domingo, 14 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Maduro se lleva medalla de oro en desinformación electoral según estudio

Espaja.com reveló que el tema predominante para desinformar fue el de las elecciones mismas, sus características y sus candidatos.

Un estudio realizado por la organización espaja.com, a propósito del Día Internacional del Fact-Checking y en el marco de una gran agitación en torno a las elecciones presidenciales venezolanas, reveló que Nicolás Maduro lideró la desinformación electoral en los tres primeros meses de 2024.

El estudio deja en evidencia que el Poder Electoral en Venezuela desinforma y que también el proceso de elecciones está marcado por arbitrariedades o discrecionalidad por parte del organismo electoral.    

La información recopilada por espaja.com entre el 1 de enero y 25 de marzo permite observar algunas tendencias generales, como por ejemplo los ataques desinformativos. Aunque a María Corina Machado y Corina Yoris no se les permitió inscribirse ante el CNE fueron quienes más ataques recibieron. De acuerdo con el reporte, Machado acaparó el 65%; Corina Yoris, quien estuvo totalmente fuera del debate político hasta el 22 de marzo, alcanzó 25%; mientras que Nicolás Maduro y Antonio Ecarri registraron 5% cada uno.

En el análisis se midió también cuánto desinformaron los aspirantes a la presidencia y Nicolás Maduro acaparó aproximadamente 58%, por lo que el portal de verificación lo ubica como “un agente disruptor habitual en el ecosistema del debate público”. Lo siguen Luis Ratti, con 17,6% y Antonio Ecarri y María Corina Machado con 11,8% cada uno.

Espaja.com reveló que el tema predominante para desinformar fue el de las elecciones mismas, sus características y sus candidatos. El segundo tema más recurrente fue el relacionado con los CLAP, seguido por las drogas (producción y tráfico ilegal) y el Acuerdo de Barbados.

De acuerdo con el reporte de EsPaja, los episodios de desinformación se dispararon también en el mes de marzo: hasta 25 sobre un total de 37 (dos tercios), ello tomando en cuenta “lo verificado como falso o engañoso a partir de declaraciones de candidatos y lo que comentaron los mismos candidatos -y otros actores políticos- sobre sus homólogos, así como las autoridades del Poder Electoral”.