lunes, 4 de julio de 2022

Irregular entrega del CLAP agrava situación de vecinos del Core 8 en medio de la pandemia

Desde la 338 hasta Villa Celestial y Sierra Parima, el servicio de las cajas gubernamentales es cada vez más irregular. “No es que nosotros queramos que el gobierno nos resuelva todo, es que el momento de emergencia lo amerita”. | Foto cortesía

Desde la 338 hasta Villa Celestial y Sierra Parima, el servicio de las cajas gubernamentales es cada vez más irregular. “No es que nosotros queramos que el gobierno nos resuelva todo, es que el momento de emergencia lo amerita”. | Foto cortesía

@mlclisanchez

Habitantes de los sectores Core 8 y Villa Celestial denuncian que la caja de los comités locales de abastecimiento y producción (CLAP) no llega a sus sectores desde hace más de cinco meses.

Exigen a Alimentos Bolívar que restituya el programa lo antes posible. “Yo sé que no dura mucho, pero es que es una ayuda para quien está mal económicamente. Yo estoy sin trabajo y no tengo ni para un kilo de sardinas”, manifestó José Altores, de 58 años, residente de Core 8.

Altores trabajaba en el sector de mecánica automotriz, también venido a menos durante la pandemia, previo al confinamiento. El hombre relata que ha tenido que trabajar como carretillero de basura en su sector para poder llevar algo de comida a su hogar.

“No es que nosotros queramos que el gobierno nos resuelva todo, es que el momento de emergencia lo amerita. No hay trabajo, no hay sueldo digno, ¿qué hacemos? Ahorita no tenemos es nada”, cuestionó.

El programa gubernamental es cada vez más irregular durante la pandemia por COVID-19, aunque el Ejecutivo nacional prometió lo contrario: que garantizaría el suministro constante de los alimentos de la caja mientras dure la alarma sanitaria por la COVID-19.

Aunque los CLAP se han utilizado como herramienta de control político, al obligar a los beneficiarios a tener “carnet de la patria”, y son los hogares con mayor inseguridad alimentaria los que menos se benefician del programa gubernamental, estas cajas siguen siendo un paliativo para quienes están desempleados o dependen del salario mínimo para comer, que no cubre 1% de la canasta alimentaria.

“Aquí hay muchas personas necesitadas, hay gente que no tiene nada que comer, personas de la tercera edad que viven solos y no tienen que comer, hay que ayudar, el gobierno debe entender que esto no es fácil para el pueblo, deben aceptar la realidad”, denunció Froilan Yaguaramal, vocero comunitario del sector y habitante de Villa Celestial.

En un principio, el programa CLAP prometía dispensar una caja de alimentos mensual o quincenal por familia, pero con el tiempo desmejoró el servicio, el programa apenas cubre 10% de la demanda alimenticia del país pese a que nació para “erradicar el hambre” en el país que hoy tiene a 9,3 millones de venezolanos en inseguridad alimentaria de acuerdo con las cifras del estudio del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA o FAO).

La organización estima que los niveles de inseguridad alimentaria durante 2021 superarán las cifras de 2019. Este año, finalmente ingresó al país el programa como parte del Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img