martes, 27 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

“La desunión pone en tela de juicio la efectividad de las primarias”

Jesús Seguías asegura que la falta de unión afecta el entusiasmo que en un principio proyectaba la elección del candidato presidencial. Recomienda corregir el rumbo “para superar diferencias absurdas”.

Para el director de la encuestadora Datincorp, la oposición tiende a seguir dividida porque no hay disposición al entendimiento, lo que afecta el entusiasmo que en un principio proyectaba la elección del candidato presidencial. Recomienda corregir el rumbo “para superar diferencias absurdas”. 

– ¿Habrá elecciones primarias? 

– Las habrá, pero sin el impacto que se habían propuesto inicialmente, debido a la salida de algunos candidatos, a la apatía de muchos venezolanos y al rechazo hacia la persona que viene liderando las encuestas por parte de otros factores de la oposición. 

– ¿Terminará más dividida la oposición o, caso contrario, terminarán todos los partidos apoyando al ganador(a)? 

– La oposición va a seguir dividida porque no hay disposición al entendimiento. Eso pone en tela de juicio la efectividad de las primarias. La oposición tiene que trabajar en otro sentido para superar diferencias absurdas. 

– ¿Por qué de los siete millones y medio de venezolanos en el exterior solo una significativa minoría se inscribió?  

– Porque el tema político y electoral no es prioritario para ellos. En este momento los venezolanos en el exterior están lidiando con aspectos económicos y de calidad de vida. Se está derrumbando el mito que había de los emigrantes venezolanos. Se suponía que eran opositores radicales frente al gobierno. Los políticos deberían reflexionar sobre esto. 

– Y a nivel nacional, ¿cuáles son las proyecciones de estas primarias? 

– Aún cuando semanas atrás las encuestas reflejaban un entusiasmo por las primarias, pareciera que eso se está congelando. 

 – ¿Cree que una parte del conglomerado chavista votará en esas elecciones? 

– No lo creo. No es un tema que les interese. Inclusive, lo que más les conviene es que no participe nadie,  que haya una alta abstención. 

– Podrían votar en contra de la opción con mayor chance de derrotar al candidato chavista… 

– No creo que vayan a apoyar a ciertos candidatos para evitar que los más radicales ganen. El gobierno no tiene que hacer eso para que la oposición se divida, ya que tiene bastantes desencuentros que van a pesar mucho en la elección presidencial de 2024. 

– De ganar las primarias María Corina Machado, ¿qué le espera ante las elecciones presidenciales una vez inhabilitada para inscribir su candidatura en el CNE. ¿Habría algún acuerdo? 

– No sé hasta qué punto apunta la candidata en términos estratégicos. Una vez inhabilitada dice que la lucha es hasta el final; dice que el presidente Maduro tiene los días contados, que va de salida, que va a generar una sorpresa. No sabemos con qué poderes cuenta ella para imponer su candidatura y lograr que el gobierno la reconozca. No conozco ningún lugar del mundo en la historia universal donde quienes detentan el poder y tienen la fuerza de la coacción le entregue voluntariamente el gobierno a quienes amenazaron con cortarle la cabeza. Además, ella está inhabilitada y no va a ser candidata presidencial; para ello debe estar registrada en el CNE. Luego, ¿qué va a hacer si el CNE no la toma en cuenta como candidata?, ¿va a lanzar las masas a las calles?, ¿va a pedirle a los militares o a los marines que intervengan? No sé qué cosa distinta pueda hacer a la que intentó hacer Juan Guaidó, quien en el 2019 tuvo 50% o más de apoyo, y María Corina Machado no se acerca a ese porcentaje. Por otro lado, Guaidó, quien tuvo el respaldo de la poderosa comunidad internacional, dijo que Nicolás Maduro tenía los días contados; María Corina dice lo mismo hoy… en fin, ¿qué piensa hacer María Corina Machado para que no quede como Juan Guaidó? 

Colaboracionismo opositor 

– ¿Aumentarán los sectores de oposición que han terminado colaborando con el gobierno? 

– Creo que sí, o al menos se mantendrán igual. Los colaboracionistas del gobierno son los que apuestan al éxito de las estrategias del gobierno, las cuales son: poner a la oposición a pelear en terrenos donde el gobierno es fuerte, como la confrontación radical, la violencia, la lucha armada. Todos los opositores que han asumido esta vía para derrocar al gobierno, pues están colaborando con el gobierno. Otros que colaboran son los que se abstienen en los procesos electorales. El gobierno tiene entre el 20% y 25% a su favor del Registro Electoral Permanente. Si la oposición participa como lo hizo en el 2015 el gobierno terminará aplastado. Luego, el gobierno intenta que esa votación mayoritaria se disperse entre varios candidatos  o que en todo caso no vayan a votar. Y aquellos opositores que no apuestan a la unidad y buscan diferencias absurdas, así como los abstencionistas, están colaborando con el gobierno. Esta decisión del gobierno sobre el nuevo CNE apunta a la estrategia  de estimular la abstención. Veremos quién muerde ese peine. 

