los transportistas no se sienten representados por los sindicatos de transporte que, aseguran, están politizados y actúan según intereses particulares

Los afectados puntualizaron que, aparte de pagar 25 dólares diarios por 50 litros de gasoil, deben costear mensualmente: pailas de 19 litros de aceite valoradas entre 90 y 100 dólares, bandas entre 50 y 60 dólares, los filtros de aire acondicionado entre 15 y 20 dólares, liga de freno en cinco dólares, y el cambio de cauchos de 130 dólares en adelante.

Hace dos años los transportistas establecieron una estructura de costos que estimaba que una tarifa de 10 u 11 centavos de dólar era suficiente para cubrir costos operativos -que la Alcaldía nunca llegó a aprobar-. Hoy, esa estructura quedó desfasada, y piden armar junto a autoridades competentes otro tabulador.

De no concretarse algún acuerdo con la tarifa, el sector pide que entonces se reactiven los microcréditos del Estado para la compra de cauchos y repuestos automotrices. Tal beneficio era otorgado por el Fondo Caroní de Transporte Urbano (Foncatur) y CrediCaroní, dos iniciativas dependientes de la Alcaldía de Caroní que están suspendidas desde hace más de seis años.

“Estamos prestos a ayudarnos con el tema de la tarifa de transporte, pero que vaya de la mano con recibir un subsidio enmarcado en las bases del sector transporte. Si nos logramos reunir puede haber un entendimiento”, planteó Rivero.

Control de líneas “piratas” 

El sector también pide a la Alcaldía imponer orden en las rutas ante la cantidad de unidades de transporte que hacen recorridos sin permisos de ruta. “Nos afecta, nos quitan pasajeros y ni siquiera están adscritos a ninguna línea, eso se tiene que acabar”, manifestó William Méndez, otro transportista.

En teoría, para trabajar en una ruta otorgada por la Alcaldía, los transportistas deben estar inscritos en una organización y cumplir con otra serie de requisitos. “La mayoría de las unidades piratas hacen transporte institucional o privado, y al terminar, se meten en la ruta a piratear, sin estar inscritos”, dijo otro conductor.

Esta semana, transportistas de la ruta Alta Vista-Villa Jade informaron que suspendieron el recorrido hacia Villa Jade porque personas en desacuerdo con las líneas afiliadas lanzaron piedras a al menos siete autobuses, y quebraron los vidrios de tres unidades.

“Es peligroso, porque pudieron herir a los choferes, o a algún niño. Sabemos que son personas a las que no les conviene que los transportes registrados hagan esa ruta”, expresó Fabiana Nápoles, presidenta de la línea Medina Car.

La falta de combustible, bajas tarifas y falta de créditos redujeron en 33% la flota de transporte público en Ciudad Guayana

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img