domingo, 3 de julio de 2022

Primarias 2023: un primer paso para la unidad pero con necesidad de conducción y amplitud

La propuesta de primarias para el 2023 abre la puerta a la consolidación de una unidad opositora de cara a las presidenciales de 2024, pero ello requiere reglas claras que amplíen la participación política y de la sociedad civil para garantizar su éxito frente al régimen.

La propuesta de primarias para el 2023 abre la puerta a la consolidación de una unidad opositora de cara a las presidenciales de 2024, pero ello requiere reglas claras que amplíen la participación política y de la sociedad civil para garantizar su éxito frente al régimen.

La oposición, a través de la Plataforma Unitaria, retoma la herramienta de las primarias para la escogencia de una candidatura unitaria para las presidenciales de 2024. La elección se planteó para 2023, pero desde ya surgen dudas sobre el reglamento y sus condiciones, más cuando hay un sector no muy convencido con quienes están al frente del proceso, propuesto por otros factores en ocasiones anteriores.

Lo cierto es que en los últimos años, las candidaturas resultantes de unas primarias han tenido mejores resultados que más de un candidato enfrentado al abanderado del régimen.

El analista Aníbal Sánchez considera la posibilidad de usar una doble vuelta como garantía de un mayor piso político al que sea el candidato electo

El analista político y consultor electoral Aníbal Sánchez recuerda que “las condiciones para realizar unas primarias desde el punto de vista metodológico son similares a unas elecciones”. Es decir, debe de fijarse cuál sería el sistema y las bases comiciales.

“En la actualidad, estando en tránsito una negociación política del sector de la oposición agrupado en la Plataforma Unitaria, lo más recomendable sería hacerlo de manera automatizada sobre una plantilla de candidatos, pero aquí comienza el problema más grave. No es de quienes sean los garantes, observadores o jueces, sino es quiénes estarían habilitados para participar, a nivel de candidatura o elector”, señala.

Agrega que la columna vertebral de cualquier sistema electoral es el padrón de votantes o el Registro Electoral que maneja el CNE. Esto dejaría por fuera a millones de venezolanos en el exterior, pero un proceso abierto queda expuesto a pocas garantías de transparencia por el riesgo de la duplicidad de votos.

“El tema de usar un ID Voting o identificación electrónica que se obtendría a partir de un registro construido en la estructura de blockchaim es una alternativa, pero que no se ha usado en Venezuela. Con esto se podría cubrir el espectro del voto exterior, pero estratégicamente se cometería el error de usar un mercado electoral ficticio para la selección de un candidato. Los venezolanos en el exterior podrían marcar o aumentar una tendencia sobre un candidato, que en las elecciones próximas del 2024 está aún entredicho puedan ellos participar”, explica.

Sánchez considera que la mejor opción es usar el apoyo técnico del Consejo Nacional Electoral (CNE), pero “oficializando a finales de este año la posibilidad de una jornada especial de actualización del RE a nivel nacional y exterior. Son varios los aspectos técnicos, y la plataforma unitaria necesita de personal u organizaciones con las experticias, entre ellas pueden estar ONG como Súmate o institutos universitarios que manejen la parte técnica, pero esto no es suficiente para crear confianza si se logra que sea un proceso realmente amplio y unitario con la inclusión de otros sectores políticos o de la sociedad”, agrega.

Otras condiciones 

El presidente de la ONG Súmate, Roberto Abdul, también considera fundamental el Registro Electoral si se toma en cuenta que hay cerca de 10 millones de venezolanos imposibilitados para participar en dicho proceso, principalmente a consecuencia de la diáspora venezolana y la negativa del CNE de actualizar el RE en el exterior.

“Hay poco más de 3 millones de venezolanos en el RE que residen en el exterior y no han podido actualizar y no pueden ejercer el derecho para votar en el exterior, alrededor de 1 millón de venezolanos que cumplen los 18 años y que forman parte de la diáspora, que no han podido inscribirse, así como 3 millones que cumplieron 18 años y no se han inscrito en el RE y poco más de 2 millones de personas migradas en 2020 de manera inconsulta y no votan en su centro natural”, detalló Abdul.

El presidente de Súmate destaca también que la garantía de transparencia en unas primarias dependerá de las medidas que guíen el proceso, como determinar quién administrará el proceso, el marco reglamentario sobre el cual se realizará, definir quiénes irían a las primarias, cuáles serían las organizaciones políticas que podrían postular o si podrán participar independientes, quiénes podrían ser candidatos.

Los venezolanos están en el derecho y deber de participar organizadamente en la exigencia del cambio político y exigir también coherencia y sensatez de las fuerzas democráticas en la consecución de ese cambio”

“Más allá de los nombres, es ver si existe algún tipo de restricción como las inhabilitaciones que es un punto álgido porque entendemos que esa situación responde a decisiones de terceros, en este caso de poderes del Estado que actuando arbitrariamente se le prohíbe el derecho a participar”, precisa Abdul.

