domingo, 3 de julio de 2022

Venezuela llega al tercer ciclo del EPU ante la ONU con grandes deudas en libertad de expresión 

El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela advierte que desde el último ciclo del Examen Periódico Universal (EPU) en 2016 en el país han empeorado fenómenos como la censura, opacidad, desinformación, persecución, hostigamiento y la criminalización.

El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela advierte que desde el último ciclo del Examen Periódico Universal (EPU) en 2016 en el país han empeorado fenómenos como la censura, opacidad, desinformación, persecución, hostigamiento y la criminalización.

Este 25 de enero se llevará a cabo la sesión de presentación del Examen Periódico Universal (EPU) a Venezuela, un mecanismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) creado para evaluar la situación de los derechos humanos de los Estados miembros del organismo.

Para el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS Venezuela), desde la realización del segundo ciclo del EPU en 2016, “el panorama de los derechos humanos en el territorio venezolano ha sido de restricciones y vulneraciones”.

El instituto destaca que la escena de materias como la libertad de expresión y el acceso a la información pública es de las más graves en el país.

De acuerdo con sus datos, en los últimos cinco años fenómenos como la censura, la opacidad, la desinformación, la persecución, el hostigamiento y la criminalización han tomado mayor forma en el país.

Denuncian que la violencia contra comunicadores ha crecido, y el Gobierno ha fallado en garantizar protección a trabajadores de la prensa.

“Entre 2017 y 2020 fueron asesinados cinco periodistas en Venezuela, todos activistas políticos de las filas del chavismo. En 2019 hubo 512 violaciones por uso abusivo del poder estatal y 81 de ellas fueron limitaciones de acceso a la información pública”, exponen.

Además, IPYS Venezuela registró que en 2020 se contabilizaron 215 casos de limitaciones a las libertades informativas entre agresiones físicas, detenciones arbitrarias, hechos de intimidación, desapariciones forzadas y amenazas contra medios de comunicación y reporteros.

Consideran que la opacidad en cifras y el ocultamiento de información de interés público ha sido adoptada como política del Estado venezolano. “La prensa ha sido perseguida, intimidada, agredida y criminalizada, y se han suscitado casos como el de los periodistas Luis Carlos Díaz o Roland Carreño. Los reporteros extranjeros también han sido víctimas de expulsiones del país y confiscación de equipos de trabajo”, condenan.

Para el instituto, el gobierno de Nicolás Maduro se ha valido de diversas tácticas para silenciar a las voces disidentes.

Recuerdan que en 2017 promulgó la Ley contra el Odio que ha afectado al menos a seis medios de comunicación y a 17 trabajadores de la prensa desde 2018, según sus datos.

Asimismo denuncian que el gobierno ha usado la figura de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) como ente censurador que regula y sanciona contenidos en radio y televisión. En los espacios digitales, el Estado ha bloqueado portales de noticias y plataformas de redes sociales y ha restringido la expresión en línea.

IPYS Venezuela agrega que diversos organismos como el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), la Unesco, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y organizaciones de la sociedad civil han exhortado al Gobierno de Venezuela a respetar las garantías universales.

Además destacan que en el segundo ciclo del EPU, el Estado venezolano recibió 19 recomendaciones relativas a la libertad de expresión y al acceso a la información. “No obstante, 18 de esas exhortaciones continúan sin ejecutarse y solamente se ha implementado una de manera parcial”, denuncian. (Con información de IPYS Venezuela)

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img