sábado, 28 de mayo de 2022

Venezolanos en China están en riesgo de ser deportados por pasaportes vencidos

Algunos afectados denunciaron que han tenido que gastar miles de dólares para poder gestionar el documento de identidad por medio de gestores.

Algunos afectados denunciaron que han tenido que gastar miles de dólares para poder gestionar el documento de identidad por medio de gestores.

Un grupo de al menos 300 venezolanos que residen en China tienen más de un año con problemas para realizar los trámites ante el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) tanto para tener una cita de renovación del pasaporte, la prórroga del mismo o la nueva libreta.

Los venezolanos que viven en China están en riesgo de cometer delitos migratorios por no tener sus papeles en regla. Podrían ser multados, deportados o detenidos por las autoridades de la nación asiática, refiere un artículo escrito por Érika Hernández del diario El Nacional.

Algunos denunciaron que han tenido que gastar miles de dólares para poder gestionar el documento de identidad por medio de gestores, una figura a la que los organismos públicos venezolanos le hacen frente y que el mismo director del Saime, Gustavo Vizcaíno, busca evitar propulsando cambios en el portal de la institución para permitir al usuario “su autogestión”.

Un usuario, que pidió no ser identificado, contó al diario que hizo las gestiones para solicitar la prórroga en febrero de 2021. Esperó dos meses y no obtuvo respuesta por parte del Saime. Tiempo después las autoridades en China no aceptarían esa extensión de la vigencia del pasaporte, por lo que deben ingeniárselas para tener una libreta nueva, que en caso de poder conseguirla tendría una duración de 10 años.

“En abril no había forma de hacer eso a menos que consiguiera un ‘gestor’ del Saime. Conseguí uno que me ayudó a cancelar mi prórroga y pedir un pasaporte nuevo. Eso me costó 400 dólares, más los 100 dólares que pagué por la primera prórroga. Después de esa fecha el sistema y el Saime estuvieron en actualización por meses”, explicó.

Advirtió que ha tenido que buscar otros gestores para poder llevar a cabo el proceso y ha gastado más de 1.000 dólares para poder tener la libreta, monto que en Venezuela son oficialmente $200 por los trámites. Refirió que el problema va mucho más allá porque sin el documento de identidad no se le puede extender el permiso de trabajo y si labora ilegalmente, es susceptible a ser deportado.

“Es decir, sin pasaporte no trabajo y sin trabajo mi familia en Venezuela y yo podemos quedarnos en la calle”, dijo.

En los últimos años obtener un pasaporte se ha convertido en una pesadilla para los venezolanos. Desde el inicio, los problemas se han achacado a distintos motivos: escasez de material para elaborarlos, procedimientos complicados y debilidades en el sistema computarizado. De esa forma, se están violando derechos humanos y constitucionales como la identidad y el libre tránsito.

De acuerdo con tres expertos en sistemas consultados en 2020, la mayoría de las fallas se deben a la falta de mantenimiento e incapacidad de los trabajadores para manejar la plataforma del Saime. Aunado a eso, argumentan los especialistas, la burocracia se suma para que las personas se vean en la necesidad de pagarle a un gestor.

Para leer la noticia completa, pulse aquí.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img