Entre otras condiciones agrega que “no es solamente negociar, establecer y publicar el marco reglamentario, sino que se haga con suficiente antelación para que todos los participantes tengan conocimiento del mismo con tiempo”. “Lo otro tiene que ver con las garantías del proceso en sí mismo, las postulaciones, el diseño de la tabla mesa, quiénes votarían en tal centro de votación, cuántas mesas, dónde estarían ubicados esos centros de votación, entendiendo que siempre se instala un número reducido en comparación a una elección nacional. Luego las regulaciones de campaña, los resultados, adjudicación de votos. Sería importante dar a conocer públicamente los acuerdos a los que llegaron y el compromiso que debe haber de cada una de las partes en observar los resultados del proceso”.

A estas consideraciones Sánchez suma la posibilidad de usar una doble vuelta como garantía de un mayor piso político o respaldo al que sea el candidato electo, previendo que en la amplitud de esas primarias puedan haber más de 10 precandidatos.

“Un piso político que debería ser construido no en lo técnico sino en la elaboración de una oferta electoral que sea alternativa de gestión, donde todos los sectores que adversa este proceso se sientan representados. Otras consideraciones es lograr sumar y no desechar. Es necesario consolidar una mayoría, los que participan deben sentirse parte no solo en las estructuras organizativas de esta alternativa democrática para que se creen expectativas y motivación de trabajar por el triunfo, incluso estudiar un sistema donde el segundo sea el vicepresidente”, expuso Sánchez.

Candidato vs conducción 

Así como lo hizo la UCAB, Súmate también está en la disposición de colaborar en la realización de las primarias opositoras. Sin embargo, este proceso no es suficiente si no hay una conducción política correcta y un plan a ofrecer.

Tony Geara: “Las primarias nos unificarían entorno a un liderazgo elegido en un amplio y plural proceso de primarias”

“El tema de una candidatura unitaria es necesaria para maximizar las posibilidades de éxito, pero no es suficiente. El tema de la unidad debe ser mucho más amplia y entendida desde todos los aspectos en lo que tiene que ver el manejo de los temas propios a la oposición venezolana, lo que tiene que ver con la coordinación de esfuerzos entre todos los factores para que esa unidad se vea como una unidad real y no se perciba como una unidad casual o coyuntural”, afirma Abdul.

Hace hincapié entonces en la importancia de diferenciar conducción con gobierno de la oposición y candidatura unitaria.

“La conducción de la Plataforma Unitaria debe ser colegiada e integrar a los distintos factores que la conforman teniendo en cuenta sus características y peso. Así como dicha plataforma decidió que serían las primarias el mecanismo de selección del candidato unitario, es a esta plataforma bajo las reglas acordadas del gobierno interino donde deben decidir el marco reglamentario específico de la primaria”.

Sánchez coincide y sostiene que “si queremos que la oposición aumente posibilidades de cara al 2024, debemos dejar de pensar en plataforma electoral solamente y ser más políticos estratégicos”.

Respaldo a las primarias 

Las condiciones en cómo surgió la propuesta de primarias para 2023 tiene sus apoyos y detractores. El coordinador de Primero Justicia en Bolívar, Rachid Yasbek, defiende este mecanismo y expone como condiciones el que haya una participación masiva para todo aquel que quiera postularse.

“Son primarias que debemos considerar como una primera vuelta presidencial, donde gana el que más votos tenga y todos los demás se adhieran. Por supuesto, tiene que venir de un reglamento de primarias que ponga las condiciones para el mismo y ese reglamento se respete fielmente. Hay un gran acuerdo entre los factores políticos y la sociedad civil para regir esas primarias”.

Rachid Yasbek: “No podemos cometer los mismos errores del pasado de no decirle al propio pueblo que decida quién va a ser su propio candidato”

Si bien reconoce que las primarias en sí mismas no son suficientes para garantizar unidad, afirma que marcarán la pauta política.

“No podemos cometer los mismos errores del pasado de no decirle al propio pueblo que decida quién va a ser su propio candidato. Hay una sociedad que debe participar en ella. Fiel ejemplo fue lo que pasó en Barinas este año”, recordó Yasbek.

Tony Geara, presidente de Encuentro Ciudadano en Bolívar, otro de los partidos que respalda la plataforma unitaria avala las primarias como la vía para confluir en una misma estrategia en función de un cambio político. “Las primarias nos unificarían entorno a un liderazgo elegido en un amplio y plural proceso de primarias”.

“La amplitud y participación de todos es fundamental para garantizar la transparencia de las primarias y el éxito de la plataforma. Las primarias son fundamentales pues nos unificarían entorno a un liderazgo y a una estrategia. Luego es imprescindible la estrategia y siempre la amplitud”, reiteró Geara.

El presidente de Encuentro Ciudadano en Bolívar también reconoce el papel que juega la sociedad civil, no solo como un organizador del proceso, sino también desde la presión interna hacia el régimen y también a las fuerzas democráticas, precisamente en la exigencia de unidad y una ruta política.

