miércoles, 21 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Crean Cámara Gastronómica de Bolívar para rescatar las tradiciones culinarias de la región

Un grupo de nueve personas conforman la nueva cámara gastronómica que pretende tecnificar y patentar la cocina tradicional del estado Bolívar con miras a la trascendencia internacional.

@mlclisanchez

Fedecámaras Bolívar juramentó el comité de la primera Cámara Gastronómica del estado Bolívar la tarde del jueves. La ingeniera Cándida Ángel como presidenta y el chef Jhonnys Pitter como vicepresidente, encabezan el nuevo gremio que, aseguran, nació este año para rescatar y posicionar las tradiciones culinarias de la región.

El acto se realizó en el Hotel Eurobuilding de Puerto Ordaz, en el marco de la asamblea anual de Fedecámaras Bolívar que contó con la presencia de Adán Celis, primer vicepresidente de Fedecámaras Nacional.

El norte de la cámara gastronómica es la profesionalización de todo el personal del área de servicio de restaurantes comenzando por los cocineros, el rescate de las áreas gastronómicas y turísticas abandonadas, la constitución de un recetario de cocina tradicional del estado que preserve los sabores ancestrales, el apoyo para que los emprendimientos culinarios se conviertan en empresas sólidas capaces de fortalecer el turismo y orientar la creación de proyectos gastronómicos.

“Debemos tener restaurantes con talento y sabor guayanés. Tenemos que perfeccionar nuestras técnicas”, subrayó Cándida Ángel | Foto Laura Clisánchez

“Esto emerge para enaltecer no solo a los empresarios del sector, sino también al talento maravilloso de nuestro estado. Tenemos objetivos claros: Rescatar los espacios, profesionalizar y tecnificar a nuestros cocineros y hacer un recetario autóctono. Pondremos nuestras costumbres y tradiciones desde la primera estrella hasta el último round de nuestros restaurantes”, expresó Cándida Ángel, en entrevista con Correo del Caroní.

Ángel es, además de ingeniera industrial, especialista en turismo e investigación gastronómica. Actualmente también preside la Asociación Culinaria de Gastronomía Ancestral de Guayana. 

“Debemos tener restaurantes con talento y sabor guayanés, para eso no es suficiente paladear, degustar, improvisar. Tenemos que prepararnos, perfeccionar nuestras técnicas, recetar y patentar lo nuestro”, subrayó.

Preparaciones como el pelao guayanés, dumplin, turrones, mazapán, casabe y buñuelos. Bebidas como el cachiri, la tumá o el amorcito. Variedad de peces como la sapoara, morocoto y el lau o frutos como el merecure, jobo, jobo de la India y el manirote, son para los expertos, elementos que hacen de los sabores del estado Bolívar únicos y dignos de inmortalizar en recetarios que pasen de generación en generación.

 “Hay historia que queremos rescatar, esta es nuestra cocina, nuestra identidad” 

“Se ha perdido nuestro patrimonio, tenemos que rescatar nuestras tradiciones gastronómicas y por eso estamos aquí”, expresó el chef Jhonnys Pitter, experto en gastronomía tradicional, profesor del Instituto Gastronómico Cuisine Art de Puerto Ordaz y vicepresidente de la cámara recién conformada.

Cuando estudias cocina te enseñan terminología francesa, española, italiana y sudamericana, pero no te enseñan cocina regional”, expresó el chef Jhonnys Pitter | Foto William Urdaneta

Pitter explicó que en Bolívar hay tres áreas gastronómicas que no son valoradas ni preservadas pese a ser de gran valor: la gastronomía ancestral de los indígenas pemón y warao del Delta del Orinoco, la gastronomía colonial herencia de los españoles, holandeses y demás colonizadores y emigrantes y la gastronomía afroamericana, propia de esclavos y obreros negros que llegaron a trabajar a los yacimientos auríferos de El Callao en el siglo XIX.

“Eso sin meter las cocinas del río Orinoco, bastante variada. Cuando estudias cocina te enseñan terminología francesa, cocina española, italiana y sudamericana, pero no te enseñan cocina regional. Hay historia gastronómica que queremos rescatar, esta es nuestra cocina, nuestra identidad”, expresó.

“Lo que estamos haciendo es algo de mucha importancia para el estado Bolívar. No había una cámara acá que de verdad se preocupara por el servicio. Hay mala atención y tenemos cocineros que no tienen una formación técnica, sino que aprenden y le dan, pero hay cosas que no conocen, entonces ahí entramos nosotros”, agregó.

Gastronomía como locomotora del desarrollo de Guayana 

“¿Por qué no convertir la gastronomía en la locomotora del desarrollo del estado Bolívar?”, preguntó a los presentes el chef e investigador gastronómico Víctor Moreno durante su ponencia virtual en el acto de juramentación. “Hay costumbres que se comenzaron a perder, pero que en manos de Cándida (presidenta de la Cámara de Gastronomía de Bolívar) se van a recuperar”, agregó.

Moreno, autor y coautor de diversos libros como Gastronomía del Amazonas, enfatizó con orgullo en más de una ocasión que la gastronomía de Bolívar es una de las más variadas de toda Venezuela.

 

El turismo gastronómico es un elemento importante para la economía de la mayoría de los países desarrollados. Para los visitantes, probar la gastronomía local es algo fundamental para completar su experiencia turística

 

“Los turrones, el merey y el mazapán del estado toda la vida han tenido un enorme prestigio. Todo ese potencial hay que tenerlo como norte para que los restaurantes del estado Bolívar, principalmente de Ciudad Bolívar y Ciudad Guayana tengan en su menú presencia de la despensa bolivarense. Porque si hay alguien que quiere viajar para buscar el sol de Bolívar y la comida, no va a querer comer lo que ya come en Caracas, por ejemplo. Sino lo que se come nacionalmente”, expresó.

El turismo gastronómico es un elemento importante para la economía de la mayoría de los países desarrollados. Para los visitantes, probar la gastronomía local es algo fundamental para completar su experiencia turística.

En Bolívar son pocos los restaurantes dedicados a la cocina tradicional, de ahí la importancia del rescate de tradiciones gastronómicas que pueden ser patentadas y que contribuyen con un sector turístico especialmente golpeado por la recesión económica, la pandemia de COVID-19, la minería ilegal y la escasez de combustible que apenas este año comienza a mejorar.