jueves, 22 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

“No hay forma de verificar si hubo participación de más de 10 millones de electores”

Castellanos plantea la duda de si Elvis Amoroso se habría equivocado al mencionar los resultados: si realmente participaron 10,5 millones de electores o hubo una suma tras las 5 respuestas a las preguntas por cada elector. 

Jesús Castellanos, politólogo y experto electoral, realizó un análisis de la jornada electoral del pasado 3 de diciembre, cuando se llevó a efecto el referéndum consultivo sobre el Esequibo. En él, concluyó que faltó mucha información sobre los resultados.

Castellanos destacó en el programa En este país de Radio Fe y Alegría Noticias que con el proceso se perseguían varios objetivos desde el punto de vista político y territorial. Agregó que el Gobierno nacional quiso probar la capacidad que tiene de movilización de sus bases y la capacidad de control social del voto.

A criterio del politólogo, ese fue un proceso coartado por un “conjunto de irregularidades”. Según él, “no hubo testigos de ningún bloque, ni observación electoral calificada, solo un acta de escrutinio por mesa que se le dio al Plan República”.

“No hay forma de verificar si realmente hubo una participación de más de 10 millones de electores, todavía si participaron más de 2 millones de personas. Aún existen dudas, porque se vio una baja participación”, agregó.

Castellanos plantea la duda de si Elvis Amoroso, presidente del Consejo Nacional Electoral, se habría equivocado al mencionar los resultados: si realmente participaron 10,5 millones de electores o hubo una suma tras las 5 respuestas a las preguntas por cada elector.  

¿Qué pasará ahora?

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) es la única instancia que podría resolver esta controversia, aseguró Castellanos.

“¿Qué puede venir desde la corte? No lo sé. ¿Si habrá creación del Estado? Tampoco lo sé”, comentó.

“Lo que sí puedo saber o inferir es lo que tiene que ver con el accionar del Gobierno en estos meses previos a la celebración de las elecciones presidenciales del 2024, ante la debilidad de la movilización, la desconexión con las bases y la poca capacidad de control del voto”, sostuvo Castellanos.