martes, 20 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Más de 200 familias resultaron afectadas por colapso de drenajes durante precipitaciones

Un primer informe de Protección Civil en Caroní contabilizó al menos 168 viviendas perjudicadas en siete sectores de Ciudad Guayana por las inundaciones del martes. El segundo balance totalizó 278 familias y 239 casas afectadas.

Luego de las precipitaciones del martes 23 de agosto, el agua que colapsó avenidas e inundó viviendas volvió a su cauce, mientras los afectados trataban de recuperar parte de los enseres.

Afuera de las casas se exhibían colchones, muebles y otros mobiliarios para que se secaran. Dentro todavía sacaban parte del agua que quedó en los cuartos, en cuyas paredes se percibe el nivel a donde llegó el agua.

Las lluvias del 23 de agosto terminaron por colapsar los drenajes, sin mantenimiento preventivo, y provocó inundaciones en al menos 10 sectores de San Félix, además de vías principales como la avenida Leopoldo Sucre Figarella, a la altura de las compuertas de la Central Hidroeléctrica Macagua.

Todo pasó muy rápido, en una hora se inundó todo y no dio chance de nada. Mi papá y mi mamá deben usar silla de ruedas, y los vecinos vinieron a ayudarme para sacarlos”, Luis Fermín

El balance oficial de Protección Civil Caroní precisa que fueron 239 viviendas las afectadas en siete sectores de cuatro parroquias: 5 en Los Naranjos, 53 en Chirica Vieja, 117 en Campo Rojo, 45 en La Laguna, 4 en Andrés Eloy Blanco, 11 en Cleorindo Manuel Paredes y 6 Angosturita I.

El informe indica que contabilizaron 278 familias perjudicadas, equivalentes a 980 personas. Entre ellos hay 291 niños, 124 adolescentes, 455 adultos y 110 adultos mayores.

El mayor número de familias afectadas se concentró en el sector Campo Rojo, con 136; seguido de Chirica Vieja (67), La Laguna (49), Cleorindo Manuel Paredes (11), Los Naranjos (7), Angosturita I (6) y Andrés Eloy Blanco (4).

“Fue un desastre” 

La mañana de este martes, Protección Civil, Bomberos, Policía estadal y nacional, Guardia Nacional y el secretario de seguridad ciudadana en Bolívar, Edgar Colina Reyes, recorrieron nuevamente los sectores más perjudicados.

Vecinos comentaron que las autoridades ofrecieron bolsas de comida y apoyo con donación de colchones y otros enseres.

“Esto fue un desastre, el agua se me metió en la casa y me llegaba por arriba de la rodilla. Perdí una peinadora y dos colchones que se mojaron por completo. Esa crecida no la esperábamos nunca, más bien estábamos contentos porque este año el río no creció tanto y ya estaba bajando”, comentó una de las afectadas.

Autoridades entregaron bolsas de comida a los afectados por las inundaciones | Foto William Urdaneta

Edison Guzmán, líder de la comunidad, aseguró que el aseo urbano en la zona es constante, pero al igual que el resto de los vecinos reconoció que no hubo el debido mantenimiento de los drenajes, que pudieron reducir las afectaciones pluviales. “Hubo gente que perdió colchones, cocina, nevera, lavadora”, comentó.

Además de la inundación, en la calle Fe y Alegría de Campo Rojo hubo un corte eléctrico desde las 6:00 pm del martes hasta las 10:00 am de este miércoles. En la calle Bolívar de ese mismo sector, en cambio, seguía ausente el servicio eléctrico.

“Todo pasó muy rápido, en una hora se inundó todo y no dio chance de nada. Mi papá y mi mamá deben usar silla de ruedas, y los vecinos vinieron a ayudarme para sacarlos. Ahorita están donde mi hermana”, relató Luis Fermín.

Otros residentes relataron que la fuerza del agua hizo que, incluso, arrastrara electrodomésticos como cocinas y lavadoras.

“Teníamos la lavadora en el patio y cuando nos dimos cuenta estaba para allá atrás, lejos. Mi cocina se me dañó por completo, la nevera también se me quemó”, dijo otra de las afectadas de este sector en la parroquia Dalla Costa.

Algunos establecimientos también sufrieron daños por las inundaciones. En el sector hay un taller mecánico, donde el agua dañó el motor y caja de dos vehículos que tenían en reparación.

“Se metió hasta la basura” 

En la UD-107 del sector Clorindo Manuel Paredes coincidieron con otros afectados al afirmar que, si bien en otras oportunidades han sufrido anegaciones, no fueron de la magnitud como la del 23 de agosto.

Muebles, neveras, cocinas, lavadores y colchones fueron parte de los enseres que perdieron familias afectadas por las inundaciones | Fotos Jhoalys Siverio

“Hay mucha basura concentrada en la calle de arriba y las cloacas se trae todo eso. Esto parecía un río, en la casa se metió hasta la basura que arrastró el agua. Todavía ando lavando la ropa que se mojó. Yo estaba acostada cuando me di cuenta que tenía la casa inundada”, dijo una vecina.

“La corriente de agua era tan fuerte que me caí cuando fui a entrar para sacar a mi hijo de tres años que estaba dentro de la casa. Yo estaba sola con él y en la parte del baño eso se levantó todo, los vecinos echaron un concreto porque dijeron que eso se podía venir abajo”, contó Magalis Muñoz, quien reside en una de las casas más afectadas de la barriada.

Aunque la consecuencia de fondo se relaciona con la falta de mantenimiento y limpieza regular de los drenajes, los afectados reconocieron la atención oportuna de autoridades y de organismos de seguridad ciudadana durante la contingencia.

Inundaciones en Pozo Verde 

Protección Civil también ofreció un balance por las inundaciones en la parroquia Pozo Verde, a consecuencia de la crecida del río Ure.

12 viviendas y 14 familias, 36 personas se vieron afectadas en Carrizal, Quebrada Honda, Las Mercedes y Bajo Grande. En Quebrada Honda hubo nueve viviendas y 12 familias perjudicadas, mientras que en el resto de los sectores solo una vivienda y una familia.

  En la calle Bolívar, del sector Campo Rojo, vecinos sacaron parte de los enseres afectados por la inundación