domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Paraguay lidera resolución para mantener la Misión de Determinación sobre Venezuela

La declaración del presidente Mario Abdo Benítez coincidió con la divulgación en Ginebra del tercer informe de la Misión de Determinación, según el cual los jefes del Sebin y la Dgcim han cometido crímenes de lesa humanidad.

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, anunció este martes que su gobierno liderará una resolución junto a otros seis países americanos, ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, para seguir investigando las violaciones de los derechos humanos en Venezuela a través de la Misión de Determinación de Hechos, y reiteró su apoyo a la lucha por la democracia en ese país.

“Debemos brindar estabilidad al mundo con una voz común, no podemos correr la vista de lo que sucede en otros territorios y dejar a su suerte a naciones hermanas”, afirmó el gobernante en su intervención en el 77 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, la última de su mandato, que concluirá en agosto del año próximo.

Abdo Benítez recordó que su país, que rompió en enero de 2019 las relaciones diplomáticas con la administración de Nicolás Maduro, ha apoyado “siempre al hermano pueblo venezolano y a su lucha por la democracia”.

La declaración de Abdo Benítez coincidió con la divulgación en Ginebra del tercer informe de la Misión de Determinación, según el cual los jefes del Sebin y la Dgcim han cometido crímenes de lesa humanidad para reprimir a la oposición, entre ellos tortura y violencia sexual, mediante acciones que fueron ordenadas directamente por Nicolás Maduro y sus colaboradores más próximos.

La participación de Paraguay en esta resolución se conoció el pasado 14 de septiembre. Le acompañan Brasil, Canadá, Chile, Guatemala, Perú y Ecuador. El escrito debe presentarse antes del 29 de septiembre al consejo, que lo votará la primera semana de octubre.

Además expresó el compromiso de su país con la “sagrada libertad” e indicó que el mundo “requiere más que nunca templaza, diálogo y moderación”.

“El primer gran desafío que tenemos consiste en contener los estallidos de proyectos que manipulando la genuina irritación ciudadana avanzan con acciones demagógicas y despóticas”, sentenció el jefe de Estado, quien llamó a no dar “cabida a discursos que busquen, con ofertas engañosas, sacrificar la sagrada libertad”.

En concreto, consideró que América Latina debe estar predispuesta “a adoptar posiciones de principio que se alineen con la preocupación por la plena vigencia de los derechos humanos y el autogobierno colectivo”.

Por otra parte respaldó la solicitud de Taiwán de ser parte del sistema de la ONU, expresó su solidaridad con esa isla, así como con México, República Dominicana y Puerto Rico por los recientes eventos naturales.