viernes, 1 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Vente Venezuela exige cese de la persecución contra sus miembros

“El régimen busca criminalizar a quienes ejercen sus derechos políticos y civiles en pro de la libertad de Venezuela. No somos una amenaza”, aseguran desde Vente Venezuela.

Vente Venezuela (VV), el partido de la candidata presidencial de la oposición, María Corina Machado, pidió el lunes el fin de la persecución política en Venezuela.

Con mensajes similares, la formación repitió en X (antes Twitter) la consigna “basta de persecución”, al tiempo que expuso los casos de tres miembros del partido sobre quienes pesan órdenes de captura por supuesta “traición a la patria”.

“El régimen busca criminalizar a quienes ejercen sus derechos políticos y civiles en pro de la libertad de Venezuela”, expresó la tolda política en una de sus publicaciones, las cuales fueron compartidas por otras organizaciones políticas que conforman la Plataforma Unitaria Democrática (PUD), el bloque opositor que representa Machado.


El partido recordó que, el pasado 6 de diciembre, el fiscal general, Tarek William Saab, señaló a Claudia Macero, Pedro Urruchurtu y Henry Alviárez -los tres con responsabilidades nacionales en Vente Venezuela- por “conspiración con una potencia extranjera”, “legitimación de capitales y asociación para delinquir”.

Aunque Saab dijo entonces que estas personas serían capturadas, todavía siguen en libertad.

Macero, Urruchurtu y Alviárez “son perseguidos por luchar por la recuperación de la democracia en Venezuela”, insistió la tolda azul sobre estos tres colaboradores cercanos de Machado.

Roberto Abdul sigue detenido

Además de las actuaciones anunciadas contra miembros de Vente Venezuela la justicia madurista detuvo de forma arbitraria el pasado 6 de diciembre a Roberto Abdul, coordinador nacional de Súmate y dirigente social y comunitario “comprometido en la lucha por la libertad de Venezuela”, denunció en la red social X el exalcalde metropolitano Antonio Ledezma.


El 11 de diciembre pasado, organizaciones de la sociedad civil y víctimas venezolanas denunciaron ante la  22° Asamblea de Estados Parte de la Corte Penal Internacional, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, el patrón de persecución política en Venezuela y señalaron la tendencia a hostigar a personas cercanas a líderes opositores.

También se alertó sobre el recrudecimiento de esta persecución ante las próximas elecciones presidenciales y se denunció el caso concreto de la detención arbitraria de Abdul.