miércoles, 22 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Renace el caos en las estaciones de servicio subsidiadas en el estado Bolívar

La angustia por surtir gasolina, el incumplimiento de prohibición de colas nocturnas y la improvisación provocan el colapso de las principales avenidas de Ciudad Guayana.

Lejos de aminorar el problema del combustible, en Bolívar renace el caos, principalmente en las estaciones de servicio subsidiadas. En estas, antes de que el gobernador Ángel Marcano prohibiera las colas nocturnas y los listados, se aplicaba un premarcaje desde días antes del anuncio del día de despacho según el terminal de placas.

Esto también generaba anarquía entre conductores desesperados por marcar, e incluso, accidentes de tránsito. Sin embargo, la prohibición de esa dinámica el caos se agudiza conforme pasan los días, y los conductores no tienen garantía de la regularización en el despacho de gasolina.

La cola para la estación de servicio Caura pasaba de la redoma de Makro | Foto Jhoalys Siverio

Ejemplo de ello es lo ocurrido en la estación de servicio Caura, en la zona de Alta Vista en Ciudad Guayana. A pocos minutos de que la Gobernación publicó el comunicado con la información acerca del despacho de combustible para los terminales de placas 7 y 8, los conductores de los vehículos comenzaron a formarse en el Paseo Caroní, donde previamente se informó que sería allí donde comenzaría la cola.

Las autoridades policiales estuvieron toda la noche y parte de la madrugada evacuando a los carros, y recordando a los choferes que las colas están permitidas a partir de las 5:00 am, de acuerdo con lo que dispuso el mandatario regional.

“Las sirenas de las patrullas no dejaron dormir a los vecinos de esta zona en Alta Vista. Sacaban a los carros, y a la hora volvía a formarse hasta que llegaba nuevamente la Policía. Así estuvieron casi toda la noche”, comentó Mariangela Moros, residente de uno de los edificios de Alta Vista, en el Paseo Caroní.

Como castigo, a las 5:00 de la mañana, las autoridades notificaron que la cola comenzaría desde la intersección de la carrera Churum Merú (en el semáforo diagonal a la estación de servicio), en la avenida Guayana.

“Te podrás imaginar el caos que se originó en ese momento. Todos haciendo piques para llegar de primeros, casi igual como cuando llamaban para hacer el premarcaje que salíamos corriendo hacia la avenida que va para Cambalache”, relató uno de los conductores.

Uno de ellos estaba de número 242 y su vehículo a la altura de la redoma de la Paz (Makro). La cola se extendió hasta casi el aeropuerto de Ciudad Guayana.

“Hay unos que dicen que era mejor cuando hacían premarcaje y entregaban un ticket. Otros no están de acuerdo y prefieren que eliminen ese sistema como lo hicieron ahorita. El hecho es que ninguna de las dos formas funcionan si seguimos sin gasolina y con despacho por terminal de placa cada 15 días”, manifestó Roberto Bolívar, quien optó esta vez por gastar 20 dólares y acudir a una estación de servicio dolarizada que, aunque con colas, estaban más cortas y avanzaban rápido en su mayoría.

Distribución 

Es de recordar que la medida de prohibición de colas nocturnas por gasolina se hizo junto con el anuncio de que, en una a dos semanas, llegarían embarcaciones con 40 mil litros de gasolina por semana.

Marcano dijo que ello ayudaría a contar con un inventario, mientras se repara el poliducto que va desde San Tomé hasta Puerto Ordaz, el cual presenta unas 170 perforaciones por actos vandálicos, y por donde se pierde el 30% del combustible que se distribuye a Bolívar.

También prometió que al contar con suficiente inventario de combustible se levantarían las restricciones del despacho.