martes, 28 de junio de 2022

Medidas improvisadas del gobierno regional para evitar contagios de COVID-19 crearon caos en Ciudad Guayana

La decisión del ejecutivo regional ocasionó efectos contrarios a los declarados, pues los ciudadanos se retrasaron por horas para llegar a sus hogares y cientos tuvieron que caminar ante la ausencia de transporte público. | Foto William Urdaneta

La decisión del ejecutivo regional ocasionó efectos contrarios a los declarados, pues los ciudadanos se retrasaron por horas para llegar a sus hogares y cientos tuvieron que caminar ante la ausencia de transporte público. | Foto William Urdaneta

@g8che

Nuevamente las medidas improvisadas del gobierno regional generaron incertidumbre y problemas a los ciudadanos de Ciudad Guayana. “Yo estoy saliendo del trabajo, ve la hora que es, no es ni la 1:00 pm y están trancando las calles”, recriminó un ciudadano que esperaba transporte en Alta Vista y que ante el cierre de vías por los cuerpos de seguridad del Estado no podía regresar a su casa. Así como él, cientos de guayaneses quedaron varados.

Alex Pantin, secretario de Seguridad Ciudadana de Bolívar, informó -desde Upata, municipio Piar- el miércoles 3 de abril pasada las 11:00 am que cerrarían las ciudades del estado a las 12:00 del mediodía.

Posterior a eso, informó este jueves 4 de abril a las 9:47 de la mañana que por órdenes del gobernador, Justo Noguera, las personas debían estar en su casas a las 12:00 del mediodía y que intensificarían los operativos de prevención para la “contención” del COVID-19.

 

Cada vez más situaciones y en vez de tener solución para cada una, lo que hacen es absorber más a la persona, es un desgaste diario”.

Esto echó por tierra la forma en la que se estaba trabajando en el municipio Caroní desde hace dos semanas, en el que, por medidas del alcalde Tito Oviedo, los sectores priorizados podían trabajar hasta las 12:00 del mediodía y el sector farmacia hasta las 3:00 de la tarde.

“Es un colapso total la ciudad”, expresó el transportista Marco Rivero. Relató que incluso antes de las 12:00 del mediodía ya había funcionarios de seguridad del Estado trancando las calles de la urbe. “La población que labora sale a un cuarto para las 12:00 y quedaron varados”.

El transportista pudo enterarse en el transcurso de la mañana de la medida, pero señaló que había microbuseros que hasta las 2:00 de la tarde desconocían la información. Rivero calificó el anuncio como radical, al complicar la condición de las personas que dependen de transporte público para ir y regresar a sus trabajos.

“No se consulta, no se ven los pro, los contra”, expresó el conductor. Asimismo indicó que las trancas policiales generaron mayores incertidumbres en los pasajeros. “Había una preocupación, una alarma en los usuarios”.

En Alta Vista las trancas se generaron a la altura de Makro, McDonald’s cercano a Macrocentro, la Plaza Monumento a CVG y en la bajada del elevado del Colegio Loyola de Puerto Ordaz.

Empeorar la condición de las empresas

Tanto en CCC Alta Vista I como en la Plaza del Hierro quedaron personas varadas ante el poco transporte | Fotos William Urdaneta

Una comerciante de un sector priorizado que prefirió no identificarse, tardó una hora en llegar a su casa en un trayecto no mayor a 20 minutos por una alcabala en la Plaza Monumento a CVG. La orden la tomó desprevenida ante el poco tiempo del anuncio. “Yo no había visto la medida”, afirmó.

La norma los limita a trabajar menos tiempo lo que solo empeora las condiciones de quiebra de las empresas en la ciudad. “Estamos al borde del cierre técnico, el mes pasado con esta cuarentena radical no dio ni para pagar el alquiler (…) quieren que quebremos todos”, sostuvo.

Pese a que Pantin anunció la medida como una forma de “contención” del COVID-19, la ciudadana recriminó que las personas deben planificarse para sus labores, trabajar y hacer sus diligencias primordiales. “¿Pero creen que esa medida va a evitar más contagios? ¡Mentira! la gente tiene que salir a buscar a comida, a buscar algo que hacer”, señaló.

Colas kilométricas

A la altura del antiguo edificio Maxy’s de Alta Vista, del elevado del Loyola y del parque Cachamay, cientos de ciudadanos bajaban caminando en dirección a San Félix, esto mismo se observó del otro lado de la ciudad, en la avenida Leopoldo Sucre Figarella.

Una de las peores trancas fue en la avenida Guayana, entre Puerto Ordaz y San Félix, a la altura de Campo Rojo, con cuerpos de la Policía del estado Bolívar (PEB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Cientos de carros estacionados ocupaban kilómetros de la vía al impedirse el tránsito.

Daniel Cedeño, pese a ser un trabajador del sector alimentación, también fue retenido junto a sus compañeros de trabajo en la alcabala de Campo Rojo. La tranca lo retrasó una hora para llegar a su casa.

Expresó que este tipo de decisiones no es viable porque la información no llega al ciudadano, además afirmó que: “No estaba totalmente planificada, ni organizada”. Denunció que, pese a que conductores pedían explicaciones sobre la medida de cierre, funcionarios maltrataron verbalmente a los ciudadanos e incluso se ponían de espalda para no escucharlos.

Cedeño negó que dicha medida ayudara a evitar contagios, sino que los empeoraba, en las orillas de las avenidas las personas se concentraban a hablar sobre el cierre de las vías. “No creo que ayuden en algo, más bien lo que lleva es a la aglomeración”, dijo.

Señaló que los inconvenientes que sufrió para llegar a su casa producto de la pésima planificación del Estado lo dejó abrumado y desgastado. “Cada vez más situaciones y en vez de tener solución para cada una, lo que hacen es absorber más a la persona, es un desgaste diario”, sostuvo.

Afectados caminaron desde el centro de Alta Vista hasta San Félix para retornar a sus hogares

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img