jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Persisten irregularidades en el suministro de combustible en Bolívar

Guayana inicia el 2023 con escasez de combustible. La gasolina ofertada en el mercado negro tiene un costo de 1.5 dólares el litro, afectando aún más los ya golpeados bolsillos de los guayacitanos.

Luego de que durante el mes de diciembre regresaran las colas para surtir combustible en las estaciones de servicio bolivarenses, el 2023 no pinta mejor para los habitantes del municipio Caroní, pues durante la primera semana de enero persisten las irregularidades en el surtido de gasolina y la falta de información oficial sobre la problemática.

El estado Bolívar es uno de los pocos en el territorio nacional que mantiene la restricción de surtido según el terminal de placas, lo que implica otro obstáculo para los conductores, quienes pasaron de una aparente normalidad en la que podían surtir una vez a la semana en noviembre de 2022, al incumplimiento en el despacho.

El pasado 31 de diciembre, los vehículos con placas 9 y 0 pudieron surtirse en horas de la mañana, mientras que el 2 de enero no hubo despacho.

El 3 de enero se reanudó el surtido para placas 1 y 2, pero el miércoles nuevamente las estaciones se mantuvieron cerradas.

Este 5 de enero hubo despacho para carros con placas 3 y 4. Esta situación se traduce en preocupación para los choferes, quienes desconocen las fechas de despacho y, además, ven mermada la frecuencia de surtido.

En vista de ello, vuelven las pernoctas en las colas, ya que los conductores empiezan a formar las filas en la tarde del día anterior, aún sin saber si al día siguiente habrá o no despacho.

Ante la escasez de combustible en las estaciones de servicio, el mercado negro aumenta el precio de la gasolina, la cual se vende hasta en 1.5 dólares el litro, mientras que el valor oficial está fijado en 0.50 centavos de dólar.

Pese a que los revendedores lo ofertan al doble de su precio, conductores aseguraron a este medio que muchas veces es la única alternativa que tienen para poder abastecerse, ya que cuando hay despacho las colas son interminables.

“Afecta bastante porque hay que pasar la noche en el carro o dejar el carro solo en la cola con el riesgo de que te lo roben. La semana pasada aplicaron la modalidad de que no enviaban gasolina a todas las estaciones dolarizadas y los comunicados salían tarde. Las personas tenemos la incertidumbre de no saber si meternos o no en la cola por desconocer si esa estación recibirá combustible al día siguiente”, declaró un comerciante.

Las colas de gasolina incrementan la peligrosidad en las calles, ya que muchas veces son tan extensas que atraviesan avenidas y canales de desplazamiento rápido, lo que se traduce en accidentes de tránsito, situación que es agravada por la falta de alumbrado público y semáforos operativos en la ciudad.