– ¿Cuál es la tendencia de la candidatura de Benjamín Rausseo para las elecciones presidenciales? ¿Sería suficiente la votación como para dividir el voto opositor? 

– Él aparece de segundo en las encuestas, pero no ha logrado concretar bien su proyecto. Tiene mucho trabajo por delante y mucha simpatía entre los venezolanos que quieren poner fin a la confrontación y no están de acuerdo con las primarias. No sé hasta qué punto podría dividir a la oposición, pero el 60% de los venezolanos, que no se define ni como opositor ni como chavista, es un público decisivo para Rausseo y para allá es que apunta. 

– ¿Cree que el régimen adelante esas elecciones? Incluso, se habla de la realización este año de unas megaelecciones. 

– Quién sabe. Ellos son impredecibles. Pero sería un punto más a favor para el gobierno pues la oposición en estos momentos no está preparada para esa confrontación. 

– ¿Será Maduro en definitiva el candidato del chavismo?

– Sin duda alguna lo será. 

– ¿Votaría buena parte del chavismo en contra de Maduro?

 – El chavismo no es en estos momentos Nicolás Maduro como tal, es un fenómeno político que opera como espíritu de cuerpo. Maduro es hoy el mayor líder del chavismo, que hasta 2021 tenía una votación dura de 4 millones cien mil votos. 

– ¿Y si el candidato termina siendo Diosdado Cabello?

– Esa candidatura está descartada, a menos que se presenten circunstancias mayores que le impidan a Nicolás Maduro ser candidato. 

Votos perdidos 

– ¿Qué tan fundamental sería para una victoria presidencial de la oposición el voto de los siete millones y medio de emigrantes? 

– La oposición no debe estar contando con los votos del exterior, ya que en su mayoría están en condiciones ilegales y, por tanto, no tiene registro de domicilio y no pueden votar. Por ejemplo, en Estados Unidos hay medio millón de venezolanos y solo 55 mil tiene capacidad de votar. Así estén legalizados, el proceso de votación en muchos países no es fácil, y la motivación y el entusiasmo ha bajado por la confrontación. La oposición debe enfocarse en los votos de acá, razón por la cual es fundamental la unidad. 

– ¿Qué pasaría si el CNE da como ganadora a la opción opositora, pero el régimen se niega a aceptar el resultado, tal como amenazó Cabello: “ni por las buenas ni por las malas”, o el mismo Maduro: “ni con votos ni con balas”? 

– De no reconocer el gobierno su derrota, lo cual no es descartable, eso traería consecuencias a nivel internacional. La comunidad internacional de hoy no es la misma que la del 2019; es mucho más neutral o favorable a Nicolás Maduro, quien está siendo beneficiado indirectamente por esa confrontación que hay entre Estados Unidos, China, Rusia e Irán. Especialmente, China está tratando de establecer acuerdos y alianzas en el continente americano para fastidiarle la vida a Estados Unidos. Por tanto, el gobierno decidirá si prefiere entregar el poder a alguien que los amenazó con cortarles la cabeza o, a menos que el candidato ganador de la Oposición sea un candidato moderado, que goce de la confianza del gobierno, que logre un entendimiento bajo un acuerdo de gobernabilidad, y que al mismo tiempo pueda establecerse una transición ordenada y tranquila, hacia una   reinstitucionalización democrática y la recuperación económica del país. Otros caminos distintos a éste han fracasado. Para ganarle al gobierno tiene que ser con una mayoría holgada. Hacerlo con dos o tres puntos es repetir la experiencia de Henrique Capriles en el 2013, de Andrés Velázquez en 2017, de Freddy Superlano en Barinas, en 2021, y todos aquellos que han ganado por un punto. Hay que fajarse duro para ganarle al chavismo, y que el chavismo lo reconozca. La única manera de lograr esa mayoría holgada es a través de la máxima unidad posible y no estableciendo diferencias entre los puros y los impuros, los colaboracionistas y los leales. Hacer lo contrario más bien ayudará a que Nicolás Maduro siga en el poder.