domingo, 14 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Comité de Riesgo de Caroní prevé al menos 1.700 familias vulnerables ante temporada de lluvias

Las autoridades de Ciudad Guayana evalúan 30 posibles refugios para casos de emergencia. A diferencia de 2020, para este año se prevé una mayor incidencia durante la temporada de lluvias. | Foto cortesía Roy Quiaragua

Autoridades en Ciudad Guayana instalaron un Comité de Riesgo en Caroní que tendrá la responsabilidad de planificar y ejecutar las políticas de prevención con motivo de la temporada de lluvias de este año, la cual se prevé sea intensa y de mayor incidencia que la pasada.

Está integrado por Protección Civil, Bomberos municipales, Policía Municipal, la Corporación de Servicios Guayana, Dirección de Salud de la Alcaldía de Caroní, el alcalde Tito Oviedo y el movimiento Somos Venezuela.

Roy Quiaragua, secretario de Política y Seguridad Ciudadana en Caroní, recordó que las cinco parroquias más vulnerables por las afectaciones que pueden causar las precipitaciones y la crecida del río Caroní son: Cachamay, Dalla Costa, 11 de Abril, Chirica y Simón Bolívar.

El comité estima que alrededor de 1.700 familias, equivalentes a unas 8 mil personas, son vulnerables, por lo que evalúan habilitar de 29 a 30 espacios que sirvan como refugio en casos de emergencia.

 

Para este año se estima que las lluvias sean más fuertes y el río crezca más, ya para esta fecha está más alto que otros años. Es probable que los que habían regresado a sus casas, vuelvan para acá”.

“Estamos haciendo el diagnóstico para que, de ocurrir cualquier situación eventual, esos centros tengan agua, electricidad, todo lo necesario. También estamos en temporada de paludismo y dengue, por lo que se están planificando las fumigaciones y la disposición de medicamentos, la Dirección de Salud está en enlace con el Instituto de Salud Pública”, dijo Quiaragua.

Las fumigaciones en zonas vulnerables a enfermedades endémicas, así como el mantenimiento de los drenajes y cloacas son parte de los reclamos de los guayaneses, al tener calles anegadas por el colapso de los desagües durante y después de fuertes precipitaciones.

“Lo que pasa es que no ha dejado de llover. Desde enero está lloviendo. Puede que existan comunidades donde todavía no se haya hecho el trabajo, pero se está haciendo el esfuerzo”, alegó Quiaragua, quien agregó que a ello se suma el problema del combustible para el traslado de las maquinarias encargadas de la limpieza, tema sobre el que “la ZODI está presta a apoyarnos”.

Por su parte, la subdirectora de Protección Civil en Caroní, Diana Rodríguez, informó sobre las inspecciones en canales de aguas residuales y zonas de riesgo, así como anunció una campaña de recomendaciones de prevención en caso de emergencia para las comunidades vulnerables.

Algunas de estas recomendaciones son revisar goteras y filtraciones en las viviendas, podar árboles que impliquen un riesgo y chequear que el sistema eléctrico de la vivienda esté en buenas condiciones.

Recientes afectaciones 

La tarde del pasado 7 de mayo, luego de un fuerte aguacero en Ciudad Guayana, habitantes del sector Puerto Libre, ubicado en la parroquia Cachamay de Puerto Ordaz, reportaron el derrumbe de un puente que da acceso hacia esta comunidad.

De acuerdo con el reporte de Protección Civil, el colapso de este puente dejó incomunicadas a 186 familias de los sectores 1 y 2 de Puerto Libre.

“Se sabía que en cualquier momento ese puente se iba a caer”, comentaron afectados, quienes no se extrañaron de lo ocurrido la tarde del viernes. La comunidad incluso grabó un video que muestra el momento exacto en el que cedió el asfalto.

La estructura ya estaba deteriorada y en varias oportunidades hicieron reportes a las instituciones competentes, pero no hubo respuesta diligente, denunciaron.

A pesar de la atención de PC y Bomberos, habitantes de Puerto Libre dijeron haber advertido en varias ocasiones sobre las condiciones del puente que colapsó Quiaragua | Foto cortesía

“Con esta lluvia terminó de caer, pero eso ya se venía derrumbando. Nosotros denunciamos y advertimos que eso era un peligro, pero no hicieron nada”, comentó Yoannis García, quien vivió en Puerto Libre hasta 2018, cuando las inundaciones de ese año la hicieron salir de su casa.

De hecho, 82 familias que residían en Puerto Libre en 2018 habitaron una construcción ubicada en Villa Brasil. La mayoría se quedó allí por no tener casa propia y haber perdido la mayoría de sus bienes.

“Para este año se estima que las lluvias sean más fuertes y el río crezca más, ya para esta fecha está más alto que otros años. Es probable que los que habían regresado a sus casas, vuelvan para acá”, comentó.

Las lluvias de ese 7 de mayo también colapsaron una vivienda en Los Arenales, sector 1 (línea del tren) en la parroquia Dalla Costa; tres viviendas anegadas por el desborde de una canal colectora de aguas pluviales, no embaulada, en el sector Villa 4 de Febrero, en Vista al Sol; y una vivienda afectada por el deslizamiento de tres losas del embaulado de la canal ubicada en la urbanización Orinoco de la parroquia Cachamay.

Asimismo se registraron 10 viviendas y 18 familias perjudicadas por el colapso del sistema colector de aguas pluviales en la calle San Fernando de la urbanización Caroní, en la UD-220, así como el colapso de una pared medianera de una vivienda en la calle Achaguas de la urbanización Orinoco.