jueves, 30 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Agua llega muy sucia por tuberías en Tucupita

La crisis de agua potable en la capital de Delta Amacuro se sigue agudizando. A pesar de los trabajos de construcción realizados en la hidrológica que está ubicada en Las Manacas.

El servicio de agua potable por tubería se encuentra bajo cuestionamiento en Paloma y El Rodó de Tucupita debido a la turbidez con la que llega desde hace una semana, según reportaron los afectados a través de unos materiales audiovisuales en la plataforma TaneWhatsApp, del medio regional Tanetanae.

Una afectada del sector 1 del barrio Paloma aseguró que llevan una semana recibiendo agua turbia por las tuberías. Alega que dejan la llave del grifo abierta durante unos minutos para ver si se aclara un poco, pero no ocurre.

Explicó que utilizan esta agua para lavar los platos, el baño, la ropa y, en ocasiones, las verduras para sus comidas. Revela que antes esta situación era intermitente, es decir, sucedía dos o tres veces al mes, pero ahora es recurrente.

“En casa de mi suegra, que está por el 171, el agua llega igual. Sería importante que las autoridades atendieran esta situación, ya que es bastante delicada”, declaró.

Otra afectada que reportó esta situación es una vecina que vive en el sector El Rodó. Ella asegura que llevan unos cinco días recibiendo agua sucia por la tubería, la cual no es apta para el consumo ni para el aseo personal.

Ambas revelaron que han optado por comprar o buscar botellones de agua potable para el consumo diario. Un botellón de agua tendría un costo entre 15 y 20 bolívares cada uno.

No culminan trabajos de Las Manacas

La crisis de agua potable en la capital de Delta Amacuro se sigue agudizando. A pesar de los trabajos de construcción realizados en la hidrológica que está ubicada en Las Manacas de Tucupita, la obra solo se habría culminado en 75% y ahora se encuentra paralizada desde hace cinco años, según denunció José Aular, vecino de La Florida.

Aular explicó que aún falta por completar el 25% de la construcción y hasta el momento no se ha retomado la obra. La falta de esta planta potabilizadora obliga a los habitantes a adquirir agua de un pozo perforado en Centro Poblado, que no sería apta para el consumo humano ni para el de los animales.