miércoles, 29 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Presidente de Supraguayana: hay zamuros porque los ciudadanos hacen mal manejo de los desechos

El representante de la empresa aseguró que no culpa a los vecinos, pero señaló que las personas no hacen un manejo adecuado de los desechos por falta de educación.

Habitantes de Unare II se quejan por el colapso de los contenedores de basura en la avenida principal del sector. Estas unidades de recolección fueron instaladas por la Alcaldía durante el 2021, pero son insuficientes lo que hace que vecinos y transeúntes compartan el paso peatonal con las aves carroñeras.

En respuesta a las denuncias de residentes y comerciantes de la avenida principal de Unare II, el presidente de Supraguayana, Justino Albornoz, admitió que de las 500 toneladas de desperdicios que se generan diariamente en toda la ciudad, el servicio de aseo puede recoger solo 350 toneladas, a pesar de contar con apoyo externo financiado por la Gobernación.

En cuanto a la cifra de desechos que se generan a diario en Ciudad Guayana, la cifra citada por Albornoz contrasta con la ofrecida en 2021 por el expresidente de Supraguayana Juan José Méndez, quien manejaba la cantidad de 700 toneladas de desechos generadas diariamente.

La autoridad de Supraguayana informó que hay 21 compactadoras operativas (de 31) de desechos sólidos, cuyas rutas están distribuidas en las diferentes parroquias de la ciudad. Explicó que este número es insuficiente para sanear la urbe y responsabilizó a la guerra económica de impedir la reparación de compactadoras averiadas por falta de mantenimiento.

 

Los zamuros están ahí todos los días. Defecan encima de uno. Pasas y te echan lo que llevan podrido en la boca casi en la cabeza… Convivimos todo el día con ellos”

 

A pesar de que el ente encargado de la recolección funciona solo al 70%, Albornoz atribuyó el problema de los zamuros a la falta de educación de los ciudadanos en materia de disposición de desechos.

Sin embargo, la Ley de Residuos y Desechos Sólidos dictamina que la creación de conciencia en esta materia es responsabilidad de los entes gubernamentales.

– ¿Qué respuesta pueden dar a la problemática de los zamuros en diferentes puntos de la ciudad, entre ellos, Unare?

– Donde hay zamuro es porque hay tripas de pollo. Zamuro no come papel. Hay una ordenanza municipal de que cualquier comercio que tenga actividad económica debe generar un cuarto de depósito de desechos. Muchos de ellos no pagan el aseo, pero quieren que papá gobierno le pase todos los días con una compactadora por su casa. La isla no es para tirar basura. ¿Quién dijo que todos los días yo tengo que ponerle una compactadora para que ellos depositen sus desechos sólidos? ¿Quién dijo que se puede tirar tripas de pollo en la calle? Vamos a aplicar la ordenanza municipal. Ellos deben construir un cargo de depósitos.

En relación con estas afirmaciones, cabe mencionar que según la Ley de Residuos y Desechos Sólidos, es responsabilidad de la municipalidad construir recolectores de desechos que se adapten en forma y tamaño a las necesidades de la zona (establecido en su artículo 40). 

– ¿Qué respuesta les da a los vecinos que no tienen comercios e igualmente se ven afectados por la proliferación de desechos?

– Yo recojo la basura con una ruta y frecuencia planificada. Los desechos orgánicos deben congelarse y sacarlos cuando usted vea que pasa el aseo. Cuando usted vea que va a pasar el aseo, usted deposita los desechos orgánicos. Si es un apartamento, bajarlo al condominio. La mayoría de esos apartamentos tienen depósitos. 

Vecinos culpan a la escasez de combustible

Marisol Rodríguez, residente de Unare II, declaró que “las personas de las zonas cercanas no cuentan con contenedores ni servicio de aseo frecuente. Entonces vienen a echar la basura aquí. Los containers fueron colocados solo en la avenida principal, hacia las viviendas no hay”.

Rodríguez manifestó preocupación en cuanto a la salubridad debido a la situación.

“Los zamuros están ahí todos los días. Defecan encima de uno. Pasas y te echan lo que llevan podrido en la boca casi en la cabeza… Convivimos todo el día con ellos”.

Aunque Albornoz aseguró que SupraGuayana cuenta con un sistema planificado de compactadoras y que todas cumplen con la ruta y frecuencia establecida, vecinos de la urbanización Río Negro, en la avenida Atlántico; La Querencia, en Alta Vista y Manoa, en San Félix, reportan que el servicio de aseo urbano solo pasa una vez a la semana. Denuncia que se repite en diferentes zonas de la ciudad.

La falla en la recolección viola la Ley de Residuos y Desechos Sólidos que en su artículo 35 establece: “Los residuos y desechos sólidos colocados dentro de los contenedores, que han sido destinados especialmente como depósitos temporales de los referidos desperdicios, deberán retirarse diariamente para mantener, en óptimas condiciones sanitarias, el uso adecuado de las vías peatonales y vehiculares existentes”.

El artículo 46 de la ley previamente citada establece que “el ente responsable de la gestión deberá proveer los envases apropiados para el cumplimiento de los objetivos de la recolección selectiva, entendiéndose por ésta, la separación en el origen por tipo de material, e informar debidamente a la población respecto de la frecuencia de recolección de los materiales a reciclar”.

 

A pesar de que el ente encargado de la recolección funciona solo al 70%, Albornoz atribuyó el problema de los zamuros a la falta de educación de los ciudadanos en materia de disposición de desechos

 

Tras ser interrogado sobre políticas de reciclaje y aprovechamiento de desechos, Albornoz admitió que más allá de iniciativas escolares, no hay políticas oficiales claras ni planificación para educar en cuanto a dinámicas de separación de desechos.

Residentes entrevistados opinaron que la escasez de combustible provoca que las compactadoras no entren a las comunidades dejándolas sin servicio, en consecuencia, se ven obligados a concentrar todos los desechos en la avenida principal.

Asimismo, la visita de personas que rompen las bolsas de basura para buscar comida debido a la crisis alimentaria, empeora la situación.

Leonardo Ramírez, residente de Unare II y exsupervisor voluntario de Supraguayana, comentó que, pese a que la llegada de los contenedores buscaba solventar la problemática, el sistema ha colapsado.

“Si las compactadoras cubren la ruta dentro de las urbanizaciones, los ciudadanos no sacan la basura hacia las avenidas. Esta dinámica de colocar los contenedores en las avenidas principales colapsó”.

“Ellos trabajan con el poco combustible que les hacen llegar. O se meten hacia las urbanizaciones o recogen la basura que está en las avenidas. Mucha gente, en vista de que la compactadora no pasa con la regularidad que pasaba antes, se ve obligada a traer la basura a los contenedores que están en la avenida principal de Unare. Deberían ser retirados y mejor distribuidos en la ciudad. Si tú le asignas uno a cada urbanización, la cosa va a mejorar. Un contenedor está diseñado para 500 kilos y la gente desecha 1.5 toneladas al día”, señaló Ramírez.