jueves, 29 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El Santuario Diocesano José Gregorio Hernández Cisneros de Guayana será un “pulmón para la expresión de la fe”

En una misa presidida por el cardenal Baltazar Porras la reliquia del médico de los pobres regresó al Complejo Parroquial San Buenaventura en San Félix, declarado la casa permanente del beato en Ciudad Guayana.

@joelnixb

El sábado 19 de marzo la reliquia del médico de los pobres perteneciente a la Diócesis de Ciudad Guayana regresó al Santuario Diocesano José Gregorio Hernández Cisneros, ubicado en el Complejo Parroquial San Buenaventura en San Félix y declarado la casa permanente del beato en Guayana desde el 8 de mayo de 2021.

La reliquia, traída desde la capital a Guayana el 1 de mayo de 2021, estuvo más de ocho meses visitando los diferentes templos de la Diócesis de Ciudad Guayana, por ello a las 8:30 de la mañana el vestigio del beato, que se encontraba en la Catedral Juan Pablo II, fue trasladado en caravana hasta su santuario y a las 9:00 inició una misa presidida por el cardenal Baltazar Porras.

El cardenal entró al sagrado recinto en compañía de los sacerdotes de las más de 20 parroquias que integran la diócesis. Helizandro Terán, obispo de la Diócesis de Ciudad Guayana, inició la misa dando la bienvenida a Porras.

 

El llamado que les hago es que vivan la fe como un signo de bendición y de expresión del encuentro con Dios y confiar no solamente en él, sino en la persona, para construir una sociedad más justa, digna y donde reine el amor y la justicia como símbolo de paz y no la división ni la violencia”

Cardenal Baltazar Porras

 

 

“Eminencia, queremos que este templo sea una casa de oración, donde los más necesitados puedan encontrar ayuda, donde no solamente sea desde el templo, que sea un complejo médico asistencial (…) nos sentimos llenos de alegría con que usted pueda bendecir todo lo que hemos hecho en el templo, altar, ambón, sede, pero sobre todo el retablo y que todo sea a la gloria de Dios y para que todo el pueblo de Guayana socorrido por el beato pueda ser cada día más fiel a Jesús”, expresó monseñor.

La solemne misa estuvo amenizada por un coro dirigido por Vladimir Villarroel y conformado por 21 cantantes y 12 músicos, cuyos integrantes participan en los ministerios de música de las parroquias San Francisco, Claret, Buen Pastor, Inmaculada y San Buenaventura, ubicadas en San Félix.

Iniciaron con un popurrí para animar a los feligreses, al entrar el cardenal entonaron Pueblo de reyes, después a lo largo de la liturgia cantaron Ten Piedad, también Gloria por, Con el vino y con el pan, Santo para el rito de la paz. Para la comunión sonó Ya no eres pan y vino, Sol amado, para finalizar cataron el Himno al beato José Gregorio Hernández, el Himno a San José y un Calipso dedicado al médico de los pobres.

Día de San José 

El cardenal inició sus palabras dando gracias a los feligreses presentes, a las autoridades y a los medios de comunicación por “permitirnos llegar mucho más allá por medio de las redes conectar con los que no están presentes físicamente en el templo”. Seguidamente explicó que la Iglesia Católica celebró el sábado una de las festividades más importantes de la liturgia, la solemnidad de San José.

“Este templo viene siendo un pulmón que recoge todos los elementos necesarios para expresión de la fe” | Fotos William Urdaneta

“De ese hombre humilde y sencillo que nos enseñó con su testimonio más que con su palabra, porque prácticamente no la tuvo. En el evangelio no hay ningún diálogo largo sobre San José, sino que supo acompañar en silencio, pero en la cercanía, a María y a Jesús”, comentó.

Dijo que San José es ejemplo de un hombre preocupado y ocupado por su familia, pues huyó de Judea con su esposa y su hijo de las injusticias del rey Herodes y los mantuvo con su labor de carpintero.

Es por eso, dijo Porras, que el Papa dio una reseña para que se descubran esas virtudes de José que hacen falta en la vida de los fieles, recalcando que todos son importantes en la iglesia. “Usted madre y padre de familia, lo que siembre en el hogar es lo que va a cosechar después y las profesiones que desempeñemos son para ponerlas al servicio de los demás poniendo en frente a Jesús”, afirmó.

El santuario

El cardenal Porras afirmó que el nuevo santuario diocesano en honor al beato no solo debe quedarse en un título, sino que la iglesia San Buenaventura debe convertirse en el centro de peregrinación y de fe en la región: “Este templo viene siendo un pulmón que recoge todos los elementos necesarios para expresión de la fe”.

Asimismo dijo que el santuario requiere una mayor organización, que debe comenzar con la mejor atención a la liturgia y la acogida a los feligreses que vengan. Además, como es una región plurilingüística y multicultural emplazó a que la expresión de la liturgia se adapte a la lengua pemón, warao y demás etnias que hacen vida en el estado.

