sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Buhoneros del centro de San Félix en tensión por inminente desalojo

Desde el lunes, vendedores informales de las calles Ramírez, Sucre y Mariño, en San Félix, se mantienen en vigilia para impedir su reubicación en reducidos “tarantines” que la Alcaldía de Caroní les impone usar.

La tensión se mantiene entre los vendedores informales del centro de San Félix, específicamente quienes se mantienen en las calles Ramírez, Sucre y Mariño, pues son objeto de una orden de reubicación.

Desde el lunes los buhoneros se mantienen en vigilia para impedir la instalación de unas estructuras de 1,8 metros de ancho y largo, por 2,5 metros de alto. Con estas sustituyen sus actuales puestos y los reubican en un bulevar, como parte del plan de reordenamiento que surgió a partir de la prohibición de la actividad informal en los corredores viales de las calles Ramírez, Mariño y Sucre.

Este jueves, un grupo de buhoneros seguía en sus puestos de trabajo, para impedir que la instalación de las nuevas estructuras se realizara en horas de la noche cuando todos estuviesen ausentes.

“Seguimos en pie de lucha. Lo que nos han dicho es que supuestamente tienen unas tanquetas porque esas ‘casas’ tienen que montarlas a juro hoy. Nosotros nos mantenemos aquí en pie de guerra hasta que se pronuncie el alcalde o ver qué vamos a hacer, pero no queremos ese bulevar”, dijo una de las vendedoras en el lugar.

También manifestó su desconfianza por la presencia de la directiva que representa a este sector informal. Afirmó que la amenaza que recibieron es de detención para aquellos que se negaran a la medida.

La concejala Aida González conversó el martes con los vendedores, quienes solicitaron un derecho de palabra ante la Cámara Municipal.

“Ellos quieren que los escuchen. Los comerciantes informales nos comunican que ellos están de acuerdo con el mejoramiento y embellecimiento del centro de San Félix y cumplir todas las normas. Pero nunca se hizo una reunión de planificación, ni hubo una comunicación de que serían desalojados, a pesar de que los buhoneros también tienen unas propuestas de organización y embellecimiento que no fueron escuchadas”, destacó la edil.

Desde el 25 de julio entró en vigencia la prohibición de la actividad informal en los corredores viales de las calles Ramírez, Mariño y Sucre en el centro de San Félix. En ese sentido se estableció un plan de reordenamiento que además de “embellecer”, busca facilitar el acceso al transporte público por esas vías.

Según explicó el jefe de Economía Eventual de la Alcaldía de Caroní, Degnis Mazo, en la prolongación de la calle Ramírez con Negro Primero, reubicarán a los vendedores de ropa de la calle Ramírez, Sucre y Mariño. Estimó que son unos 200 comerciantes.

En la calle Chipía se prevé otro bulevar para reubicar entre 35 y 40 vendedores de comida.