miércoles, 21 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Habitantes de varios sectores de San Félix hacen cola de madrugada para recoger agua

En Brisas del Orinoco, 25 de Marzo y Luis Hurtado Higuera, vecinos están hasta las 2:00 de la madrugada llenando tobos y botellones de agua para luego caminar varias cuadras de regreso a sus casas.

Al llegar a la calle Arismendi del sector Luis Hurtado Higuera, la calle Colector 10 del sector 25 de Marzo o al sector I de Brisas del Orinoco, todos en San Félix, se encuentra una misma escena: gente cargando botellones y bidones en carretillas para recoger agua de tomas de agua de una tubería o una manguera de alguna de las pocas casas donde apenas llega agua por algunas horas.

Otra cosa en común es lo que manifiestan los vecinos. “Si llegabas más temprano te encontrabas con una cola. Anoche llegó el agua como a las 11:00 de la noche y estuvieron como hasta las 2:00 de la mañana cargando agua”. Este testimonio se repitió en los tres sectores visitados por Correo del Caroní.

Parisada Ortiz: “Nos exponemos a estar a altas horas de la noche buscando un poquito de agua para tener en nuestros hogares” | Foto William Urdaneta

Pero no fue solo esa noche que por coincidencia tuvieron que salir a buscar agua de madrugada. Ya son varios los años que en, al menos en Brisas del Orinoco y 25 de Marzo, salen a cualquier hora del día o la noche a recoger agua a cuatro cuadras o más distancia de sus viviendas.

“Tenemos ya ocho años, vamos para nueve, sin que nos llegue servicio de agua por tubería. En la gestión de Francisco Rangel Gómez, Hidrobolívar hizo una serie de trabajos, donde se hizo cortes de la tubería y una cantidad de llaves y ni siquiera dejaron planos de los trabajos que hicieron. Con la construcción del Acueducto del Este dejaron sin agua a este sector (I de Brisas del Orinoco)”, dijo Parisada Ortiz, habitante de la zona.

“Esto nos ha traído consecuencias, ya que son la 1:00, las 2:00, las 3:00 o 4:00 de la mañana y tenemos que estar a dos, tres y cuatro cuadras de donde vivimos, tratando de agarrar  un poquito de agua, o debemos tener ocho bolívares en efectivo para un tamborcito de agua y no contamos con ese dinero. Si reúnes los ocho bolívares tienes que decidir si comprar arroz para darle a tu hijo o comprar el tambor de agua”, agregó.

Así como pasa en 25 de Marzo, ninguna institución gubernamental atiende los llamados que han hecho.

“Durante la gestión de Justo Noguera, tanto reclamar por el derecho del agua, nos hizo la propuesta de un pozo profundo y le dieron la responsabilidad a un señor de nombre Francisco. Al final, el trabajo lo hizo casi todo la comunidad. Eso quedó así porque la empresa se manifestó en quiebra y él indicó que tomó la bomba y la vendió porque necesitaba los recursos, eso es penado por la ley”, denunció Ortiz.

“Nuestro llamado es a la conciencia del nuevo gobernador, que dijo sobre el renacer de Bolívar, que ya van los 100 días de gestión por cumplirse y todavía no hemos visto a un funcionario de Hidrobolívar en este sector para resolvernos el problema. Queremos el renacer del agua y que llegue nuevamente a nuestro sector. Es uno de los problemas más graves en la comunidad y nos exponemos a estar a altas horas de la noche buscando un poquito de agua para tener en nuestros hogares”, reiteró.

Nueve cuadras afectadas 

En el sector II de 25 de Marzo, Jesús García asegura que son de ocho a nueve cuadras las afectadas por la falta de agua por tubería. La recolección se hace desde una toma en la calle Colector 10, adyacente a la calle Miranda.

“Hace 15 años llegaba agua a todas las casas. Ahorita llega agua aquí porque estamos pegados con una manguera de 100 metros que manda agua a otros sectores. No ha venido ningún ente a darse cuenta de esto y se han pasado cartas, hemos hecho todas las diligencias y nadie ha venido a solucionar. Aquí vienen más de 200 personas a surtir de este chorrito de agua que está aquí”, señaló García.