El santuario está abierto de martes a domingo desde 7:00 am hasta la 1:00 pm

El cardenal hizo la bendición al altar, ambón, sagrario, relicario y al tablón construido para albergar a la reliquia del médico de los pobres, quedando así inaugurado este santo lugar para realzar la fe de los guayaneses entorno al beato. Jorge Carreño, párroco de la iglesia San Buenaventura y rector del santuario, explicó que esta sede es un complejo parroquial debido a que tiene canchas deportivas, teatro, servicio de formación para el trabajo, servicios de salud primaria, farmacia de trueques, entre otros.

“Estos servicios están vinculados siempre a la luz del evangelio para el bien de las personas, especialmente para los más pobres y necesitados”, dijo. También indicó que de martes a sábados tienen misas a las 7:15 de la mañana; los jueves tienen misas, horas santas, oración por los enfermos y confesión; los domingos hay misa a las 7:00 de la mañana y a las 8:30.

Para quienes deseen ver la reliquia del beato, el templo está abierto de martes a domingo desde las siete de la mañana antes de la eucaristía, hasta la una de la tarde. “El llamado que les hago es que vivan la fe como un signo de bendición y de expresión del encuentro con Dios y confiar no solamente en él, sino en la persona, para construir una sociedad más justa, digna y donde reine el amor y la justicia como símbolo de paz y no la división ni la violencia”, declaró.

El tablón en honor al beato

Grandes esculturas de madera conformadas por el beato José Gregorio Hernández en sus pies unos ángeles y detrás a la Virgen María y Jesucristo, que juntas forman un tablón, embellecen la parte superior del santuario y aunque todavía no está terminada, su magnitud impacta a los feligreses.

    10 artesanos habitantes de barrios de San Félix edificaron esta obra en honor al beato

La obra fue construida por el educador en ciencias sociales, tallador y artista plástico, Maykol González, quien coordinó un equipo de diez personas, a quienes les tomó seis meses armar el tablón. “El tema es el doctor José Gregorio Hernández, quien se encargó en esa misión de seguir a Cristo, hacer el bien y desde su profesión servirle al más necesitado en un mundo tan corrompido”, expresó.

González expresó que siente un gran agradecimiento a Dios por interceder y escoger a estas diez personas provenientes de zonas populares de San Félix, para edificar esta obra que será signo de fe y devoción para el pueblo guayanés y que con su debido mantenimiento perdurará por muchos años en este santuario.

Testimonio de feligreses

En la plaza central del complejo parroquial más 100 fieles se congregaron desde tempranas horas de la mañana para presenciar la misa oficiada por el cardenal. Por ello la iglesia habilitó cuatro toldos con una pantalla cada uno, en las que se transmitió la eucaristía de forma simultánea.

La señora Reyes Muñoz, feligresa de la iglesia San José del Roble, llegó a la plaza a las 8:00 de la mañana. “La misa estuvo maravillosa, estoy muy emocionada, muy consternada, todo esto es bellísimo, gracias a Dios”, expresó.

Desde la comunidad de Manoa, Miriam Lanz vino al templo y expresó que se sintió satisfecha por la misa y bendiciones dadas. “Este será un centro donde todas las parroquias se unirán para venerar a José Gregorio Hernández y qué orgullo tenerla tan cerca. Estamos muy contentos de ver la misa desde aquí, es como si estuviésemos dentro de la iglesia”, afirmó.

Julio Ostos, de la parroquia San Martín de Porres, dijo que hubiesen querido estar todos dentro del templo, pero que entiende que por la pandemia no se puede, agradeció al protocolo por brindarles atención y agua a los asistentes, en especial a los más ancianos. “Creo que no importa el lugar siempre y cuando asistamos con fe”, expresó.

La artista plástica, artesana y devota a José Gregorio Hernández, Zobeida de García, elaboró dos cuadros del beato hechos en aluminio reposado, “estoy emocionada con lo que nos ha pasado aquí en Guayana, tener una reliquia del beato es un gran orgullo para los devotos”, afirmó.

 

Reinauguración de cancha del templo parroquial 

Luego de la misa, el cardenal Baltazar Porras, monseñor Helizandro Terán y el padre Jorge Carreño se reunieron en la cancha techada de la iglesia para bendecirla y reinaugurarla. La cancha fue rehabilitada por la familia Silva.

“Gracias a Dios por este día tan especial, por esta ceremonia de mucha bendición. Siempre lo he dicho, hacer deportes no es solamente sudar y hacer ejercicio, es también sacar a los niños de la calle para que tengan una mejor educación y formación; hacer deportes es tener disciplina y crecer con buenos principios”, dijo el grandeligas Carlos Silva.

El beisbolista finalizó expresando que para él y su familia hoy lo más importante es que disfruten la cancha y le sepan sacar provecho, para llevarse la satisfacción de que los niños están creciendo por el camino del deporte que es el camino del bien.