lunes, 4 de julio de 2022

Pdvsa Gas instala red de distribución de gas doméstico por tubería en edificios de Unare

Más de 300 familias contarán con el suministro de gas por tubería en la zona: una reconexión del sistema que comenzó en el gobierno de Hugo Chávez y no se había concretado hasta ahora, en medio de la escasez de gas en cilindros.

@mlclisanchez 

Residentes de los bloques de Unare I, Ciudad Guayana, con apoyo técnico de Pdvsa Gas, instalaron una red de distribución de gas doméstico por tuberías que beneficia a al menos a cuatro bloques de entre 54 y 80 departamentos.

Durante las próximas semanas prevén terminar la instalación en otros seis bloques de la zona con la misma cantidad de departamentos.

El trabajo se trata de una reconexión de sistema de gas por tubería que inició durante la gestión del expresidente Hugo Chávez, pero que nunca se concretó en la zona y que se retomó ahora en medio de la grave crisis de gas doméstico por cilindros y sus cada vez mayores fallas de producción y distribución.

Los habitantes del sector informaron que el surtido de gas doméstico era irregular, podían pasar hasta cuatro meses sin gas y cuando llegaba, duraba solo 15 días. La situación es apenas un reflejo de la escasez de este combustible a causa de distintos factores, entre ellos la desinversión y mala administración de las infraestructuras de extracción y procesamiento de gas licuado de petróleo (GLP).

“Por eso esto me parece positivo porque, pese a todo lo malo, ya no tenemos que depender de las bombonas”, manifestó César Montaño, uno de los beneficiados de la instalación de gas por ramal y encargado de la mano de obra.

“Esto se está haciendo desde diciembre de 2020, lo estamos continuando. Pdvsa Gas puso los materiales y nos supervisa”, señaló otro residente del sector beneficiado.

Ramales desde Anaco

En Venezuela, apenas 7% de la población utiliza gas metano, que es el que se distribuye por tubería y no es escaso. En cambio, la mayoría de la población depende del GLP (el que se distribuye en bombonas) para cocinar, cuando solo hay capacidad para abastecer a menos del 70% de la demanda, por la debacle de la producción que el régimen atribuye a las sanciones estadounidenses.

Expertos consideran que una buena opción para disminuir la demanda de GLP, mientras no haya capacidad para procesarlo, es implementando un programa masivo de gasificación de metano. Lo que permitiría que la poca disposición de GLP llegue a comunidades remotas o zonas donde no es posible instalar redes de distribución por tuberías.

Hasta ahora no hay anuncio oficial que confirme que habrá una instalación masiva de gas metano en otras zonas de Ciudad Guayana.

En diciembre de 2020, el régimen anunció la reactivación de la Planta Compresora Santa Rosa, ubicada en Anaco, estado Anzoátegui. Esa instalación, en teoría, permitiría la reincorporación de 120 millones de pies cúbicos de gas “para cubrir la demanda del mercado interno”. Los nuevos pies cúbicos implican 20 mil bombonas diarias de GLP para 600 mil familias mensualmente que, antes no estaban disponibles.

Con todo y reactivación, la mayoría de la población continúa apelando a la leña para rendir sus reservas de gas en cilindros, cocinando en hornillas eléctricas, o adquiriendo uno que otro cilindro en el mercado negro, valorado entre los 10 y 30 dólares, dependiendo de los kilos.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img