En la gestión de Justo Noguera se comenzaron los trabajos para un pozo profundo en Brisas del Orinoco, pero no culminaron la obra

A las 10:13 de la mañana no hubo más agua, desde las 6:00 de la mañana cuando comenzaron a cargar, y varios de los que hacían cola para llenar sus botellones y bidones de todos tamaños, tuvieron que retirarse y esperar a que nuevamente se retomara el servicio.

“Ahora hay que esperar en la tarde a ver a qué hora llega. Eso es a partir de las 4:00 de la tarde. A veces con suerte llega al mediodía o las 2:00 pm”, comentó Alberto González, habitante del sector II de 25 de Marzo.

“Hay gente que viene desde las 2:00 o 4:00 de la mañana a hacer cola y a veces no llega el agua. Usted se viene a las 5:00 de la mañana y se encuentra con una cola para llenar tobos y los botellones”, agregó García.

A los pocos minutos llegó Gregorio Pinto para la misma faena, pero ya no había agua. A sus 73 años también se ve sometido a ir en la mañana, tarde, noche o la madrugada cargando con una carretilla y un botellón para tener agua para su quehacer diario.

“Me paro todos los días a las 4:00 de la mañana. A veces lo que hago es trasnocharme y no cargo nada de agua porque no llega. Ya son 22 años sin agua, los tengo contados. Aquí una vez vino Hugo Chávez para una campaña presidencial, y fue cuando pusieron el agua. Pero nos duró tres días. Parece que se fue Chávez y nos cortaron el agua de nuevo, hasta se rompió una tubería y no la han venido a reparar”, denunció Pinto.

La mayoría de las personas se arriesgan a ir de madrugada, con tal de tener un poco de agua en sus hogares. “El que llega a las 7:00 de la mañana es difícil que llene porque el agua que queda es un chorrito”.

En las colas, incluso se ven a niños manipulando carretillas para cargar botellones y bidones de agua. Otros llenan botellas de dos litros para llevar a sus casas.

El trasnocho en Luis Hurtado 

En el sector Luis Hurtado Higuera, la irregularidad en el suministro de agua por tubería es constante, pero ya van dos semanas en la que el servicio es prácticamente inexistente para las 720 familias de esta zona.

“Cada momento me estoy parando para revisar en el baño si llegó el agua. Yo casi no duermo por estar pendiente del agua. Tengo días que no lavo y me baño con una perolita. Eso no es de ahorita, eso tiene tiempo que con esa rutina para el agua. Cuando llega, gloria a Dios”, manifestó Carmen Granado, habitante de Luis Hurtado Higuera.

Los vecinos salen de sus casas rumbo a otra vivienda en la calle Arismendi, donde prestan el apoyo con una manguera desde la ventana, para que los afectados puedan abastecerse. Es una de las pocas casas donde llega por algunas horas el suministro.

Otras caminan unos pocos metros más hasta la toma de una tubería en la misma calle, donde hace dos años hubo un gran bote de agua.

“Yo camino tres cuadras para recoger agua. Ayer me tocó comprar a 7 bolívares”, dijo Giovanny Moya.

“Desde las 4:30 am hasta las 10:00 o las 11:00 de la noche, ves a la gente cargando agua. Ya tenemos como dos meses sin agua. Hoy quedaron en poner la bomba y no han puesto nada. Si hubieras visto eso anoche, estaba full y la cola llegaba al portón (una cuadra). Y es todo el sector que está afectado, porque además de que no hay agua, están las cloacas”, destacó Javier Infante, vocero principal de la mesa técnica de agua del consejo comunal de Luis Hurtado Higuera.

Aunque en 2016 el exgobernador Francisco Rangel Gómez aseguró que el 96% de la población en Bolívar contaba con servicio de agua por tubería, estas zonas de San Félix llevan años sin el suministro regular, incluso hasta dos décadas. Además, en los últimos años el problema se ha extendido a zonas urbanas, tanto de san Félix como de Puerto Ordaz, siendo uno de los servicios básicos más precarios en Ciudad Guayana.