“Los venezolanos están en el derecho y deber de participar organizadamente en la exigencia del cambio político y exigir también coherencia y sensatez de las fuerzas democráticas en la consecución de ese cambio”, destacó.

Sin consenso 

Ciertamente no sería la primera vez que la oposición iría a elecciones con candidatos que salieron de unas primarias. Lo hicieron en 2012 para las candidaturas a la Presidencia, gobernaciones y alcaldías; en 2015 para la Asamblea Nacional y en 2017 para las gobernaciones.

Pero no fueron garantía de unidad al 100%. Las disconformidades en cuanto a las condiciones llevaron siempre a candidaturas paralelas, y las heridas que dejaron las campañas de precandidatos tampoco ayudaron a un apoyo sincero hacia los candidatos electos y que junto con las irregularidades avaladas por el CNE influyeron en los resultados.

Américo De Grazia: “Todo el mundo habla de unidad y una manera de construir unidad es esta, las primarias”

En Bolívar el consenso tampoco ha traído los resultados más óptimos a la hora de elegir candidaturas. Para las últimas elecciones, de noviembre de 2021, el dirigente y excandidato a la Gobernación, Américo De Grazia junto con la plataforma Guayana Libre propusieron unas elecciones primarias que nunca se acordaron en la oposición.

“Desde el 19 de abril de 2021, la plataforma Guayana Libre viene planteando que las maneras para resolver la legitimidad y operatividad de los factores democráticos en Venezuela tienen que ser a través de unas primarias. La falta de una decisión adecuada nos tiene en estos trances. Todo el mundo habla de unidad, y una manera de construir unidad es esta, las primarias”, aseveró De Grazia.

Sobre las condiciones prioriza la voluntad política para hacerlo y hacerse sin el concurso del CNE, sino con la organización de la sociedad civil. En tercer lugar exige unas primarias “sin inhabilitados, sin excluidos, con doble vuelta y con observadores internacionales”.

La plataforma Guayana Libre hasta ahora no ha tenido un acercamiento con la Plataforma Unitaria. De acuerdo con De Grazia, se debe al hermetismo.

“Creo que ha habido mucho hermetismo, uno de los grandes conflictos que tiene la oposición es el de privilegiar más la hegemonía grupal que la unidad como un todo y por eso hablamos de sin excluidos, sin inhabilitados y sin vetados para que pueda haber la sinergia necesaria de poder construir la unidad. En la medida que se haga más transparente tendremos mejores resultados (…) No es pertinente seguir haciéndonos trampas unos con otros, sino desatar los nudos que nos han separado”.

“Las primarias no son un acto de magia. Si se hacen de manera correcta, si se hacen de manera transparente, sin privilegiar grupos hegemónicos, sin inhabilitados, sin vetados, sin excluidos, podremos tener la posibilidad de garantizar cada vez más una victoria”, agrega De Grazia.

El reglamento de esas primarias deberá incorporar un plan de respuesta a cualquier maniobra del régimen, la principal de ellas: la inhabilitación.

Desacuerdos 

Vente Venezuela es una de las organizaciones que por ahora no aplaude las primarias viniendo de la Plataforma Unitaria, constituida mayoritariamente por partidos tradicionales que integraron la Mesa de la Unidad Democrática.

Douglas Rodríguez: “Sería un éxito esas primarias si son controladas por la sociedad civil, pero si es por un grupo que le ha hecho el juego al régimen, habrá problemas para 2024”

Douglas Rodríguez, coordinador de Vente Bolívar, alegó que no pueden estar de acuerdo con una propuesta de primarias “con un sector que tiene secuestrada a la oposición. Es un sector dentro de la oposición que por mantener un statu quo derivado de las elecciones de 2015 para la Asamblea Nacional, se creen ellos los líderes de la oposición, cuando está claro que han surgido nuevas caras que de alguna u otra forma han hecho un llamado para ir a una renovación de liderazgo dentro de la oposición”.

“Mal puedo decir que esas elecciones son correctas cuando se fueron a Panamá a hacer un enroque tipo PSUV, de los que ellos llaman líderes. Colocaron a Omar Barboza para crear cortina de humo a favor de Manuel Rosales, que es el candidato que quiere el régimen. Estamos de acuerdo con unas primarias para elegir a un candidato único siempre y cuando signifique la renovación del liderazgo nacional”, sostuvo Rodríguez.

Las otras condiciones que plantea Vente es la organización por parte de la sociedad civil, lo cual coincide con otros factores políticos. En segundo lugar, incluir el voto de la diáspora venezolana. Asimismo un conteo manual semejante al de la consulta del 16 de julio de 2017.

“Sería un éxito esas primarias si son controladas por la sociedad civil, pero si es controlado por un grupo que le ha hecho el juego al régimen, habrá problemas para el 2024. Apostamos a que cualquier participación garantice un candidato único y se respeten las reglas para que luego no le den una patada a la mesa como ocurrió con el plebiscito del 16 de julio de 2017”, puntualizó Rodríguez.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img