sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Día del Médico en Venezuela, el recordatorio de una profesión esencial burlada por el Estado

Médicos Unidos por Venezuela contabiliza en Bolívar al menos 25 trabajadores de la salud fallecidos por coronavirus y denuncia la precariedad del ejercicio médico.| FOTO William Urdaneta

Difícil, duro, frustrante, son algunas de las palabras con la que médicos en el estado Bolívar describen cómo ha sido su labor y la de sus colegas durante la pandemia por COVID-19, en una Venezuela que ya enfrentaba una crisis humanitaria compleja.

La ONG Médicos Unidos por Venezuela contabiliza al menos 25 trabajadores de la salud en Bolívar fallecidos por coronavirus desde la llegada del virus al país, en su mayoría médicos que laboraban en áreas COVID-19. Así se conmemora el Día del Médico en 2021.

“Ha sido bastante duro puesto que nos ha tocado la parte difícil. Hay una mala dotación de insumos médicos y no se puede ejercer bien la labor. Tampoco hay una infraestructura adecuada. En la mayoría de los hospitales no hay agua que es una de las cosas primordiales para la prevención, no hay cloro ni desinfectante”, señaló la doctora Ladys Herrera, coordinadora de Médicos Unidos por Venezuela en Bolívar.

Médicos arriesgan su vida en medio de la pandemia y sin salarios que cubran los costos de tratamiento en caso de contagio | Fotos William Urdaneta

Además de trabajar en precarias condiciones y el riesgo de contagio, los médicos y el personal sanitario en general no cuentan con salarios dignos. Actualmente el salario de un médico oscila entre 3 millones y 7.700.000 bolívares, de acuerdo con el escalafón.

“Si con 7 millones de bolívares no compras comida ni para una semana, cómo hacen muchos médicos para comprar una dexametasona o antibióticos que son súper costosos”, agregó Herrera.

Mucho de los insumos de protección son donaciones de sus colegas fuera del país o de la misma sociedad, además de las colectas para apoyar al gremio, ya que la mayoría de los insumos y medicamentos dotados por el Estado son exclusivos para las áreas de atención COVID-19 en los centros de salud pública, mientras que el resto de las áreas quedan desatendidas.

“Es muy difícil, frustrante. Cada día uno se prepara mentalmente para ir a trabajar. Cuando estás trabajando se te olvidan todos los problemas, pero no hay incentivo”, manifestó el doctor José Ángel Chavero, neonatólogo que estando en el escalafón 12 y con 8 horas de contratación, es del grupo que recibe el mayor salario, Bs. 7.700.000.

“Ya no podemos tener un seguro HCM. Nuestro seguro es con los colegas, los familiares, hacer colectas entre todos. No tenemos nada que celebrar ni ningún motivo, lo único que celebrar es que estamos vivos”, sostuvo Chavero, quien agregó la necesidad de alzar la voz para que se mejoren las condiciones del sistema de salud en Venezuela, y sus trabajadores tengan un salario digno.

“No se trabaja para la dictadura”

El doctor Raúl Viera, jubilado desde hace 10 años, lamenta las condiciones cómo laboran los médicos hoy en día, sumado al miedo de contagiarse y contagiar a sus familiares por la desprotección con la que ejercen la profesión.

Aunque Médicos Unidos por Venezuela es la ONG que constantemente realiza jornadas al personal de los hospitales, Viera admite que no es suficiente por lo costoso que resulta la dotación de bioseguridad.

La escasa dotación de insumos y precarias condiciones de hospitales dificultan la labor y cuidado de los médicos en Venezuela

“A uno lo entrenan de tal manera que hasta arriesgas tu vida para salvar la de los demás, pero lo que no se esperaba es que el Estado los obligara a trabajar en esas condiciones (…) la fuente de todas las desgracias de todos los gremios y sectores en Venezuela es una sola: la dictadura”, dijo Viera.

Asimismo recordó a Lech Walesa, quien lideró el sindicato Solidaridad, movimiento que acabó con el comunismo en Polonia. “Lech Walesa dijo: ‘Para la dictadura no se trabaja. Esa es la fórmula’. Tenemos que dejar de trabajar para la dictadura”.

La ONG Médicos Unidos por Venezuela también hace esfuerzos para recaudar 9 mil dólares, para la adquisición de un concentrador de alto flujo de oxígeno, de 60 litros por minuto, que permite a un paciente con baja saturación una recuperación más pronta.