El dirigente César Ramírez cuestionó la gestión del alcalde Tito Oviedo por la presencia de zamuros en casi toda la ciudad a causa del ineficiente sistema de recolección de desechos.

La presencia de zamuros en zonas urbanas evidencia el problema de recolección de basura en el municipio Caroní. El presidente de Encuentro Ciudadano en Bolívar, César Ramírez, denunció la grave crisis sanitaria que sufre Ciudad Guayana a consecuencia de la cantidad de desperdicios que inundan las calles.

El dirigente tildó al alcalde de Caroní, Tito Oviedo, como el alcalde zamuro, porque asegura que su ineficiente gestión trajo a la ciudad estos animales que ahora conviven con los ciudadanos.

“Oviedo es el peor alcalde que ha pasado por Caroní y su mandato siempre será recordado por la gran cantidad de basura que dejó en las calles”, expresó Ramírez.

Manifestó que actualmente solo hay 10 compactadoras para recolectar los desechos sólidos, cuando debería haber al menos 65. Ramírez afirmó que debido a esta situación, en la urbe solo se recogen 300 toneladas de desechos sólidos, de las mil que se producen a diario.

Problema de años

El presidente de Encuentro Ciudadano recordó que este problema de la basura tiene años. Destaca que para 1995 el vertedero de Cambalache ya estaba colapsado, por lo que la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) creó un nuevo relleno sanitario ubicado en el sector El Pinar, en San Jacinto.

Allí, enfatizó Ramírez, se respetaron todas las especificaciones técnicas para un relleno, tenía fosas impermeabilizadas, balanzas, obras civiles, entre otros, y una vez listo se le hizo entrega de este espacio a la alcaldesa de ese momento, Pastora Medina, quien nunca lo puso en funcionamiento y dejó perder la inversión.

Esto conllevó a que Cambalache siguiera como vertedero y empezara la quema de desperdicios, por lo que en 2009 Ramírez introdujo una denuncia ante el Ministerio del Ambiente para detener esta acción.

Posteriormente en 2010, el entonces presidente Hugo Chávez promulgó la Ley de Manejo Integral de la Basura, que regula todas las competencias en el tema. En dicha ley, los gobiernos regionales son responsables de la clausura de vertederos y construcción de rellenos sanitarios y los municipales de la recolección.

El decreto no se cumplió y en 2014 en Cambalache protestaron y no permitieron más entrada de desechos, lo que llevó a que se crearan dos vertederos dentro de la ciudad: uno en Matanzas y otro en Luis Hurtado Higuera, ocasionando problemas de salubridad a los habitantes.

Ramírez acotó que en aquel momento pidió la intervención del Gobierno nacional a este caso y el viceministro de Ambiente ordenó la construcción de un nuevo vertedero provisional que se dio en la zona industrial Cañaveral, irrespetando la ley de Chávez, ya que, entre tantas cosas, prohibía la creación de vertederos a cielo abierto.

Ante la situación, Ramírez manifestó que el problema de la basura aún no ha sido resuelto y los más afectados son los ciudadanos que tienen que convivir con los desechos, zamuros y ven cómo los ríos se contaminan, en vista que el vertedero de Cañaveral se ubica a orillas del río Orinoco, donde drenan los lixiviados. (Prensa Encuentro Ciudadano)