domingo, 3 de julio de 2022

Tribunal otorga libertad plena a Rodney Álvarez tras 11 años de cárcel sin pruebas en su contra

La defensa informó que Álvarez solicitará el resarcimiento por el daño físico y moral ocasionado a él y a su familia. También solicitará una investigación contra el autor material o intelectual del asesinato de Ronny Rojas.

La defensa informó que Álvarez solicitará el resarcimiento por el daño físico y moral ocasionado a él y a su familia. También solicitará una investigación contra el autor material o intelectual del asesinato de Ronny Rojas.

@mlclisanchez

El Tribunal 11 de Juicio del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) dictó sentencia absolutoria para el extrabajador de Ferrominera Orinoco, Rodney Álvarez, la tarde de este miércoles 18 de mayo, luego de 11 años de encarcelamiento sin pruebas en su contra, retardo procesal, faltas al debido proceso y demás graves violaciones a sus derechos humanos.

El hecho fue confirmado por su abogado defensor, Dr. Luis Aguilera. Familiares, defensa y sociedad civil exigen castigo a los verdaderos culpables del asesinato del que acusaron a Álvarez.

La defensa informó que el obrero solicitará ante el Ministerio de Industrias el reenganche a su puesto de trabajo en CVG Ferrominera Orinoco, además de la cancelación de 10 años y 10 meses de salario, cestaticket y las prestaciones correspondientes.

 

Rodney no era una figura relevante en el movimiento sindical, solo asistió a la asamblea -junto a otros trabajadores de Ciudad Piar- a respaldar al sindicalista Rubén González

 

Solicitará al Estado el resarcimiento por el daño físico y moral ocasionado a él y a su familia y solicitará al fiscal general del Ministerio Público que se abra una investigación penal contra el autor material o intelectual del asesinato de Ronny Rojas, trabajador de CVG Ferrominera Orinoco.

“Estamos contentos, ahora se puede demostrar que Rodney es inocente, que no cometió ningún delito. Después de tanto luchar, es lamentable que haya pasado tanto tiempo para alcanzar esto, pero así está de malpuesta la administración de justicia”, declaró Aguilera.

“Ahora a Rodney le toca recomponer su vida familiar, reincorporarse a su sitio de trabajo y rehacer su vida con asistencia médica y asistencia psicológica. Es lo que vamos a exigir al Estado venezolano a través del ministro de Empresas Básicas”, agregó.

Rodney Álvarez fue excarcelado bajo régimen de libertad preventiva el viernes 15 de abril en la madrugada -dos días después de haberse emitido la boleta de excarcelación-, sin previa notificación a familiares y defensa legal, lo que lo expuso a la peligrosidad de las adyacencias de la cárcel El Rodeo II, en Caracas.

El obrero tuvo que pedir a uno de los reos del recinto penitenciario una llamada para informar sobre su excarcelación. Desde entonces está en la ciudad de Caracas recibiendo asistencia médica con apoyo de defensa legal, oenegés y organizaciones sindicales.

“Una victoria para la lucha de los trabajadores por reivindicar sus derechos” 

Para muchos trabajadores y dirigentes sindicales, la libertad plena de Rodney Álvarez es una victoria que moraliza la lucha de los trabajadores por reivindicaciones laborales: un salario vinculado a la canasta básica alimentaria, exigencia de contratos justos y la reivindicación de organizaciones sindicales desarticuladas.

“Lograr la libertad de Rodney Álvarez puede moralizar al conjunto de trabajadores, porque significa que pueden luchar por la libertad de sus compañeros, por reivindicaciones laborales que el Estado les está negando y además desempolvar la lista de trabajadores detenidos, para hacerla visible”, manifestó Armando Guerra, miembro del partido Socialismo y Libertad.

“Es reivindicar la lucha de tantos trabajadores que están presos por defender sus derechos y por denunciar la corrupción que existe en las empresas en las que laboran y cuya corrupción se beneficia de ello”, agregó.

Un preso político 

Rodney Álvarez fue arrestado en Ciudad Piar el 17 de junio de 2011 por el homicidio de Ronny Rojas, obrero de Ferrominera Orinoco que fue asesinado ocho días antes frente a los portones de la estatal durante una asamblea de trabajadores, que tenía como propósito elecciones dentro del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera (Sintraferrominera).

En esa asamblea de convocatoria masiva se reunieron miembros de Sintraferrominera y miembros del sindicato oficialista de la empresa. La estatal estaba militarizada, hubo tensión desde el inicio porque meses antes fue liberado Rubén González, secretario general de Sintraferrominera encarcelado por el régimen después de liderar varias protestas por exigencias laborales ese año.

Rodney no era una figura relevante en el movimiento sindical, solo asistió a la asamblea -junto a otros trabajadores de Ciudad Piar- a respaldar al sindicalista Rubén González.

Tres forcejeos entre trabajadores fue la antesala de un breve tiroteo de que acabó con un trabajador muerto: el obrero y militante Juventud de Trabajadores del PSUV, Ronny Rojas, de 28 años.

Ahora a Rodney le toca recomponer su vida familiar, reincorporarse a su sitio de trabajo y rehacer su vida con asistencia médica y asistencia psicológica. Es lo que vamos a exigir al Estado venezolano a través del ministro de Empresas Básicas”

Quienes asistieron a la asamblea acusaron a Héctor Maicán de disparar contra los trabajadores. Maicán también era militante del PSUV, secretario de finanzas de Sintraferrominera y miembro de la Federación Bolivariana de Trabajadores (FBT) –organización en aquel entonces dirigida a nivel central por Nicolás Maduro y cuyos miembros procuraban el control burocrático de las empresas básicas-.

El hombre fue resguardado dentro de la estatal y luego fue detenido. Aunque todos pensaban que se le imputarían los cargos de homicidio calificado por motivos fútiles e innobles, el Tribunal Segundo de Control desestimó los cargos de homicidio y precalificó los delitos de porte ilícito de armas y lesiones leves.

El resultado: se le otorgó medida cautelar de libertad con régimen de presentación cada 30 días.

Ocho días después apresaron a Rodney Álvarez y, desde entonces, a más de 700 kilómetros lejos de su familia se enfrentó a un proceso judicial sin garantías de justicia: sufrió cuatro atentados contra su vida dentro de la cárcel, seis reinicios de juicio y demás violaciones a sus derechos humanos.

Perdió a su esposa y su hermano estando preso. Tras su encarcelamiento, Ferrominera despidió a Rodney y por lo tanto sus tres hijos perdieron todos los beneficios de la estatal y quedaron al cuidado de Yanitza Rodríguez, madre del obrero.

Aunque no había pruebas en su contra, el exferrominero estuvo preso por decisión política, señala la defensa. El secretario general de Sintraferrominera, Rubén González, denunció una y otra vez que Rodney fue utilizado por el régimen como chivo expiatorio porque Maicán, el acusado de haber disparado, era no solo dirigente del PSUV, sino aliado del entonces gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img