viernes, 12 de agosto de 2022

Nueva escalada del régimen de Maduro contra medios perjudica a , y

Funcionarios de Conatel y del Seniat realizaron operativos en paralelo en las sedes de los medios. Al mismo tiempo el portal de sufrió un ataque cibernético y denunció el desarrollo de una campaña de hostigamiento en su contra.

Una nueva ola de censura del régimen de Nicolás Maduro contra medios de comunicación en el país se vivió este viernes, cuando funcionarios del Seniat y Conatel se presentaron en las sedes de VPI TV  en Caracas y Panorama en Maracaibo, para incautar equipos al canal de televisión y decretar el cierre de la sede del medio zuliano.

En Caracas, las comisiones, compuestas por unos trece funcionarios pertenecientes a ambos entes, acudieron inicialmente a la sede de VPI TV ubicada en Los Dos Caminos y posteriormente, se trasladaron a la otra en La Florida. En ambas mantuvieron retenidos a los trabajadores, quienes fueron interrogados sobre los procesos y funciones que cumplen en el canal, antes de proceder a incautar todo tipo de equipos de ambas oficinas y el estudio de grabación.

El operativo se efectuó sin que las comisiones presentasen ninguna orden judicial por escrito, a pesar de que cometieron arbitrariedades como interrogar al personal, solicitar documentos e información operativa y administrativa, como claves de procesos de transmisión e incluso correos electrónicos.

   
El Reino Unido seguirá apoyando a la sociedad civil en la promoción de los valores democráticos y los derechos humanos

El ataque fue rechazado por VPI, que considera el acto como un “evidente hecho de censura que impide la continuidad de nuestras operaciones y el ejercicio de libertad de prensa en Venezuela”.

Durante la duración del operativo, los funcionarios impidieron a los trabajadores de VPI continuar con sus labores habituales, por lo que fueron interrumpidas las transmisiones informativas que efectúa el medio a diario.

El ataque a VPI TV ocurrió en paralelo a otras dos medidas contra medios venezolanos, como la clausura por cinco días de la sede del diario Panorama, ubicada en Maracaibo, por parte del Seniat; y el ciberataque a la página web de TalCual, que dificultó el acceso al portal web y la actualización de la parrilla informativa durante horas.

La sede del diario Panorama, ubicada en Maracaibo, fue clausurada por el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), después de que una comisión del ente visitara la casa editorial.

Las autoridades fiscales argumentaron que la clausura se extendería por al menos cinco días, y que la medida responde al supuesto incumplimiento de “deberes formales de las leyes tributarias”.

Panorama informó, mediante un comunicado en su cuenta de Instagram, que decidió acatar los términos del acta de clausura y mantendrá cerrado el establecimiento hasta el martes 12 de enero.

Sin embargo, argumentó que el cierre temporal atenta contra el ejercicio informativo, un derecho fundamental protegido por la Constitución, que no puede ser objeto de suspensión ni siquiera en casos de excepción, según dicta el artículo 337 de la Carta Magna.

Panorama insistió que la casa editorial ha sido un contribuyente económico y que se mantendrá fiel al compromiso de “honrar el derecho de informar” y el de la ciudadanía a estar informada.

Hostigamiento

Efecto Cocuyo portal de noticias venezolano fundado en 2015 por Luzmely Reyes, Josefina Ruggiero y Laura Weffer, denuncia que enfrenta una campaña de hostigamiento por parte del régimen, que acusa a la fundación de “haber sido contratado por un millón de dólares como ‘mercenario del periodismo’ y atacar al gobierno bolivariano”.

El régimen asegura que el Reino Unido tiene “un proyecto de promoción de supuesto periodismo de investigación independiente en América Latina, que en realidad cubre furtivamente a Venezuela financiando y pagando a medios criollos como Efecto Cocuyo y otros que se han declarado opositores al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro”.

Ante estas acusaciones, el Gobierno del Reino Unido se solidarizó con los medios de comunicación e instituciones venezolanos que han sido blanco de señalamientos infundados, de parte de entes vinculados con el gobierno de Nicolás Maduro y el chavismo.

Mediante un comunicado, emitido a través de la Embajada de la nación británica en Caracas, el Reino Unido afirmó que una de sus prioridades es proteger la libertad de expresión y considera que los medios de comunicación libres son necesarios para la democracia.

Aclararon, frente a los ataques a medios como Efecto Cocuyo y otros, que el Reino Unido siempre ha impulsado distintos programas de cooperación con organizaciones independientes para apoyar la mejora de las capacidades de los periodistas venezolanos.

En ese sentido, en diciembre de 2020 el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) en la presentación de su balance anual, rechazó las campañas de estigmatización y desprestigio que se hace desde canales y emisoras del Estado, puesto que sólo buscan generar temor y censurar a la prensa venezolana.

En ese momento, Tineo Guía, presidente del CNP, resaltó además que la destrucción del país es parte de un “patrón sistemático aplicado de forma masiva en Venezuela, en detrimento de la libertad de expresión”, que viola expresamente la Constitución y otros tratados internacionales.

La censura y ataques del régimen contra los medios venezolanos se tradujo en 944 violaciones a la libertad de expresión y la detención arbitraria de 122 periodistas y trabajadores de la prensa, desde enero hasta diciembre de 2020. (Con información de TalCual y Efecto Cocuyo)

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img